Liga Femenina 2

La difícil misión de cerrar el equipo

La difícil misión de cerrar el equipo

La nueva distribución de los grupos en la LF2 obliga al 'Raca' a un ajuste presupuestario que complica las cosas para los fichajes restantes

JOSÉ MANUEL PUERTASGranada

La nueva distribución de la Liga Femenina 2 no ha sentado demasiado bien en el Grupo Hafesa 'Raca'. Las granadinas supieron el pasado miércoles que el próximo curso estarán encuadradas en el mismo grupo que seis equipos catalanes y el navarro Construcción Ardoi, lo que obligará a incrementar notablemente su presupuesto de desplazamientos al cambiar los equipos madrileños al otro grupo. Además, los canarios Magec Tias y Spar Gran Canaria seguirán rivalizando con las rojillas, por lo que la acumulación de kilómetros y el gasto que ello supondrá ha supuesto un frenazo en las aspiraciones granadinas durante el mercado de verano.

El 'Raca' se ha mostrado hasta ahora más ambicioso que en años precedentes a la hora de incorporar jugadoras fuera del 'núcleo granadino'. El aumento en el patrocinio de Grupo Hafesa había supuesto sin duda un relevante espaldarazo para ello, que había facilitado la firma de jugadoras llamadas a dar un salto de calidad a la plantilla de Maribel Piñar como Claudia Calvelo, Andrea Alcántara y Mamen Blanco. Sin embargo, la nueva entrenadora es consciente de que la baja de Maryah Sydnor será muy relevante, muy especialmente en lo que se refiere a la anotación interior.

Por ello, el gran objetivo nazarí es la llegada de una jugadora que supla, al menos en parte, los puntos perdidos con la marcha de la ala-pívot de Radford. Pese a sus limitaciones presupuestarias, el 'Raca' ha estado muy pendiente del mercado internacional en las últimas semanas, en la búsqueda de ese mirlo blanco que le resolviera la que ahora mismo se considera en el club la principal tara de la plantilla. Sin embargo, todo se ha complicado en los últimos días.

Patrocinador

La intención de la directiva encabezada por Luis Felipe era la de conseguir algún patrocinador extra que pudiera sufragar ese último fichaje extranjero que pusiera la guinda a una plantilla que cuenta ya con ocho jugadoras y en la que no tardará en haber alguna renovación más. Sin embargo, el notable pellizco que se llevará la nueva organización de la LF2 ha generado una incertidumbre inesperada en el club, pues la situación es casi la peor posible, al acumular muchísimos kilómetros por carretera y tener que pernoctar en muchos más viajes que en los dos cursos previos y además tener que mantener un doble desplazamiento a las Islas Canarias.

Es por ello que el esfuerzo requerido ahora para cerrar una plantilla de garantías es mayor si cabe. La llegada de Calvelo es un claro salto de calidad en la pintura, y Rebeca Rodríguez y Bea Cala completarán el juego interior aportando desde el banquillo. Sin embargo, Maribel Piñar sabe que necesita al menos una referente más en la zona para no sufrir en exceso en una Liga Femenina 2 donde además de la exigencia económica, la deportiva este año también será superior. Nadie espera que el ascendido Unicaja sufra por mantener la categoría y la mayoría de equipos catalanes estarán en la zona alta de la clasificación. De ese modo, el 'Raca' tendrá que hacer encaje de bolillos en los próximos días para que su plantilla esté a la altura de una Liga que no le va a poner las cosas nada fáciles a las granadinas.