LEB Oro

Pablo Pin: «En Castellón hay que explotar la fuerza interior»

El concurso de Joan Pardina en Castellón se presenta complicado./RAMÓN L. PÉREZ
El concurso de Joan Pardina en Castellón se presenta complicado. / RAMÓN L. PÉREZ

El entrenador avisa del «alto ritmo» con el que juega el rival y deja entrever que Joan Pardina, lesionado en el pie, tendrá muy difícil jugar mañana

JOSÉ MANUEL PUERTASGRANADA

Tras la derrota del pasado domingo ante el Oviedo Baloncesto, y con la mente puesta ya en el inminente partido en Castellón, perteneciente a la séptima jornada de la LEB Oro, el Covirán Granada está inmerso en una semana con poco tiempo para hacer ajustes, toda vez que el duelo en la Comunidad Valenciana será mañana viernes.

Así, en la habitual comparecencia ante los medios de Pablo Pin, el entrenador destacó lo «atípico» de una situación en la que, necesidad obliga, apenas hay tiempo para trabajar como al técnico le hubiera gustado, toda vez que los nazaríes emprenderán hoy mismo el viaje hacia Castellón, donde pernoctarán en la previa del encuentro. La premura de tiempo ha obligado a los granadinos a trabajar más pensando en el próximo rival que en la propia evolución del equipo.

Además, no han faltado los problemas físicos en los últimos días. Así, Joan Pardina acabó el partido ante el Oviedo Baloncesto con un esguince en un dedo del pie que le ha impedido entrenar durante la semana por lo que, según el técnico «será duda hasta última hora, porque de momento no puede apoyar el pie», palabras que dan pie a pensar que el catalán tendrá difícil vestirse de corto en Castellón. Igualmente, Carlos Corts no pudo finalizar la sesión de ayer, aunque, en su caso, se espera que no haya problemas para mantener su buen momento de forma sobre la cancha.

En todo caso, Pin reseñó que, pese al mazazo de la dolorosa última derrota, «el equipo está entrenando bien y la gente está motivada para ir a una pista muy complicada y traernos la victoria ante un equipo que es de nuestro nivel y ante el que si estamos concentrados y controlamos el ritmo del partido, tendremos nuestras opciones».

Precisamente Joan Pardina fue uno de los protagonistas negativos del último duelo, por mor de sus dos tiros libres fallados en el último minuto con los granadinos por delante en el marcador, y que habrían encarrilado el triunfo nazarí. A este respecto, Pin quiso destacar que «ni le he comentado la situación a Joan, porque a veces incidir en los fallos puede hacer que falles más. Él es muy trabajador y las cosas le van a salir cada vez mejor». Como ya hiciera tras el duelo ante Oviedo, Pin restó peso al error del alero, afirmando que «no perdimos por esos tiros libres, sino por el mal primer cuarto que hicimos».

Aspectos positivos

Al contrario, el técnico quiso destacar aspectos positivos del pasado domingo, como «el carácter que el equipo puso en la pista para ser capaz de no venirse abajo y desconectar» ya que «los días que no hay acierto hay que sacarlos con trabajo». En la misma línea, destacó cómo su equipo «remontó y fue capaz de meterse en el partido pese a no tener un gran acierto», y afirmó que «no se trata de llegar el lunes y empezar a repartir palos, porque también hicimos cosas muy bien».

Y esa debe ser la receta para sacar algo positivo en Castellón, ante un equipo que sólo suma una victoria menos que los granadinos. La clave para Pin pasa por «salir enchufados desde el principio, y ser conscientes de que tenemos que jugar 40 minutos muy concentrados porque si no un equipo como Castellón te castiga». Profundizando en el rival, señaló que la escuadra dirigida por Toni Ten «tiene un alto ritmo de juego, a muchas posesiones y no dudan en tirar en los primeros segundos si tienen opción. A veces incluso sacan rápido e intentan un contraataque tras recibir canasta, algo que nos va a obligar a estar muy concentrados porque es un equipo que te puede meter 8 o 10 puntos en un minuto».

En cuanto a su duelo ideal, Pin declaró querer «un partido más de cinco contra cinco», huyendo de un posible correcalles en el que su equipo saldría perjudicado. Ahondando en el análisis de los levantinos, el entrenador destacó un arma de doble filo, proveniente de la «versatilidad de sus pívots».

Así, reseñó que «apenas tienen pívots muy interiores, salvo Marcos Portález, por lo que en ataque pueden generar muchas ventajas pero en defensa les puede costar». Es por ello que Pin fue contundente al afirmar que su equipo debería aprovechar su superioridad en la zona, sacando partido a «la fuerza que nos dan Olmos, Rubio y Wright y que debemos explotar ante el Tau».

Por último, el preparador del Covirán hizo alusión a Juan José García, ala pívot de origen dominicano con gran potencial físico, y claro referente castellonense que, no en vano, es el jugador más valorado de la competición hasta el momento, con unos promedios de 13 puntos y 12,6 rebotes por noche, que le disparan hasta los 26,4 de valoración.

Sobre la gran amenaza rival, Pablo Pin destacó su «gran uno contra uno», que su equipo deberá paliar «con una gran defensa colectiva y con ayudas, obligándole a recibir en posiciones incómodas para él, porque si lo hace a cinco metros del aro es muy peligroso y si conseguimos que lo haga a siete le costará más hacernos daño».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos