Liga Femenina 2

Otra campaña en la misma pista

Un partido en el pabellón Paquillo Fernández, donde las canastas incumplen la normativa FEB./A. A.
Un partido en el pabellón Paquillo Fernández, donde las canastas incumplen la normativa FEB. / A. A.

El Ramón y Cajal planea repetir curso en el pabellón Paquillo Fernández a pesar de que las canastas colgadas no cumplen la normativa

JUANJO MARTÍNGRANADA

El CD Ramón y Cajal tuvo que trabajar contrarreloj hace un año para encontrar una pista de juego adecuada para poder competir en Liga Femenina 2. La Federación Española comunicó que el pabellón colegial en el que había residido el primer equipo durante todos esos años no cumplía con las especificaciones necesarias para la segunda categoría nacional, por lo que los dirigentes del club se apresuraron en hallar un nuevo recinto de juego que satisficiera a la FEB.

El elegido finalmente fue el pabellón Paquillo Fernández, ubicado cerca del estadio de la Juventud y de titularidad municipal. Esta cancha tuvo que ser remozada en varios aspectos -como las líneas de la pista y la bocana hacia vestuarios, por ejemplo- y consiguió así el visto bueno del ente federativo, a pesar de que seguía fallando en algunos requisitos tipificados en las bases de competición.

Con los que no eran obligatorios no había problema -superficie de madera en vez de goma o la colocación del reloj de posesión encima de las canastas-, si bien había uno que tenía carácter forzoso y sobre el que la FEB miró hacia otro lado. Se trata de las canastas, que según dictan las normas han de estar montadas sobre soportes en el suelo. En el Paquillo Fernández los tableros están colgados del techo, lo que supone una irregularidad manifiesta de un elemento fundamental para la práctica del baloncesto.

No obstante, la Federación no le concedió importancia a ese hecho hace doce meses y ni siquiera advirtió al club nazarí para que lo subsanara en el futuro. No resulta nuevo en la LF-2 que la cancha no reúna todos los requisitos recogidos en las bases de competición, por lo que suele ser habitual que la FEB no obligue a un cumplimiento estricto de sus propias normas.

De cara a la próxima temporada, la segunda de 'Raca' en esta categoría, no hay intención de cambio en el horizonte de la entidad granadina. El reglamento de la campaña 2018/19 posee la misma redacción que la del año pasado, por lo que las rojillas no se plantean un cambio en la pista que albergará sus encuentros como local. De esta manera, el equipo continuará jugando sus partidos en el Paquillo Fernández y lanzando a canasta en sus aros colgantes, salvo que la Federación formule alguna objeción de repente.

El primer equipo de Ramón y Cajal ha concluido esta temporada bastante satisfecho con el trato dispensado por el Ayuntamiento. «No hemos tenido ni un solo problema con los empleados de la instalación. Hemos tenido una comunicación magnífica y estamos muy contentos», expresa el entrenador Quique Gutiérrez, quien tampoco cree que las nazaríes vayan a variar su cancha durante la próxima campaña.

Más allá de la autorización de la FEB, en lo que sí pretende emplearse a fondo el club granadino es en la captación de más público. La afluencia al pabellón municipal apenas ha rondado las doscientas personas, una cifra muy lejana de las quinientas que se marcó el pasado mes de septiembre como objetivo Luis Felipe, presidente de la entidad.

Gutiérrez afirma al respecto que «en muchos partidos hubo muy poca gente y eso es algo que debemos trabajar nosotros, tanto el club como las jugadoras. Hay que ser competitivos, que podamos pelear por la victoria en cada encuentro en casa. Debemos hacer que a la gente le parezca atractivo venir a nuestros partidos y que se lo pase bien viéndonos luchar por el triunfo».

Una de las claves para conseguir un mayor número de espectadores en el pabellón pasa por no coincidir con los encuentros en el Palacio del Covirán. Durante esta última campaña ha sido una tónica que ambos clubes se solaparan tanto en el día como en la hora de sus choques en casa, lo que sin duda ha perjudicado a Ramón y Cajal. Con los rojinegros repitiendo en LEB Oro los sábados a las 18.30 horas como local, está en la mano de 'Raca' evitar pisarse en sus citas como anfitrión. Para ello ha de buscar una franja diferente a las de las 19.00, hora a la que han arrancado este curso la mayoría de los enfrentamientos celebrados en el Paquillo Fernández.

 

Fotos

Vídeos