LIGA FEMENINA 2

En apuros por deméritos propios

Laura Arrojo busca salida al balón frente a la defensa visitante. /FERMÍN RODRÍGUEZ
Laura Arrojo busca salida al balón frente a la defensa visitante. / FERMÍN RODRÍGUEZ

El Hafesa 'Raca' cede en casa ante Magec tras un horrendo partido plagado de errores por parte de ambos conjuntos

JUANJO MARTÍN

Los integrantes del Grupo Hafesa Ramón y Cajal parecen tener querencia por meterse en líos. Si hace unas semanas no pusieron objeción a perder en casa ante un rival directo por la permanencia como el Alhaurín, ayer repitieron ese pecado capital al ceder en el pabellón Paquillo Fernández contra el Magec Tías (48-52), que llegó a este partido con el mismo balance de victorias y derrotas que las granadinas. Las rojillas desaprovecharon una nueva oportunidad de despegarse de la zona baja de la clasificación, en la que se han instalado por deméritos propios al cierre de la primera vuelta. La ventaja con respecto al 'pozo' se mantiene en dos victorias, si bien la sensación de haber tirado por la borda una doble bala para alejarse de los problemas tiñe de un tono pesimista la ruta del equipo de Quique Gutiérrez.

Resulta comprensible que las tres semanas de pausa navideña pasen factura a todos los equipos y que el nivel competitivo sufra una considerable merma. Sin embargo, la instalación capitalina fue escenario de un encuentro «horroroso», como lo calificó sin medias tintas el técnico nazarí. No fue para menos si se tiene en cuenta ya no sólo el bajo tanteo en el electrónico, sino algunos reveladores datos de la estadística como el hecho de que se capturaran más de cien rebotes entre los dos conjuntos. Granadinas y lanzaroteñas brindaron un interminable cúmulo de errores en los lanzamientos e imprecisiones que se cargaron cualquier ilusión por ver algo de espectáculo en el arranque del año.

Un parcial de 10-0 para las locales al poco de empezar el encuentro supuso el único resquicio de inspiración ofensiva que tuvieron en todo el partido (12-5). Los triples de Molina y Sydnor sirvieron una ventaja cómoda para el 'Raca', muy superior en esa fase en ambas pinturas. Precisamente la omnipresencia a la hora de capturar los balones repelidos por el aro marcó el devenir del duelo, pues quedó claro que quien mandara en ese apartado se haría con la victoria, a tenor de los paupérrimos porcentajes de dos implicados en la lucha por no bajar (5/24 en tiros de campo para las anfitrionas, 4/20 para las visitantes).

El regreso a las canchas de Laura Arrojo y una canasta fácil de Gea colocaron la máxima para las rojillas (23-14) antes de que se produjera el apagón definitivo. En los siguientes diecisiete minutos -siete del segundo cuarto y el tercero íntegro-, el Ramón y Cajal sólo anotó diez puntos, es decir, menos de uno cada sesenta segundos. El Magec, sin estar ni mucho menos inspirado, fue recortando poco a poco la desventaja y al descanso ya estaba de lleno metido en el partido (27-23), pero es que el 0-9 con el que volvió de vestuarios le puso de nuevo por delante sin apenas esfuerzo (27-32).

Las granadinas se empeñaron en tiros lejanos pese a no tener el punto de mira bien alineado y se olvidaron de buscar a Sydnor por dentro. La estadounidense fue a menos ante la estrecha vigilancia del rival, que nunca le permitió levantarse con comodidad cerca de la canasta. Aun así, de sus manos salieron cuatro de los seis puntos de las nazaríes del tercer cuarto, siendo una contra de Gea el resto del botín. Un saldo escaso a todas luces para hacer frente a un Magec que cerró mejor el rebote tras el receso para mantenerse al frente cuando se entró en el último acto (33-37).

Lawrence y Letkewicz -cinco puntos consecutivos para cada una al principio del cuarto- pusieron de relieve la delicada situación en la que se encontraba el 'Raca', al borde ya del precipicio (40-47). En ese instante surgió un arreón con más componente anímico que mental. Gea se arropó de su habitual desparpajo para intentar levantar a sus compañeras a base de penetraciones (44-47). La grada creyó de nuevo en la victoria, pero faltó una chispa más de acierto en el tiro para confirmar la remontada.

La joven base granadina erró un triple totalmente liberada desde la esquina, y después ni ella ni Patri Fernández fueron capaces de materializar en puntos un contraataque en la que ambas estaban sin oposición. Ahí se esfumó la victoria para las locales, que luego no acertaron a cometer falta tras ponerse a dos (48-50) en los últimos segundos y regalaron una canasta en transición del Magec. Las canarias dejan así atrás en la tabla al 'Raca', condenado a vivir eternamente apurado.

Temas

Raca