Atletismo

El Zapillo corre por la solidaridad

Algo más de 200 atletas tomaron la salida en las inmediaciones del campo de fútbol 'Rafael Andújar' de El Zapillo coincidiendo con las fiestas de la barriada almeriense./J. L. P.
Algo más de 200 atletas tomaron la salida en las inmediaciones del campo de fútbol 'Rafael Andújar' de El Zapillo coincidiendo con las fiestas de la barriada almeriense. / J. L. P.

La XI Carrera de Atletismo se destinó al Banco de Alimentos de Cáritas en esta barriada

J. L. PASCUALALMERÍA

La XI Carrera de Atletismo del barrio del Zapillo se celebró, como otros años, coincidiendo con las fiestas del barrio y organizada de forma altruista por la Asociación Jairán de Vecinos del barrio y el Club Zapillo Atlético. Esta carrera, una de las más antiguas de la capital, se distingue por su carácter absolutamente benéfico y solidario, ya que no hay cuota de inscripción en dinero.

Las inscripciones se abonaron en alimentos que estarán destinados al Banco de Alimentos de Cáritas del Zapillo, consistiendo en dos kilos de alimentos para las inscripciones de los niños y cuatro kilos en las de los adultos.

Leche, arroz, legumbres o galletas fueron los productos que comenzaron a acumularse desde primera hora de la tarde en las instalaciones del campo Rafael Andújar, que se convirtió en un auténtico hervidero, no ya sólo de 'runners', también de vecinos, aficionados y almerienses, en general, que quisieron colaborar con esta importante causa. La organización dividió la prueba por edades y categorías, siendo los primeros en tomar la salida los niños, que fueron completando sus carreras con recorridos adaptados.

Los más jóvenes pudieron disfrutar de un evento al que no le faltó ningún detalle, incluida su ceremonia de premios para los más pequeños con el pódium en el césped del campo, y refrescante agua y sandía para recuperar fuerzas.

Esfuerzo con recompensa

A las 20 horas fue el turno de la prueba absoluta, con salida desde las afueras del campo de fútbol, desde donde los corredores tuvieron que afrontar 10 kilómetros, introduciéndose por la Vega y pasando, posteriormente, por el Parque del Andarax.

Fueron algo más de 200 los atletas que asumieron el reto en una noche no excesivamente calurosa, teniendo en cuenta los rigores del mes de julio, aunque sí con una alta humedad que hizo que los participantes llegaran a la meta con un gran esfuerzo acumulado.

Como se comentó desde la organización, este recorrido «no es excesivamente duro, especialmente para quienes están acostumbrados a participar de manera habitual en carreras populares, pero sí hay que tener en cuenta factores como el calor y algún tramo que es un poco más complicado».

En cualquier caso, también se señaló que «aunque todos son deportistas, es una prueba que se celebra por dos motivos como es ayudar a los más necesitados y dotar de contenido deportivo a las Fiestas del barrio», por lo que «por esta vez los resultados pasan un poco al segundo plano y lo importante es el gran ambiente que se crea». Una vez que todos los atletas pasaron por la línea de meta, se vivió un 'tercer tiempo' con una animada fiesta con música, bocadillos, fruta, refrescos y cervezas para devolver la energía a deportistas y acompañantes, todo ello «gracias al esfuerzo solidario de los voluntarios y la colaboración de diferentes patrocinadores, muchos de ellos comercios del barrio del Zapillo que han colaborado con donaciones y productos».

Como todos los años, además, hubo bolsa de corredor y trofeos para las diferentes categorías, así como sorteo de regalos donados por los patrocinadores. Además, se entregó la tradicional camiseta técnica de la carrera y una mochila.

 

Fotos

Vídeos