Voleibol

Unicaja Almería despierta a tiempo

Monfort se va al saque, desde donde hizo mucho daño ayer. :: mario martínez/
Monfort se va al saque, desde donde hizo mucho daño ayer. :: mario martínez

El conjunto ahorrador mejoró en los últimos tres sets su rendimiento en saque y bloqueo para superar con un juego sólido a un CV Melilla que no dejó de soñar Los blanquiverdes, tras un inicio titubeante, despejan dudas con victoria en el lugar donde se jugará la Copa

JUANJO AGUILERA ALMERÍA.

Unicaja Almería ha vuelto. Lo hizo pese a alimentar las dudas por un problema que no es nuevo y que habla de un equipo débil cuando tiene que arriesgar para no perder. Con el marcador en contra, se comprime y se le encoge el brazo. Ayer le pasó en Melilla, que peleó y que metió en aprietos a los blanquiverdes, pero solamente en el primer set, en el que tuvo problemas para atemperar el buen rendimiento de los jugadores melillenses.

A partir de ahí, Unicaja Almería fue más sólido, redujo su error y leyó mejor el partido para jugar cómodo con ventaja. Así no tuvo fisuras, funcionó el saque y eso se vio acrecentado por el trabajo en bloqueo para manejar el partido y conseguir una victoria que devuelve al equipo de Manolo Berenguel a la senda del triunfo.

Sin capacidad

El primer set sembró dudas. Unicaja, como aún en estado de 'letargo' tras las dos derrotas seguidas, sufrió gracias al saque de Mario Ferrera, que metió presión en la recepción almeriense para tomar ventaja (3-0). De todas formas, no fue definitiva. Hubo 'altibajos' en el rendimiento de unos y otros. Unicaja no aprovechó el saque para meter en problemas a los melillenses, a los que sí respondía con el ataque por punta de Fayola y Almansa (5-2).

Sin que entrara el saque -hubo mucho error, también en ataque-, Melilla fue haciéndose sólido en su juego a la par que Unicaja Almería, con el riesgo, tuvo dificultades para empatar. Lo consiguió (8-8), tras un remate fuera de Bezner. Pero el sino era sufrir, sobre todo con el saque de Mario Ferrera. Melilla se fue al tiempo técnico con ventaja (12-10).

La pelea, igualada, mantuvo a Melilla con ventaja por sumar fácil en el k-1 y aprovechar sus opciones de contraataque con el remate del opuesto marroquí Ouafi y el trabajo en la red (15-12), tras el saque de Juan Escalona. Aunque Unicaja logró empatar (15-15), no tuvo continuidad. El saque de Najari comprometió a la recepción almeriense que no aguantó el ritmo (18-15). Unicaja fue incapaz de mantener el ritmo y Melilla cerró el set con tranquilidad (25-21).

Sólidos

Pese a los inicios titubeantes, con el saque de Monfort el equipo almeriense se metió en la dinámica de puntuar. Aún así, la dinámica de errores en saque no le permitió consumar las sensaciones, confirmadas con el saque de Viciana que permitió remontar el partido provocando el error rival y cerrar en bloqueo (8-10) para provocar el tiempo muerto de Salim Abdelkader.

Viciana colocó a una mano y a la espalda a Fayola para el 11-13 y ellos

dos dieron la máxima renta (12-15). Monfort al saque allanó el camino y Borja Ruiz subió el 12-16 en un tremendo bloqueo. El segundo tiempo local no frenó al '1' y con una 'pipe' disparó a su equipo (12-17). El intento de Melilla de remontada no se hizo efectivo y el motor blanquiverde rugió por fin (14-20). Cuatro puntos seguidos de los locales apretaron el tanteo (19-21), pero cerró Borja (21-25) por el centro.

Lectura

El tercer set comenzó distinto, con un 0-1 por error al saque de Ferrera, el primero en todo el encuentro, y un 0-2 por bloqueo de Borja, con el central cartagenero en un estado certero también en ataque (1-3). Se aguantó el pulso de los melillenses y Viciana se lució en defensa (4-8), como Álex Fernández (4-9), para despertar la imagen más real del equipo almeriense. Monfort clavó una pipe espectacular, pero Melilla apretó y al tiempo técnico se llegó con el marcador apretado (10-12) y otro punto del valenciano. El 10-14 fue con saque de Fayola y se procuró manejar esa distancia de cuatro y tres puntos a medida que avanzaba el set, pero los jugadores locales, con Najari al servicio, 'llamaron a la puerta' (14-15).

Almansa cortó la racha, y Monfort y Fayola insistieron en ello, con el técnico Salim Abdelkader insistiendo en el cambio táctico al saque. El 18-20 volvió a dar alas a Unicaja, que tenía que aprobar la asignatura pendiente de manejar el tiempo del partido. Lo hizo gracias al acierto de Monfort por punta (19-22) y un error de Najari al saque (20-23). De nuevo la suerte sonrió en un servicio, esta vez de Borja, y se tuvo un total de cuatro bolas de set que se aprovecharon a la segunda con finta de Viciana (21-25). Se había logrado puntuar, a menos, en 2019, pero se tenía que ir a por más en sensaciones, plantamos mucho mejor en bloqueo bien con punto o bien tocando casi todo lo que lanzaba Melilla.

Saque y bloqueo

Unicaja Almería se había metido en la dinámica de solidez. Cerró bien en bloqueo en el inicio del cuarto set ante un CV Melilla al que le tocó sufrir para puntuar. El saque de Fayola y una mala construcción melillense permitió a Unicaja Almería tomar ventaja de dos puntos muy pronto (2-4), a la que se unió el gran servicio de Javi Monfort para ampliar la ventaja con dos saques directos (3-7) que obligaron a Abdelkader a parar el partido porque Unicaja sacaba rendimiento al binomio saque-bloqueo.

El saque de Ouafi provocó los errores en cadena del equipo almeriense, que le costó anotar ante el trabajo defensivo del CV Melilla y sobre todo por problemas a la hora de ajustar los remates, lo que dio pie a una igualada (8-8). La llegada de Borja Ruiz a zona uno, permitió a los blanquiverdes quitar al marroquí de la zona de saque y volver a recuperar las buenas sensaciones para llegar al tiempo técnico con ventaja (10-12).

De nuevo la aparición de Ronald Fayola permitió a Unicaja almería crecer en el marcador, con un trabajo más sólido a consecuencia del servicio del opuesto venezolano que permitió también avanzar gracias a las acciones de bloqueo. Con mejor recepción, Viciana cerró con el trabajo de Borja Ruiz, en la red, para ampliar la ventaja a cinco puntos (13-18). Fue entonces el momento de Almansa, que acercó a los blanquiverdes a la victoria.

Melilla no dio su brazo a torcer. El exahorrador Mario Ferrera mantuvo la esperanza con su saque, pero el trabajo de Manu Parres, con un primer tiempo, y de Almansa, con un gran remate, puso a Unicaja a dos puntos de la victoria. Dos grandes ataques de Monfort, por cuatro, y Fayola, por dos, cerraron el partido y el debate. Unicaja ha vuelto en donde deberá ganar su primer trofeo de 2019, allí donde ganó su primer partido del año.