Voleibol

Pura dinamita en la semana de entrenos de Unicaja Almería

Manolo Berenguel alecciona a Dani Macarro durante el partido del sábado pasado./MOISÉS MARTÍNEZ
Manolo Berenguel alecciona a Dani Macarro durante el partido del sábado pasado. / MOISÉS MARTÍNEZ

Manolo Berenguel reconoce que «a día de hoy es imposible saber qué jugadores están mejor para salir de titulares el domingo» visto el nivel de las sesiones de trabajo

JUANJO AGUILERA ALMERÍA.

Un auténtico disfrute para los amantes del voleibol, eso seguro, pero también para la persona a la que le atraiga el deporte en general y la entrega que conlleva. Así han sido los entrenamientos técnicos del Club Voleibol Unicaja Almería en los días previos a viajar a Barcelona para afrontar la recta final de diciembre, con la disputa el domingo de un partido complicado en el que los blanquiverdes ponen en juego la condición de invicto y el liderato, ya que una derrota, si Teruel gana a UBE L'Illa Grau, colocará a los naranjas en el primer puesto de la Superliga.

Es aplicable el dicho de 'más vale so que arre', y Manolo Berenguel no puede evitar que solo por eso se le dibuje una sonrisa en la cara. «Esto es cada día más y más y más y seguir en el crecimiento, y efectivamente se está en una buena línea de trabajo, estando de todos modos muy cargados, porque estamos justo en ese periodo de carga en las sesiones de pesas, y los jugadores se sienten mal, pero cuando calientan...».

Dinamita pura aparece sobre la pista del Pabellón Moisés Ruiz en los exigentes entrenamientos técnicos que se llevan a cabo a diario para no bajar del pedestal en el que se encuentran los blanquiverdes en este inmaculado comienzo de temporada, en la que han sumado siete victorias en otros tantos partidos, con solo la 'rémora' de no haber sumado nada más que dos de los tres puntos frente a CV Teruel, en el partido inaugural de la competición. «En cuanto se encuentran en situación de juego, esa carga física que llevan dentro sale y se refleja en el resultado, así que contento», expuso el almeriense. Como entrenador de Unicaja Almería, a un rival al que no le gustaría ver como rival es al supuesto 'Unicaja B', sean cuales sean los jugadores que se queden en el banquillo cada semana. «Aquí tienen una rivalidad y una pelea muy sana y así es como se crece; yo recuerdo en mi época de jugador que había mucho de eso y al final el equipo crecía con la calidad que había con los nacionales y los extranjeros que venían, aquí había que apretar y se reflejaba en el día a día en los entrenos, y ahora sucede un poco igual», recordó el entrenador ahorrador.

Asegura que ante el Barça «volvemos a lo de siempre, y es que Unicaja sabe que todos los equipos salen a muerte»

Entre la espalda y la pared

Esa analogía es muy clara para él. «Tenemos a los mejores nacionales que puede haber y la incorporación de un solo extranjero, que es Ronald, y por momentos el nivel de entrenamientos que se está viendo supone que a mí cada día me ponen entre la espada y la pared, que es mi frase del año pero que es la que mejor viene, para ver quién va a jugar; después del entrenamiento de hoy, por ejemplo, me pongo a pensar el equipo titular de cara al fin de semana y no sabría decir; al final tengo que tomar una decisión, porque solo pueden jugar siete, pero cualquiera de los trece podría jugar», advirtió. Lo dicen los jugadores de la plantilla ahorradora cada semana y lo ratifica su míster, que no es de elogio gratuito sino más bien presa del análisis de rendimientos.

La semana que concluirá con el partido del domingo en Barcelona ha sido muy buena «sobre todo por la carga física que se está teniendo aprovechando el periodo competitivo en el que se está, pensando en el futuro, y lo el desarrollo está saliendo bien, ya que las lesiones están respetando y los dolores que hay son normales, de espalda, de hombro, de rodilla...». Abundó al respecto que los jugadores del cuadro ahorrador «tienen que saber trabajar en esas circunstancias porque no hay otra forma de crecer y es la línea que ha decidido este cuerpo técnico». Todo ello aplicado al fin de semana aseguró que le hace no preocuparse para nada por el cambio de hora y el paso al domingo -habitualmente se juega el sábado y siempre por la tarde y ante el Barça Voley se jugará el domingo y a las 12.30 horas-. «El equipo entrena muchas veces por la mañana y lo hace igual que si fuera por la tarde; me preocupa mucho más que es un pabellón que no es el nuestro, que es un rival fuerte que viene de hacer un gran partido...», aseguró el técnico de Unicaja.

Al final, «el trabajo diario es una cosa y la situación de competición es otra, si bien el equipo ha sabido jugar en las adversidades y espero que no haya ninguna cosa fuera de lo deportivo este domingo», como algún problema que pudiera surgir durante el viaje. Al Barça «se le catalogó como equipo revelación el año pasado y en la Copa del Rey puso entre las cuerdas al todopoderoso Unicaja Almería, pero lo complicado no es llegar sino mantenerse». Pese al inicio dubitativo de los culés, sabe que emergerá. «Hay otra historia cada temporada que hay que empezar a escribir y Barcelona tiene mucho que decir y espero que lo haga a partir de este fin de semana», deseó el técnico del equipo almeriense.

El uno por uno

Uno por uno, Manolo Berenguel dijo sobre el rival que «hay jugadores expertos ahí», pero por quedarse con alguno lo hacía con el colocador -Sergi Arranz-. «Ha estado en los mejores clubes, sabe a lo que juega y mucho, un equipo que juega no rápido, sino bastante rápido y que como le salga el día te pone en serias complicaciones». Ante eso, «volvemos a lo de siempre, y es que Unicaja sabe que todos los equipos salen a muerte contra él, es visitante, y el rival tiene muchas ganas de retomar lo que tuvo el año pasado, lo que supone que todo junto son armas de doble filo que hay que saber afrontarlas y estar muy preparados». Es el primero de una serie de cuatro antes del parón de Navidad, con lo que ello supone de clasificación matemática para la Copa del Rey, que se jugará en febrero en Melilla, y ser cabeza de serie para la citada competición.

Sobre estos detalles Berenguel lo dejó claro. «Voy pensando en la mejora diaria y a mí no me gusta perder ni a las canicas; llevamos una línea ascendente buena y no quiero dejar de llevarla en estas últimas cuatro jornadas; la temporada es como es y si quieres campeón de invierno tienes que ganar y ese es nuestro objetivo». A eso se encaja a la perfección que «se lleva un buen trabajo acumulado», sabiendo que «cualquiera de los cuatro que quedan tiene su dificultad de un modo o de otro, con Barcelona teniendo 800 kilómetros antes de jugar, con Ibiza jugando cada vez mejor, además con Piero regresando a Almería, Vecindario con el 'todopoderoso' Paco Sánchez Jover, que nunca da su brazo a torcer y pese a estar irregular en lo relativo a resultados tiene capacidad para amargarte en tu propia casa, y al final una salida muy complicada en Santander, con Marcos sabiendo mucho de voley y que nos va a poner contra las cuerdas». Ese es el 'menú', pero Unicaja Almería tiene «argumentos suficientes para contrarrestarlo todo... sin bajar el nivel» y comerse a los rivales que se le crucen en el camino.

 

Fotos

Vídeos