Rugby

URA pierde 'a patadas' un partido que mereció ganar

Ensayo de delantera de Unión Rugby Almería, con Grasso a punto de depositar el oval en zona de marca./RICARDO ARIAS
Ensayo de delantera de Unión Rugby Almería, con Grasso a punto de depositar el oval en zona de marca. / RICARDO ARIAS

Los cruzados caen ante Ingenieros haciendo el doble de ensayos que su rival

R. I.ALMERÍA

Puede suceder en el rugby, y ayer domingo fue un ejemplo de ello. En un deporte en el que no se discuten las decisiones arbitrales, los golpes de castigo con los que se penalizó a los unionistas han marcado el resultado de un partido de mucho empaque de los de Nacho Pastor. Nada que ver con el debut ante Jaén de una semana antes, ante Ingenieros Industriales URA dio un paso al frente, propuso y mandó, pero finalmente, tras hacer cuatro ensayos frente a los dos de su rival, perdió. Lo hizo por cinco puntos, lo que supone que, al menos el doble bonus ofensivo y defensivo rompe el cero de la clasificación y se 'adorna' con un 2 que se antoja corto por los méritos.

También es cierto que después está el acierto del jugador, y en ese sentido el apertura Gardner hizo los 16 puntos de su equipo de la primera parte, con try incluido, como no, transformado por él mismo, y 8 de los 13 de la segunda parte. Como imagen gráfica sirva que el resultado del encuentro sería un 24-24 entre URA y Gardner, si se midiera como en otros deportes, pero el rugby es colectivo y el particular lucimiento de este gran jugador se sostuvo sobre la labor de sus compañeros y sobre las decisiones de José Luis Murillo en cuanto a la sanción de casi una veintena de golpes de castigo en las acciones de URA. El punto de mira ayer estaba en su sitio y se pagó con tres puntos.

Los que volaron

Son los que volaron de un Juan Rojas que vio a su equipo merecer los cinco, en lugar de dos, que se pueden tomar, por tanto, como un 'mal menor' y como una especie de consuelo ante el trabajo desarrollado. En todo caso, eso es lo más importante, el notable crecimiento de Unión Rugby Almería en solo una semana, todavía con margen de mejora para soñar con una más solvente imagen que permita por fin la victoria. En dos ocasiones no ha podido ser, si bien en la primera quedó lejos y en la segunda se acarició. El cuarto de los ensayos de los cruzados, obra de Sivori, daba la vuelta al marcador a falta de 18 minutos (24-23), pero dos patadas postreras arruinaron la remontada.

El primer ensayo fue de Sebas Urgu, con un 5-0 casi inicial que anuló Gardner con sendas patadas a palos, respondidas con un segundo try de URA para otra vez aparecer la figura del apertura visitante y establecer el 12-13. En la última jugada antes del descanso él mismo dejó el tanteo en 12-16. Se puso peor la situación en el tramo inicial tras el paso por vestuarios, con un try de Petros para los cinco únicos puntos de otro jugador que fuese el '10', pero Unión Rugby Almería siguió con su propuesta y logró encontrar a su delantera en otras dos ocasiones para el citado 24-23. Dentro de los diez últimos minutos llegó el desenlace negativo con sendos golpes que Gardner usó para ganar.

Pese a la derrota, Nacho Pastor saboreó lo agridulce de haber sumado puntos, «algo que de cara al trabajo de fondo que hay que hacer para el resto de la temporada es fundamental». A su juicio, empezar a puntuar fue bueno porque «estar a cero duele mucho» y porque «refleja bastante bien lo que ha pasado en el campo». El planteamiento fue con «una propuesta de juego clara, se ha intentado desarrollar cosas, se han cometido errores, que es sobre lo que hay que trabajar, y eso es lo que ha aprovechado el rival, haciendo un partido muy serio, con un gran acierto en la patada, y ahí está la clave de su anotación». De hecho, 19 puntos fueron con el pie, 15 de ellos en golpes.

Reflejo del trabajo

El trabajo de la semana con la melé se notó, la touch funcionó, lo que dice que las estáticas se desarrollaron bien y que «han sido pequeños detalles los que han decidido el encuentro». Lo que más gustó al técnico de los unionistas fue que «todos los ensayos han sido muy trabajados, bien de fase de delantera, bien en una touch con un maul, con un par de fases de conquista y unos rucks bien trabajados... y ha habido uno, el último, que con la melé a cinco metros se ha entrado hasta la cocina prácticamente». El mérito es mayor habiendo visto al rival, «mucho más voluminoso». Solo resta seguir con el crecimiento y aguardar con todas las esperanzas de sumar el primer triunfo el próximo domingo, otra vez en el Juan Rojas, ante Extremadura, equipo que no ha ganado ninguno de los dos partidos que lleva disputados.

Temas

Rugby
 

Fotos

Vídeos