Fútbol

El 'musho Poli' aparece cuando más se necesita

Dani Garzón conduce la pelota desde la medular./P. CASTILLO
Dani Garzón conduce la pelota desde la medular. / P. CASTILLO

Los rojiblancos resuelven en la primera hora de partido pero terminan el partido sufriendo con un Alhaurín que buscó el empate hasta el final

PACO ALONSOALMERÍA

«Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo». Es una frase que Einstein formuló y que Jorge Garcés hizo suya para cortar la mala racha en la que se había visto sumido su Poli. Había confianza en el trabajo, pero un cambio de posición en las piezas podría ser la solución. La falta de gol había lastrado a su equipo y el recurso fue enfundarle el '9' a Narci. Eso, junto a la velocidad por ambas bandas, con una labor destacada de Segura y Jaime, provocó sensación de peligro permanente en la primera parte. En la segunda se debió haber matado el encuentro mucho antes, pero el gen Poli parece ligado a sufrir.

En minuto 2 Segura lanzó un aviso, pero su uno contra uno fue tapado por el meta León. La jugada siguió y el cuero llegó a la frontal del área, donde Dani Garzón chutó cómodo pero ligeramente desviado a la derecha. El Alhaurín solo tiró a puerta una vez, muy desviado y desde posición muy lejana, a cargo de Tigre. Su decisión de lanzamiento precipitado se entiende por la maraña defensiva, con ayudas y concentración, tejida por un Garcés.

Por su parte, el Poli siguió merodeando y vio como Ruzzo fue de menos a más en el partido. Las caídas a banda de Narci y los estiletes Segura-Jaime comenzaron a hacer más daño, llegando por fin la recompensa en un tuya-mía entre ambos, con centro del segundo desde la izquierda y con Ruzzo, inteligente, hizo gol desde la frontal del área pequeña en el minuto 37. Antes del descanso hubo más ocasiones y buenas jugadas penalizadas por imprecisiones en el último pase. En la segunda mitad Jaime ejecutó una falta lateral que tras botar en el área rozó Yasser lo justo para que entrase en la meta de Léon subiendo el 2-0 en el 53. El Poli se desató más todavía, y Dani Garzón, servido por Narci, metió la punta de la bota para superar el meta malagueño y ver como mansamente el cuero rozó el poste por fuera.

El acoso continuó y el Alhaurín se partió, aunque en una jugada aislada, en el único desajuste, Kike cruzó a las mallas el 2-1.

Al poco, una jugada ensayada de córner auspició un disparo de Álex Ruiz, con parada de Bruno, y desde ahí el martilleo fue permanente por parte del Poli. Yasser tuvo dos ocasiones más, malogradas en el último momento por poco precisión en el disparo, José Enrique, fresco, otras dos, una de espuela y otra de cabeza a la salida del córner que él mismo había provocado con su remate en recurso, y Josema buscó sorprender desde lejos. El 2-1 se antoja corto por la manifiesta superioridad local, pero pone fin a la racha, da oxígeno en la tabla y ofrece motivos para creer.

Temas

Fútbol
 

Fotos

Vídeos