Voleibol

A Melilla con billete de ida y 'revuelta'

Unicaja se conjura para tratar de cambiar la mala dinámica de las dos últimas semanas./CRISTINA DE ARRIBAS
Unicaja se conjura para tratar de cambiar la mala dinámica de las dos últimas semanas. / CRISTINA DE ARRIBAS

Unicaja Almería visita la cancha del anfitrión de la Copa del Rey con la obligación de vencer y convencer tras las dos derrotas consecutivas

JUANJO AGUILERA

ALMERÍA. Se tardará menos de dos semanas en pisar de nuevo la pista del J. Imbroda, pero en la mente de todos ahora está centrarse exclusivamente en esta primera ocasión y encontrarse consigo mismo. El de enfrente, el CV Melilla, es un gran equipo, bajo la capitanía del admirado receptor palaciego y exjugador de Unicaja Almería Mario Ferrera y con muy buenos jugadores en sus filas, pero la principal preocupación está más dentro que fuera. Incluso apurando en esa percepción, el factor mental está por delante de la condición física y las muy altas capacidades técnicas y tácticas que bien se sabe que se atesoran. Unicaja Almería se ha conjurado desde el vestuario hacia afuera y lo dará todo en lo que bien podría ser un ensayo de la semifinal de la Copa del Rey del día 8 de febrero.

El billete a la ciudad autónoma es de ida y 'revuelta', entendiendo el término como 'repetición de la vuelta' por la cercanía del 'Torneo del KO', pero también como un 'cambio de dirección', o una 'vuelta de un estado a otro', o un 'punto en el que algo empieza a torcer su dirección o a tomar otra«. Todas esas acepciones valen para el conjunto ahorrador en su cita más esperada, la que todos quieren afrontar para trasladar lo dicho en los pasados días hasta la cancha de juego. Segundos en la tabla clasificatoria, a tres puntos del liderato y ahora con la constancia de que hay que convivir con la derrota, Unicaja Almería mantiene intactas todas sus opciones de cara a los dos títulos en juego y el único camino posible es salir reforzados del partido de hoy en el J. Imbroda de Melilla.

Misión complicada

No será misión sencilla doblegar a un Melilla de cada vez mejor rendimiento y en el que Salim Abdelkader cogió de nuevo las riendas que había dejado en manos de David Sánchez Flor, que dejó el equipo a finales de noviembre. En torno al receptor de Los Palacios, que tras una década en las filas blanquiverdes recaló en el club norteafricano el pasado verano, se ha montado un equipo titular de grandes prestaciones. Así, junto a Ferrera juega de 'cuatro' titular Najari Fernandes, brasileño, como el colocador Hiago Antúnez, quien a su vez comparte protagonismo en esa posición con el venezolano Escalona, al que se fichó de Textil Santanderina, si bien este juega menos minutos.

Por el centro de la red actúa la pareja formada por otro jugador nacido en Brasil e igualmente recién llegado, como sus dos compatriotas, a la Superliga española, Mauricio Bezner, en su caso junto con el joven español procedente de Ibiza como Ángel Daniel Jiménez. Para completar un equipo inicial totalmente nuevo el opuesto es Hamza Ouafi, marroquí debutante en España, y el experimentado líbero Kefrén Bravo. El mercado ha traído una nueva pieza al puzzle armado por Abdelkader, el central ruso Vitaly Kobzev, que ha jugado hasta la mitad de la temporada en las filas de San Sadurniño y que pasó por las categorías inferiores de Unicaja Almería junto a varios de los principales jugadores ahorradores de la actualidad.

El resto del plantel del equipo melillense tiene tres debutantes más, como son los casos del receptor Ilias Azmi, el opuesto Hicham Domínguez y el líbero Samir Hamed, y solamente dos hombres de muy largo recorrido en el club como Faisal Mohamed, receptor, y Mikael Tahiri, opuesto. Por lo tanto, se ha realizado una gran renovación en la plantilla y se han cargado todas las 'balas' para sumarlas al efecto de ser anfitrión en la disputa de 'su' Copa del Rey. El proyecto es ambicioso para hacer un buen papel copero, y pese a no haber tenido el arranque deseado, ya que se ha tenido que ensamblar un equipo totalmente nuevo desde la nada y el encargo fue para un técnico recién llegado, la progresión que está siguiendo se demuestra en los números.

Sus resultados

La semana anterior cayó frente a Teruel por 0-3, forzando mucho la victoria del líder en el último set (25-27) y con Ouafi firmando 23 puntos en su propio casillero. Hasta ese momento tenía equilibrado el balance de victorias y derrotas, con seis y seis, habiendo ganado en el arranque del año en Vecindario por 2-3, además de a Río Duero Soria en el Imbroda con otro tie-break, a la revelación, UBE L'Illa Grau, en Castellón por 1-3, a ConectaBalear Manacor por 3-2, a San Sadurniño por 2-3 y, en el inicio liguero, al mismo Vecindario ACE Gran Canaria por 3-2. Ambos equipos, el melillense y el canario, son los que más desempates han jugado en lo que va de curso, seis y siete respectivamente, pero con distinta suerte, al haber cosechado cinco victorias y una derrota por un lado, y una victoria y seis derrotas por el otro.

Por lo tanto, no es jamás descartable un partido largo para los de Abdelkader, lo que se puede decir que, de producirse, le ha ido muy bien hasta ahora. Eso da un respaldo enorme a la valoración previa que del equipo norteafricano se ha hecho desde Unicaja, ya que es cierto que no se rinde jamás y ofrece una versatilidad de argumentos muy peligrosa. Desde las 18.00 horas, en el mismo escenario de la Copa del Rey y con el arbitraje del onubense Antonio Correa y del sevillano Antonio Tirado, el duelo invita al aficionado bien con presencia física en el pabellón o bien a través de la emisión vía streaming. De verse las caras de nuevo en Copa, el planteamiento será muy distinto, si bien al menos Berenguel no piensa guardar nada este sábado, en el que los blanquiverdes tienen la obligación de hacer realidad todo lo expuesto durante la semana posterior a la primera derrota en casa de la Liga ante ConectaBalear Manacor.