El Ejido descubre el futuro del windsurf

Participantes en la categoría de menores de 20 años, realizando su entrada al agua durante una de las mangas puntuables de este mundial/VÍCTOR FERNÁNDEZ CENTER
Participantes en la categoría de menores de 20 años, realizando su entrada al agua durante una de las mangas puntuables de este mundial / VÍCTOR FERNÁNDEZ CENTER

Más de 70 participantes completan la primera prueba puntuable del mundial juvenil

J. L. P.ALMERÍA

Ayer se clausuró en El Ejido la primera prueba del Mundial PWA 2019 en categoría juvenil que durante cinco días se celebró en el Víctor Fernández Center, la 'casa' del tricampeón del mundo, que ejerció como perfecto anfitrión durante toda la semana para las promesas de este deporte, que ven en él un referente en el que fijarse.

De esta forma, se da continuidad a una iniciativa que se puso en marcha el pasado año y que, a falta de realizar un balance más profundo en los próximos días, deja buen sabor de boca por la alta participación y porque consolida al municipio del Poniente como uno de los destinos preferentes a nivel internacional para practicar estas modalidades.

Pendientes del viento

En cualquier caso, fue un arranque brillante para una competición que reunió a los llamados a luchar por el título mundial de la PWA en los próximos años y a los que les espera en los próximos meses un duro calendario, con nuevas competiciones en Japón, Gran Canaria, Tenerife y Hawaii. El mundial juvenil está concebido como una oportunidad para que estos deportistas puedan demostrar su evolución deportiva y, como se comentó durante estos días en los 'corrillos' de este evento, ir llamando la atención de firmas deportivas y patrocinadores, tan necesarios en un deporte que requiere de un importante presupuesto para alcanzar metas importantes.

De cualquier forma, la PWA trata de mantener una filosofía en cada una de las sedes elegidas y que pasa porque este mundial vaya más allá que la propia competición y se convierta en un punto de convivencia entre niños apasionados por este deporte que sueñan con alcanzar el profesionalismo en un futuro. El campeonato era, además, una vieja aspiración del centro de Víctor Fernández desde que abriera en 2012, y abre la vía para que puedan venir a El Ejido otras competiciones de windsurf del máximo nivel.

Alta participación

Los más de 70 deportistas que compitieron durante este semana en El Ejido se despidieron en un domingo soleado y con una climatología extraordinaria, aunque con escaso viento, lo que hizo que la organización apurara para decidir si se podía celebrar alguna de las mangas previstas en las cuatro categorías incluidas en el mundial y que van desde los menores de 13 años hasta los menores de 20.

Este tipo de competiciones están abiertas a todos los jóvenes que cumplan con los requisitos de edad requeridos y que cuenten con autorización paterna, contando con un precio de inscripción casi simbólico para una competición internacional, 60 euros.

El mundial ha sido, además, una gran oportunidad de promocionar el municipio ejidense en el exterior, tanto por la llegada de familiares y aficionados procedentes de diferentes países como por la presencia de medios de comunicación de diferentes naciones europeas.