Baloncesto

Dani Macarro se acopla sin problemas en Unicaja

La incorporación ahorradora sostiene la bufanda del club junto al presidente, Ramón Sedeño./IDEAL
La incorporación ahorradora sostiene la bufanda del club junto al presidente, Ramón Sedeño. / IDEAL

El central se presenta como «muy trabajador» y «encantado» después de sus primeros días en la ciudad y con el grupo y, por primera vez, tiene «una competencia tan dura» por el puesto

JAVIER NAVARROALMERÍA

Desde su misma llegada, quedó establecida una conexión muy fuerte que indica lo positivo que será esta confluencia de intereses. «Queríamos tener con nosotros a Dani Macarro, y ya está aquí», manifiesta Ramón Sedeño, presidente de la entidad blanquiverde, a lo que hay que sumar lo que el jugador puede sentir viviendo las que son sus primeras horas como ahorrador.

«Los cuatro o cinco días que llevo en Almería estoy encantado, entrenando bien y disfrutando de esta gran ciudad», afirma. Esa fluidez en el trato personal es la base para unos éxitos deportivos que se buscarán de un modo conjunto entre el club más laureado de España, llenando sus vitrinas con 11 Superligas, 10 Copas del Rey y seis Supercopas de España, y un jugador que sabe lo que es ganar un doblete, conseguido con Ca'n Ventura hace dos temporadas, justo cuando empezó el paréntesis de títulos la entidad almeriense.

En ese sentido, Sedeño aprovecha para definir a su nuevo central, del cual dice que es «un maravilloso 'loco del voleibol', que tiene sólo 24 años pero que cuenta con hechuras de veterano», y eso precisamente «es lo que le hace encajar a la perfección en Unicaja Almería, ya que ha demostrado perseverancia, ilusión y talento en una trayectoria que le ha llevado por varios equipos hasta coronarse, y así llega».

Filosofía del respeto

El presidente ahorrador le propone que, sabida su ambición, puede ir más lejos, pues «si se me permite el guiño, le digo que estaremos encantados de que no sólo lo repita, sino de que lo supere», dirigiéndose directamente a él al mencionar «Dani, te queda vivir un triplete, y estás en uno de los mejores sitios para pelear por él». El objetivo de la inminente temporada está bastante claro.

En todo caso, Ramón Sedeño también aclara la filosofía ahorradora, que es la de que «en este club ante todo se te respetará como jugador y como persona, tanto en la victoria como en la derrota». De talante humilde, si bien con una ambición innegable, Macarro recoge el guante y no duda en reconocer que tiene más hambre de títulos, y ganas de saborearlos de un modo distinto.

El jugador recuerda que «el año del doblete de Palma empecé la liga jugando de titular, pero por varios motivos en la Copa del Rey y en la final de la Superliga no jugué tanto como quisiera», manifestando que «por eso quiero repetir estos logros con Unicaja Almería, por supuesto dándolo todo de mí y, si se puede, jugando». Por el momento, mira desde ya a la Supercopa de España que aparece próxima en el horizonte.

Sobre ese entorchado resalta una aureola especial por dos motivos principales, explicando que «es el título que me falta, y por supuesto yo voy a hacer todo lo posible por ganarlo y mis compañeros también, y además, al tratarse del primer título del año, es una buena subida de moral para comenzar la liga con buen pie», sin que en caso de que se produjera una derrota en la Supercopa, la negatividad llegara al vestuario.

Compañero ante todo

Con esa perspectiva cercana se lleva mejor el esfuerzo de estos primeros días, que está llevando con una gran ilusión y confiesa que «la verdad es que en cuanto al trabajo, lo estamos iniciando, y muy bien, el período de pretemporada es duro, como todos los años», pero tiene claro que «estos años atrás nunca he tenido una competencia tan dura como aquí, con los tres que tenemos, pero cuando más se crece es teniendo competencia».

Dani Macarro sabe que le viene bien el hecho de «que un jugador de tu posición te esté pisando los talones, y saber que a la mínima que te relajes te pueda quitar el puesto», por lo que no es de extrañar que acerca de esa actitud, como uno de sus valores personales, se haga eco el presidente del club blanquiverde.

De este modo, Sedeño sabe que la nueva incorporación «no rehuye para nada la competencia por hacerse con una plaza en el equipo titular, pero a la vez estamos seguros de que entiende de manera constructiva precisamente esa convivencia».

Por ello, «será una lucha diaria por convencer a su entrenador, y en ese sentido también con Macarro cumplimos con lo que buscamos, que es no sólo contratar a buenos jugadores, sino a buenos compañeros, buenas personas en definitiva». Así se le recuerda por donde pasó.

Trabajador y solidario

Visto lo visto, se antoja que el madrileño pueda tener muchos números de ser uno de los predilectos de la afición que acuda al Pabellón Moisés Ruiz, tal y como considera el presidente al realizar una descripción hablando de que es «agresivo en pista, con carácter, no sabe vivir un partido desde la apatía, sino que siempre lo da todo y consigue una potente relación con la grada». Esa relación simbiótica está establecida, y no se quiere sólo recibir, sino dar.

No en vano, Sedeño indica que «estamos muy satisfechos con su fichaje por todo lo que va a aportar, pero también asumimos el compromiso de ayudarle a crecer, sabedores como somos de que es muy exigente consigo mismo». Por otro lado, el mismo Dani se define como «un jugador trabajador, que siempre lo da todo en el campo, a veces mejor, a veces peor, como todo el mundo», surgiendo otra vez la humildad.

Sobre su juego, «lo que me viene caracterizando es el salto, no tanto la técnica o no tanto el control de balón, sino mi salto, y en bloqueo estoy cada año poquito a poco mejorando más», reconoce. Ha sido internacional, y esa condición la quiere recuperar desde Unicaja.

Así, señala que «siempre estoy interesado en la selección, para seguir aprendiendo y para no estar esos cuatro meses sin hacer nada, porque se hace duro estar ese tiempo sin tocar el balón y regresar a la pretemporada es más complicado, que es lo que me ha pasado estos dos últimos años». En Almería ya se siente arropado, asegurando que «uno de los motivos para venir es la gente que conozco, y lo cierto es que estoy muy contento tanto por el equipo como por los que conocía».

La plantilla ahorradora suma un jugador joven aunque sobradamente preparado, confiando en que la unión de sus caminos vaya a parar a la consecución de títulos, aspirando esta campaña a los tres que engloban al voleibol nacional que son Superliga, Copa y Supercopa.

Fotos

Vídeos