Ciclismo

De las 4 Cimas hasta las estrellas

De las 4 Cimas hasta las estrellas

Miguel Indurain y Abraham Olano dan lustre a la Marcha Cicloturista Martínez Oliver

J. L. P.ALMERÍA

La XV Marcha Cicloturista Juan Martínez Oliver 'Las 4 Cimas' consiguió ayer reunir a los dos leyendas del ciclismo mundial como Miguel Indurain y Abraham Olano que cumplieron con la palabra dada al organizador y antiguo compañero en mil batallas en la carretera y se presentaron en la salida de Gérgal con una gran humildad y simpatía. Media hora antes de que se tomara la salida, el cinco veces vencedor del Tour de Francia y el campeón mundial en ruta hicieron acto de aparición en el pabellón de deportes del municipio almeriense y provocaron la locura colectiva entre el resto de corredores inscritos a la prueba y muchos aficionados y curiosos que no quisieron dejar pasar la oportunidad de fotografiarse o conseguir un recuerdo de sus ídolos de la bicicleta.

Ídolos de masas

Juan Martínez Oliver, ante la demanda de instantáneas con los campeones, ayudó a poner a punto la bicicleta de Indurain y señaló que «estoy acostumbrado a compartir rutas de este tipo con él y la expectación que se genera siempre es impresionante. Yo siempre le digo que es espectacular la paciencia y el talante que tiene para que nadie se quede sin su autógrafo o sin una foto». Con las bicicletas revisadas y la primera remesa de fans atendidos, Indurain y Olano se dirigieron a la línea de salida donde le esperaban otros 500 ciclistas y las autoridades provinciales que les hicieron entrega de unos obsequios para que conozcan y disfruten de los productos almerienses.

El ciclista navarro destacó que «me gusta ir por puertos de diferentes sitios y estos no los he hecho, sólo los conozco de las imágenes de la Vuelta a España. He venido en diferentes ocasiones a rodar a Almería, pero siempre por la costa, tenía ganas». 'Miguelón' también tuvo tiempo para bromear indicando que «la invitación que nos ha hecho Juan Martínez Oliver es una trampa, son puertos largos y tienes que estar en forma para poder subirlos».

También lanzó una recomendación, ya que «aunque siempre hay gente que viene a hacer tiempos, lo bonito es disfrutar de nuestra afición que es la bicicleta y aprovechar para hacer un poco de turismo». Por su parte, Abraham Olano, señaló que «tuve la oportunidad de ver también la etapa de la Vuelta a España e intuyo que es un terreno duro. Me gusta el trabajo que está haciendo la organización, poco a poco ha ido creciendo la prueba y es muy bonito tener un evento como este».

Esfuerzo y recompensa

El ciclista de Anoeta indicó sus preferencias a la hora de practicar el ciclismo como aficionado que pasan por «ir cambiando un poco de sitios y probar diferentes rutas. En este sentido, aquí se ha cambiado varias veces el recorrido y, además, hay gente que va muy bien, con mucha velocidad». El pelotón salió de Gérgal para continuar por Aulago, Calar Alto, Olula de Castro, Velefique y Bacares. Salvo los primeros metros, aún por el casco urbano de Gérgal y neutralizados, el resto de la prueba fue libre. También hubo oportunidad para que ciclistas menos en forma contarán con una ruta alternativa de 30 kilómetros.

Pese a la presencia de destacados ciclistas nacionales, los almerienses impusieron un claro dominio, con claro triunfo para Carlos Golbano y segunda plaza para un batallador Dani Estévez.

Fotos

Vídeos