Fútbol

Brutal agresión a un árbitro en un partido de veteranos

Juan José Torres Caravaca, presidente de la AFVPA./IDEAL
Juan José Torres Caravaca, presidente de la AFVPA. / IDEAL

El árbitro refleja en el acta que tras expulsar a un jugador «reaccionó dándome puñetazos y diciéndome ¡¡te voy a matar, hijo de puta!!»

JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZALMERÍA

Un árbitro de fútbol veterano fue agredido el pasado sábado por un jugador del CD Los Ángeles durante el partido que disputaba este equipo con el Plus Ultra CF, en el campeonato de la AFVP de Almería. El encuentro quedó suspendido, ya que el colegiado tuvo que ser trasladado en ambulancia al Hospital Torrecárdenas para recibir asistencia médica, habiendo interpuesto denuncia en Comisaría por la agresión.

Los hechos ocurrieron en el m. 85 de juego del citado encuentro, que se jugaba en el Constantino Cortés, cuando imperaba el resultado de empate (3-3). Según refleja en el acta el árbitro Guillermo García Martínez, que dirigía el partido, los hechos tuvieron su origen a partir del citado minuto. «En el m. 85 expulsé al jugador número 14, del equipo del CD Los Ángeles, que estaba en el banquillo, por doble amonestación. Una vez expulsado se abalanzó sobre mí de forma agresiva propinándome un puñetazo en el oído izquierdo y parte del pómulo izquierdo, diciéndome ¡¡te voy a matar, hijo de puta!!, dándome otro puñetazo en el codo izquierdo, teniendo que ser sujetado por compañeros de su equipo y por otros del equipo rival para que no siguiera agrediéndome más». Igualmente, reflejó en el acta lo que sucedió a continuación. «Una vez en mi vestuario y siendo avisada la Fuerza Pública, empecé a encontrarme mareado, con fuerte dolor de oído y cabeza, por lo que fui atendido por jugadores de ambos equipos. Tras pasar un tiempo y no recuperarme, tuvieron que llamar a una ambulancia para trasladarme al Hospital Torrecárdenas».

Juan José Torres Caravaca, presidente de la AFVP de Almería y exárbitro de categoría nacional, manifestó a IDEAL que lamentaba profundamente el incidente. «Estamos totalmente en contra de cualquier tipo de violencia en el fútbol, sobre todo como en este caso en el fútbol veterano. Afortunadamente, en nuestro colectivo, que está compuesto por 56 equipos, apenas hay incidentes de esa naturaleza. Los dos o tres que ha habido se han cortado de raíz con sanciones a perpetuidad para el agresor».