Voleibol

Berenguel vuelve a 'su' casa

Berenguel, en su última temporada como blanquiverde. /Juanjo Aguilera
Berenguel, en su última temporada como blanquiverde. / Juanjo Aguilera

El almeriense será el responsable técnico de Unicaja Almería para la campaña 2018/19 | Será la tercera vuelta al club ahorrador, esta vez con el encargo de dirigir al primer equipo, del que salió tras participar en el histórico triplete para dirigir al AVG 2008

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Será su tercera vuelta a Unicaja Almería, la segunda como técnico, la primera para coger un puesto de grandísima importancia. Manolo Berenguel regresa a su club, al equipo en el que se dejó jirones de su piel en cada plancha, en cada defensa. El almeriense liderará el proyecto de Unicaja Almería para la próxima temporada como máximo responsable de una primera plantilla a la que bien conoce, tanto como los entresijos de la casa, en la que se hizo jugador y empezó a dar sus primeros pasos como técnico de la cantera. Ayer, el club ahorrador hizo oficial su vuelta recibiendo 'la alternativa' para llevar la dirección de un equipo del que se fue, por última vez, después de la conquista del triplete, en la que era la mano derecha de Piero Molducci. Berenguel ha crecido en la recién concluida temporada dirigido al AVG 2008 femenino, al que llevó a luchar por el ascenso a Superliga Iberdrola, lo que demuestra su capacidad para liderar el proyecto que se precie.

Será su tercera vuelta, como queda dicho. La primera fue en su etapa de jugador, cuando en la 1992/93 se marchó a Cáceres por no 'tener sitio' en aquel equipo de estrellas con Rafa Pascual, Cosme Prenafeta, Yu Yiqing, Miltcho Milanov, Jesús Sánchez Jover, de un jovencísimo Carlos Carreño y compañía. Su segunda salida fue después de cumplir con creces objetivos en las bases en las que creció como técnico ganando la Superliga junior, para hacer un triplete en la 2014/15 con Naturhouse Ciudad de Logroño, en la Superliga Femenina. Ahora lo hace tras una ilusionante temporada en AVG 2008, al que tuvo cerca de jugar la fase de ascenso a Superliga Iberdrola, como queda dicho.

La alternativa

La no renovación de Piero Molducci al frente del banquillo había abierto conjeturas de todo tipo, como es habitual en estos casos. Sonaron nombres. Se habló de ofrecimientos llegados incluso desde Grecia, mientras que en el seno del club la idea iba mucho más allá de pensar exclusivamente en un entrenador. Al frente del operativo, el presidente Ramón Sedeño, tras reconocer la inestimable aportación del italiano, siguió capitaneando «la maduración y puesta en marcha del nuevo periodo que abre en el Club Voleibol Unicaja Almería», siendo el primer nombre propio desvelado el del almeriense Manolo Berenguel. Una persona que representa la historia de la entidad ahorradora -fue parte de su nacimiento y de los títulos sumados-, se reintegra después del paso por la selección española femenina en la que trabaja con otro exblanquiverde como Pascual Saurín, en el staff técnico ahorrador, encontrándose pasado y futuro. «Se cumplen 30 años, y es porque hay capacidad de reinvención».

Para el presidente, «el club está por encima de todo» y trabaja sobre «unas líneas estratégicas básicas que siguen siendo las mismas, porque el espíritu continuará intacto», pero además se están generando otras fortalezas para que por trigésima vez el proyecto sea ilusionante». La efeméride del ascenso a la máxima categoría llega a tres décadas completas el próximo 2019, lo que hace que Ramón Sedeño deposite su atención en otros aspectos que van más allá de la confección de una plantilla que luche por los títulos. «Cada temporada introducimos novedades en el funcionamiento y en la manera de estar en contacto con nuestra razón de ser, con la sociedad, y no olvidamos la cuenta pendiente de volver a competir en Europa», aspecto este que tiene fecha el próximo mes de junio.

Una de las piezas que encaja en esa maquinaria es Manolo Berenguel, para el que se restablece un lazo profesional que afectivamente nunca se ha roto. «Siento de verdad que nunca me he ido del club. Dentro hay muchísimos amigos míos, durante la temporada hemos tenido contacto y en la medida de posible he ido a ver jugar al equipo, sintiéndome en cierto modo partícipe de lo que se ha hecho este año, a pesar de no pertenecer al cuerpo técnico y estar fuera, porque una parte de mí se sentía dentro». Ahora sí tiene la responsabilidad de aportar. «Por supuesto que voy a por todas, la temporada comienza desde cero para todos y vamos a por todos y cada uno de los títulos que juguemos, de eso que no quepa duda».

Solo dispone de un secreto, pero de los catalogados como 'a voces'. «Yo entiendo que aquí lo único que funciona es trabajar, trabajar y trabajar, y estoy convencido de que se va a hacer, y bien, y vamos a ir a por todas». Tenía otras ofertas, sí, pero no dudó, «Cualquiera puede ponerse en mi lugar; al tener contacto con el club el resto se borra de mi mente; esta oportunidad hay que aprovecharla, para mí es un privilegio poder estar en Almería, hacer lo que te gusta y más entrenar a un equipo campeón, que más de uno quisiera poder hacerlo, pero ahora tengo yo esa suerte». En su punto uno del 'orden del día', «recuperar las buenas costumbres que hacen que la dinámica del equipo funcione mejor, y lo demás ya se verá».

Estilo propio

Berenguel, sobre si habrá continuidad a lo hecho por Piero, habló claro. «Creo que seguir la línea de trabajo de otro entrenador es un error, porque cada uno crea su propio estilo y es lo que hay que hacer; es cierto que cuando he sido segundo de él he aprendido muchísimo y es un trabajo el que ha hecho, no lo voy a descubrir yo, sencillamente sensacional, pero cada uno crea su propio estilo y es a lo que voy a agarrar esta temporada». Su costumbre es «coger lo mejor de lo que te rodea en cada momento», lo que viene haciendo desde su época de jugador y lo que hace a día de hoy con Pascual Saurín en la selección española. ADN ambicioso. «Sí, me gustaría abrir una nueva era, que se me recuerde por la buena labor».

Pero eso deberá ir mucho más allá de la consecución de títulos. «Tengo mensaje claro para mi gente y es que entre todos debemos conseguir que el club cada día sea más grande de lo que ya es, que vayan al pabellón, que aporten ideas, que se sientan identificados con este club, que es de la sociedad almeriense; todos los que pertenecemos a Almería, que nos sintamos identificados». Es la misma línea que pretende la entidad, siendo común el buscar dar alegrías a la afición a base de esfuerzo. «Yo estoy convencido de que se va a hacer un buen proyecto deportivo, pero eso no significa que los éxitos deportivos lleguen; para mí hay una palabra clave, que es el trabajo diario, que nos va a llevar a los éxitos».

Una 'pata' fundamental en ello será la afición, en la que confía ciegamente. «Me espero una respuesta espectacular». A los jugadores que se quedan y los que van a llegar, «son profesionales, por lo que poca cosa se le puede pedir que no sea lo que se les presupone de trabajo, compromiso, esfuerzo, paciencia en momentos difíciles, que seguro que los habrá, motivación y poca cosa más; seguro que habrá un equipo muy competitivo y por parte de ellos lo van a dar todo en el campo». A Ramón Sedeño ha agradecido la confianza depositada, y de Guille Carmona ha dicho que «es un honor trabajar a su lado, porque sin él sería todo muy complicado y sé que tengo su apoyo incondicional».

Mención aparte merece el mensaje a AVG 2008, su club el curso pasado. «Le tengo que dar las gracias al club, con su cabeza visible al frente, Alfonso Martínez, por haberme dado la oportunidad de continuar haciendo lo que más me gusta, que es entrenar, y hacerlo en mi ciudad, con las chicas; ha sido una temporada excelente, maravillosa... Todos los adjetivos que pueda decir se me quedan cortos. Ahí me han ensañado muchísimo, sobre todo a trabajar con el grupo humano tan maravilloso que he tenido, una suerte para mí, y por eso tengo que agradecerle todos y cada uno de los detalles, dejarme trabajar a mi manera y que me hayan puesto el club a mi disposición».

 

Fotos

Vídeos