Unicaja Almería

Año dos de la era Berenguel

Berenguel saluda a Fran Iribarne, un jugador que seguramente tendrá un papel importante la próxima temporada./PACO ALONSO
Berenguel saluda a Fran Iribarne, un jugador que seguramente tendrá un papel importante la próxima temporada. / PACO ALONSO

El técnico firma su renovación al frente de Unicaja, agradecido de la «confianza» que da el club | El entrenador del conjunto ahorrador muestra su deseo de «hacer un equipo bastante fuerte con el que optar a todos los títulos»

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

«Me siento muy bien, muy tranquilo y, aunque se haya acabado todo hace muy poco, con ganas de retomar el trabajo y sobre todo de recapacitar y pensar en los errores que podemos haber cometido a lo largo de la temporada pasada». Reflexivo como modo de vida, Manolo Berenguel quiere 'más y mejor' una vez que ya sí ha firmado una renovación que era esperada pero que se ha madurado con su proceso natural, de haberse realizado una negociación que ha resultado sencilla por las ganas de un entendimiento fructífero. «Ahora mismo sí estoy muy contento y con una satisfacción personal grande de saber que el club sigue apostando por mí». El primer pilar sobre el que se levanta el nuevo proyecto ahorrador es la confianza en el entrenador.

Al nijareño le ha sido fácil el proceso porque su deseo era quedarse 'en casa'. «Creo que el Club Voleibol Unicaja Almería es uno de los mejores clubes, si no el mejor, para poder entrenar, y sin duda poder hacer lo que me gusta estando en mi casa, tener a uno de los mejores clubes de España en mi ciudad, pues es algo que igual me motiva mucho a seguir adelante con este proyecto». De cerrarse los flecos que restan para que sea posible competir en Europa, Manolo Berenguel será el técnico con el que se produzca un regreso que se espera triunfal, pero pese a sumar en sus ganas de quedarse, no es algo decisivo. «Me ilusiona ser el técnico de Unicaja más que el técnico que vuelva a Europa, me sigue ilusionando ser el entrenador de mi club de toda la vida, y si está el escaparate de Europa, pues mejor que mejor».

Responsabilidad

Sería una responsabilidad añadida, claro, a lo experimentado en la temporada de su debut en Superliga como 'jefe' de banquillo. «En competición europea se intentará hacer el mejor papel posible; el factor suerte con tema de cruces es importante y si lo haces bien puedes pasar y llegar lejos, que es nuestro objetivo; tengo muchísima ilusión, claro que sí, pero más por ser el entrenador de Unicaja». El corto plazo dirá si se consume en sueño, pero mientras tanto «hay un objetivo claro y es que todos los que confeccionamos la plantilla tengamos los mismos objetivos; qué queremos conseguir, todos lo tenemos claro, así que intentaremos hacer un equipo que se confeccione lo más fuerte posible y optar a todos los títulos, y si competimos al final en Europa, llegar lo más lejos posible».

Desde ese mismo 'germen' se disfruta y se comienza 'yendo a por todas'. «Es una locura muy gratificante el estar viendo jugadores y posiciones, y es un trabajo muy interesante; todavía se están manejando las bajas que hay con respecta a la pasada temporada y hay que ir trabajando día a día para hacer el equipo lo más competitivo posible». Sólo un poco de respiro, y a la carga de nuevo. «Hasta ahora he tenido los días relativamente tranquilos tras acabarse la competición, pero eso no significa que hayamos desconectado en ningún momento, porque queremos dejar cuanto antes el equipo cerrado y poner las miras en la nueva temporada». El 'ajetreo' conducirá a «confeccionar el equipo más fuerte que se pueda dentro de nuestras posibilidades económicas», aclaró para después ser rotundo. «Es muy pronto todavía, pero la idea está clarísima, y es hacer un equipo bastante fuerte para optar a todos los títulos».

A título de balance, a nivel personal, «ha sido una temporada dura porque el periodo de adaptación ha sido importante; venía la temporada anterior de un horario cómodo y este año ha sido el compromiso que se merece el reto compaginándolo con que tengo dos niños pequeños», confesó. «El día a día del trabajo del club, del estudio del rival más los quehaceres de la casa, de la familia y de los niños pequeños... ha sido una temporada dura, pero benditos problemas y ojalá que por muchos años». En lo deportivo, tal y como ya dijo a IDEAL Almería, la pasada semana, «más que positiva, porque después de estar dos años en sequía y llegar yo a la parte técnica y conseguirse un título tan importante como el de la Copa del Rey, que nos permite competir en Europa, es algo que me satisface». Como no, le hubiese gustado acabar la temporada de otro modo, «pero las circunstancias... fueron las que fueron y nos fuimos todos con un mal sabor de boca».

Reflexión

La reflexión endulzó su perspectiva. «Me quedo sin duda con la parte positiva, que somos los actuales campeones de la Copa del Rey y eso no nos lo quita nadie». En su humildad, a la hora de quedarse con algo, de lo primero que se acordó fue de los que no han acabado satisfechos. «Me quedo con varias cosas, primero con los jugadores que a lo mejor no se llevarán un buen recuerdo de mí, o no ha sido una buena experiencia para ellos, me quedo con parte de eso, por supuesto, porque de ello al final se aprenda y me ha hecho enriquecerme como persona y sobre todo como entrenador». Pero no ha sido lo más significativo, y por ello dijo quedarse «con los que he conseguido sacar su máximo rendimiento, que siguen creyendo en mí bien estén o no la próxima temporada, ya que eso te enorgullece y te satisface como un profesional de esto».

Pero hay más, y tampoco se olvidó del «apoyo incondicional de la parte técnica del club, con los que han trabajado codo con codo conmigo, Guille, Jorge, Enrique y el doctor». Algo muy importante para Berenguel fue en esta vuelta al club «la actitud del presidente, estar gran parte de los entrenamientos con nosotros en el día a día, en la cancha, ver cómo ha ido evolucionando el equipo y ver cómo ha sido el funcionamiento técnico, no como en otros clubes, que tienen presidentes que se dedican a opinar de su equipo cuando no saben ese modo de funcionar día a día; aquí se ha dado que ha estado con nosotros y no hay trampa ni cartón».

Por último, se quedó con que «el Moisés Ruiz se llena, cierto que en varios momentos puntuales por lo de que la gente sabe de voleibol, pero la temporada ha sido de una entrada muy buena cada jornada, estamos muy contentos con la gran cantidad de abonados que hemos tenido y ojalá que colguemos el cartel de que las entradas se han agotado, con más aficionados que nos acompañen en este proyecto».