Sólo uno de cada 40 contratos temporales firmados en Granada se convierte en indefinido

Sólo uno de cada 40 contratos temporales firmados en Granada se convierte en indefinido
Alfredo Aguilar

Son menos de la mitad que en el conjunto de España y un 40% que en otras provincias andaluzas, como Málaga

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

En lo que llevamos de año, hasta el cierre del mes de mayo, en Granada se han firmado 203.841 contratos temporales. O, lo que es lo mismo, unos 1.350 cada día. De ellos, sólo 1.049, uno de cada 40 (el 2,4%), se han convertido en indefinidos, según los datos de los que dispone el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Un dato que señala de nuevo la precarización y altísima temporalidad del mercado laboral granadino, donde este indicador es cuatro veces inferior a la media española, situada en el 8% según la información de la que disponen Eurostat y la Comisión Europea. Además, el dato granadino multiplica por siete la media europea, del 15% según estas mismas fuentes.

Aun así, como se puede comprobar en el gráfico superior, el porcentaje de contratos temporales que se convierte en indefinido ha aumentado de manera sensible en los dos últimos años. Un síntoma de que la mejora en la situación económica revierte en la creación de más puestos de trabajo fijo porque la balanza contable lo permite, aunque los datos aún están muy lejos de señalar algo más que un problema sistémico importante. Porque los datos de Granada han llegado a resultar dramáticos durante algunos momentos de la crisis. En enero de 2014, por ejemplo, sólo el 0,7% de los nuevos contratos registrados en la Seguridad Social fueron una conversión de temporal a indefinido; o lo que es lo mismo, uno de cada 143.

Desde entonces, y con respecto a los años 2014 y 2015, por ejemplo, el dato registrado en los primeros cinco meses de este año duplica la media de aquellos años. En los cinco primeros meses del año, por ejemplo, pasaron a ser indefinidos el doble de contratos temporales que hace tres años.

En lo que llevamos de año, marzo fue el mejor mes para este indicador. Coincide con la Semana Santa, lo que induce a pensar que algunos empleadores granadinos decidieron aprovechar el tirón de la campaña y aguantar la duración de los contratos hasta, al menos, la llegada de la temporada alta del turismo.

Por lo que se puede comprobar en los datos de los últimos cinco años de contratos en la provincia, diciembre y enero son los meses del año que menos conversiones registran.

Trabajo por hacer

A pesar de la mejoría con respecto a algunos de los peores años de la crisis, el nivel de precarización y temporalidad del mercado laboral granadino destaca negativamente incluso con respecto a la media española. Según datos de Eurostat y la Comisión Europea, el 8% de los contratos temporales que se firman en el país se convierten en indefinidos. Una cifra que triplica el dato de Granada, y eso que España tiene la tasa de trabajadores temporales más alta de la Unión Europea, por encima de países como Grecia o Polonia.

Una situación que puede explicarse, al menos en parte, por la estructura del mercado laboral de la provincia. La mayor parte del empleo existente en Granada gira alrededor de los servicios, en especial los ligados al turismo, y la agricultura. Estos son precisamente los dos sectores más afectados por la temporalidad, la estacionalidad y la coyuntura, lo que provoca que menos contratos temporales se conviertan en indefinidos.

Un hecho que rompe uno de los principios fundamentales de la defensa de la contratación temporal. De manera habitual se argumenta que estos acuerdos pueden servir como lanzadera hacia un empleo fijo, como un período de prueba en el que el trabajador demuestra su valía. En el caso de Granada, y también en el conjunto de España, la cosa no parece ser así. Además, a la baja conversión de contratos temporales en indefinidos se le suma la duración cada vez menor de los contratos temporales, en especial entre los más jóvenes. La duración del contrato de un menor de treinta años ya no llega ni a seis meses, como publicó IDEAL el pasado mes de noviembre.

Ya dentro del ámbito andaluz, son precisamente dos de las provincias donde el empleo fluctúa más con la estacionalidad, Huelva y Jaén, las que menos contratos temporales convierten en indefinidos. El dato granadino se encuentra dentro de la media andaluza. Duplica los de las dos provincias mencionadas, aunque es prácticamente la mitad que el de Málaga, la región andaluza donde más empleo fijo se crea proviniendo de la temporalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos