Otro inicio de año de récord para el turismo de Granada: recibe más de 8.000 turistas cada día

Otro inicio de año de récord para el turismo de Granada: recibe más de 8.000 turistas cada día
JAVIER MARTÍN

El sector hostelero de Granada celebra los datos, aunque advierte de que la situación podría revertirse pronto y la rentabilidad todavía no es suficiente

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

Entre el 1 de enero y el 31 de mayo de este año, más de 1,2 millones de turistas se han hospedado en los 429 establecimientos hoteleros que tienen hoy abiertas sus puertas en la provincia de Granada. Son un 5,6% más que en el mismo período de 2017, lo que vuelve a apuntalar la tendencia alcista del sector turístico granadino, el actual motor económico de la región. El conjunto de la provincia ha crecido de manera más fuerte que la capital, que en cualquier caso sigue siendo el punto caliente de la llegada de turistas: prácticamente dos de cada tres personas que llegan a la provincia en lo que va de año (el 61,4%) se alojaron en la ciudad de Granada. Las pernoctaciones alcanzan por primera vez las 16.000 de media diaria.

Los representantes del sector hotelero, sin embargo, combinan el optimismo con la cautela, y señalan que uno de los problemas sin resolver del sector es el de la baja rentabilidad. También la estancia media, que se ha mantenido invariable a pesar del incremento en el número de turistas, lo que quiere decir que, aunque viene más gente, se queda menos tiempo en la provincia. Son las conclusiones que se extraen de la última edición de la Encuesta de Coyuntura Hotelera, que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El mejor año de la serie histórica

En mayo llegaron a los establecimientos hoteleros de la provincia 275.259 viajeros. Casi 9.000 cada día del mes, un 6,2% más que en mayo de 2017. De ellos, dos tercios se alojaron en la capital y uno de cada ocho en destinos de la Costa Tropical, que mejora el dato del mismo momento del año pasado en un 4,95% a pesar de los problemas que se han sucedido con algunas de sus playas y que el buen tiempo no ha llegado de manera definitiva a la provincia hasta bien entrado este mes de junio.

De hecho, tanto la capital y la Costa como el conjunto de la provincia cierran el mejor mes de mayo para el turismo de la serie histórica, que se remonta hasta 1999 según la información de la que dispone el INE.

En un ejercicio de retrospectiva se muestra a las claras el intenso auge que ha vivido el turismo en Granada. En los cinco primeros meses del año el número de personas que se alojaron en establecimientos hoteleros de provincia alcanzó los 1,24 millones. Hace sólo cinco años, en 2013, el número de turistas llegados entre enero y mayo no llegó al millón: 972.638. Esta evolución supone un incremento del 25% en apenas un lustro. Desde el comienzo de la serie histórica, en 1999, la subida alcanza el 70%.

«Debilidades estructurales»

Trinitario Betoret, presidente de la Federación de Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada, celebra los datos con más cautela que en otras ocasiones. A principios de año, en conversación con IDEAL, Betoret declaró que 2018 debería ser un año de estabilización para el sector en el que crecieran los márgenes de beneficio. En su opinión esto no está terminando de ocurrir. Lo que dicen los datos del INE, que en este sentido no están disponibles a nivel provincial pero no autonómico, es que los ingresos por habitación han aumentado un 3% en los cinco primeros meses del año con respecto al mismo momento de 2017. Aquí puede haber variación entre los territorios.

Trinitario Betoret asegura que «la provincia es todavía muy asequible», que ese es el «problema de fondo, que sigue siendo el mismo», y que las buenas cifras pueden tener fecha de caducidad. La situación, explica, está comenzando a volver a la normalidad en algunos países, como Egipto o Turquía, a los que iban por costumbre un buen número de turistas que, ante la situación de incertidumbre política y social, han acabado recalando en destinos menos problemáticos, comoEspaña. «Todavía no lo vamos a notar mucho», dice Betoret, «pero para el verano de 2020 es muy probable que los números empiecen a bajar».

El presidente de los hosteleros granadinos también insistió en la amenaza estructural para el sector que supone el negocio del alojamiento turístico, al que achaca parte de la culpa de que los precios asociados al sector hotelero no se estén adaptando a una situación de casi un lustro de bonanza total. Reconoce que «están aquí para quedarse», pero demanda una mejor regulación de esta actividad, «que no está considerada como económica aunque en realidad se trata de empresarios o autónomos», que provenga además del Gobierno central y no del arbitrio particular de cada comunidad autónoma.

De cara al futuro, Betoret se preocupa menos de la cantidad de gente que venga a la provincia y más de la calidad. Por eso, explica, desde la federación están trabajando con el aeropuerto de Chauchina y el Palacio de Congresos para potenciar lo que ellos consideran un turismo «de mayor poder adquisitivo y número de pernoctaciones». Los datos avalan la necesidad de hacer algo en este sentido. A pesar de las subidas que rondan el 5% en el número de viajeros, la estancia media, según el INE, se mantiene invariable e incluso baja un poco tanto en la capital como en el conjunto de la provincia. En la actualidad, en ninguno de los dos casos llega a los dos días.

El presidente de los hosteleros granadinos asegura que la situación, a pesar de los buenos datos, exige «autocrítica» porque existen «amenazas estructurales para el sector» en la provincia. El objetivo, aseguró, es «conseguir que el precio medio de la plaza ascienda» para poder obtener mayor rendimiento de una actividad que ahora mismo es el primer motor económico de Granada, aunque nadie tiene del todo claro durante cuánto tiempo más lo seguirá siendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos