La hemorragia de la migración se frenó en 2016

La hemorragia de la migración se frenó en 2016

Durante el primer semestre del año volvieron a llegar a Granada más personas de las que se fueron por primera vez desde 2012

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

Desde 2012, fueron más de tres los años consecutivos en los que por la herida abierta de la crisis económica se marchaba de Granada la gente a marchas forzadas. Unos, sobre todo los más jóvenes y los mejor preparados, a la búsqueda de prados más verdes, ambientes más propicios, lugares donde cupiese la esperanza. Otros, que habían llegado a la provincia en idéntica situación a la de quienes ahora se iban y que tenían que escoger entre Guatemala y Guatepeor, y al menos habían nacido en Guatemala. Casi cuatro años después, parece que estas aguas vuelven comienzan también a volver a su cauce. Según los datos más recientes publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), relativos al primer semestre de 2016, a Granada llegaron 493 personas más de la que se fueron. El crecimiento es aún muy débil y faltan por conocerse los datos definitivos del año concreto, pero si la tendencia siguiese así, el número de personas que llegaron a la provincia habría subido un 8,7% respecto a 2015, mientras que el de emigrantes se haría reducido de forma importante, un 26% en un solo año.

Éxodo joven hacia Europa

De todos los territorios analizados por el INE, el único que sigue mostrando saldo migratorio negativo en Granada es la Unión Europea. Es decir, que todavía en los primeros seis meses de 2016 hubo más personas que abandonaron la provincia para dirigirse a países europeos que las que llegaron desde alguno de ellos a vivir aquí.

Este fenómeno fue un año más especialmente importante entre los más jóvenes, que siguieron migrando a países como Reino Unido, Alemania o Francia a pesar de los síntomas de mejoría económica. En concreto, 1.787 granadinos dejaron la provincia para ir a uno de estos países. Más de la mitad de ellos (el 51,7%) tienen entre 20 y 39 años. En contraste, el siguiente grupo generacional, de entre 40 y 64 años, lo compusieron 487 personas, el 27,25% del total.

De los 1.787 empadronados en la provincia que se marcharon al extranjero, 977 (el 54,6%) lo hicieron a algún país de la Unión Europea. El segundo destino más popular para quienes emigraron fue África, con el 20,6% del total de procesos migratorios, lo que indica que el flujo con el continente africano es todavía de dos vías abiertas. Un número importante de personas (558, algo más de una de cada tres que lo hicieron) siguió llegando a Granada desde tierras africanas, sobre todo a través de la Costa. Sin embargo, también fueron muchos los que tomaron el camino de vuelta (369).

Situación parecida se vivió con la América del Sur, a la que durante los primeros seis meses de 2016 emigraron 247 personas, mientras que llegaron 445, un 80% más.

La situación vivida en Granada con los saldos migratorios tuvo su eco en otras provincias de Andalucía, donde el signo positivo fue mayoritario. Destacó especialmente la malagueña, a la que llegaron 4.929 personas más de las que se fueron.