La construcción recupera en Granada los niveles de empleo anteriores a la crisis

Oficina del SAE en la calle SOS del Rey Católico de Granada./F. R.
Oficina del SAE en la calle SOS del Rey Católico de Granada. / F. R.

La Semana Santa apenas consigue que el paro descienda en 365 personas en marzo

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

9.667 granadinos, uno de cada diez inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) el pasado mes de marzo, provenían del sector de la construcción. El número está muy cerca de igualar el del mismo mes del año 2008, justo antes de que estallara de forma definitiva una crisis económica que no termina nunca de acabarse. En aquel marzo de 2008, fueron 9.097 los parados en el ladrillo. El incremento en diez años es del 6,27%, el menor de todos los sectores que desglosa el SEPE. Y eso que el paro aumentó en conjunto un 73% desde entonces.

De hecho, son los dos sectores considerados peores para el empleo en la provincia, la construcción y la industria, los que más cerca están de recuperar los niveles precrisis, mientras que, al menos en términos porcentuales, la agricultura y los servicios se han llevado la peor parte en esta década.

La explicación a este fenómeno hay que buscarla en dos factores distintos. El primero de ellos es la recuperación paulatina de la actividad en la construcción, con nuevas promociones de viviendas comenzando trabajos aquí y allá, y una reactivación de la obra pública después de años de práctica muerte clínica. El segundo tiene que ver con el sector en el que se identifica el trabajador al inscribirse en una oficina del SEPE. La expulsión de un gran número de empleos en la construcción y la duración de la crisis ha provocado que haya mucha menos mano de obra disponible en el sector, algo de lo que incluso algunos constructores y promotores han empezado a quejarse ya con la vuelta a la actividad. Así, muchas personas que antes de la crisis se hubieran apuntado al paro como trabajadores de la construcción hoy lo hacen en el sector terciario, lo que permite que la construcción recupere niveles de desempleo precrisis a pesar del diferencial en lo demás. En marzo de 2018, dos de cada tres granadinos (el 64%) inscrito en el SEPE lo estaba en los servicios.

El mejor marzo para el empleo desde 2009

Con 86.366 parados al cierre del pasado mes, la provincia cerró el mejor mes de marzo para el empleo desde 2009, una comparativa que ya se está volviendo habitual con el progresivo asentamiento de la mejoría en la situación económica. La brecha con los niveles precrisis, sin embargo, continúa abierta y no parece fácil de cerrar; a este ritmo se podrán pasar años haciendo la misma comparación. El paro registrado en marzo de 2018 sigue siendo un 73% superior a la del mismo momento de 2008. Si la creación de empleo continuase al ritmo del pasado año, harían falta otros quince para recuperar los niveles anteriores a la crisis.

De hecho, la Semana Santa apenas consiguió reducir en 356 personas el paro registrado en la provincia con respecto a febrero. Y ello a pesar de ser de forma tradicional el momento del año en el que más turismo recibe Granada. Además, también se firmaron 1.987 contratos menos que el mes anterior. La lectura en este caso es también ambivalente: por un lado, el sector servicios continúa dando muestras de agotamiento en su crecimiento a pesar de alcanzar datos turísticos de récord; por el otro, es probable que ante la paulatina mejora de la situación económica una parte de los contratos que se realizaron para la campaña de Navidad no se destruyeran justo después, sino que se hayan mantenido a la espera de la Semana Santa. Habrá que ver que pasa en los próximos meses, en los que suele producirse un pequeño 'valle' en el empleo a la espera del inicio oficial de la temporada de verano.

En lo que respecta a la distribución del desempleo por sexos, más de la mitad de los desempleados (el 54%) fueron mujeres. Sólo seis de cada cien contratos nuevos que se firmaron en marzo fueron indefinidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos