'El último paseo' desafía a la lluvia

Francisco Vigueras muestra la imagen histórica de La Colonia de Víznar./Z. S.
Francisco Vigueras muestra la imagen histórica de La Colonia de Víznar. / Z. S.

Los colectivos de memoria histórica piden abrir la fosa del barranco de Víznar para recuperar a las víctimas del franquismo | Un centenar de personas recorrieron el trayecto postrero de Federico García Lorca

ZORAIDA SALDAÑAVíznar

En la tarde de ayer un centenar de personas recorrían a pie el 'último camino' de Lorca, a pesar de la tormenta que acechaba el municipio granadino de Víznar. Desde La Colonia, antigua cárcel durante la Guerra Civil española, hasta Fuente Grande, donde se sitúa el monolito en memoria de las víctimas de la represión franquista, y donde se encuentra «probablemente la fosa más grande de Andalucía y de España», según señaló el periodista Francisco Vigueras, representante de la asociación Verdad, Justicia y Reparación.

Fue allí mismo, en la fosa común granadina, donde Javier Cuesta y su 'acordeón republicano', interpretaron 'La internacional', y el himno de Andalucía, en honor a Lorca y a todos «los republicanos que lucharon en la guerra».

Según explicaba el periodista, hace unos años hicieron una cata en busca de restos, pero «no hay voluntad política, y los cuerpos siguen en la fosa». Para las asociaciones de memoria histórica, este homenaje «es muy importante», y para Vigueras significó mucho que «a pesar de la lluvia, haya tantas personas». También afirmó hay 50.000 desaparecidos andaluces de la Guerra Civil, pero desde la Junta «dicen que van a hacer, anuncian que van a realizar, y resulta que hay una burocracia lentísima que impide que se avance en la prometida señalética del último trayecto de Lorca y la creación de un Centro de Interpretación en la propia colonia de Víznar».

Añadió que «corremos el riesgo de que muy pronto esta fosa sea considerada como restos arqueológicos, y a partir de ese momento, las personas enterradas aquí dejen de verse como víctimas», por lo que desde la asociación Verdad, Justicia y Reparación, piden que «las fosas sean abiertas e investigadas como crímenes del franquismo, bajo presencia judicial». El memorialista quiso también destacar la labor de Juan Loxa, poeta que impulsó el Museo Casa Natal de Federico García Lorca en Fuente Vaqueros y que «estuvo al pie del cañón reivindicando la memoria histórica en una época muy difícil».

Fue este también un acto divulgativo, donde se recordaron puntos clave de este último viaje, como La Colonia, mostrada a los asistentes, señalando que ese patrimonio «se ha perdido, y las instituciones siguen dando largas para reivindicar tanto La Colonia como el 'último paseo'; la casa donde el escritor Agustín Penón se alojaba para realizar sus investigaciones sobre Lorca; y el barranco de Víznar, donde se encuentra el monolito, la fosa común, y las placas que recuerdan a las víctimas identificadas.

Además, Vigueras explicó que la fosa es un antiguo pozo seco, que supuso «el lugar idóneo para enterrar a los fusilados sin necesidad de cavar fosas». «Porque matar es fácil», tronaba, «pero aquí lo era más, les daban un tiro en la nuca y los cuerpos se desplomaban solos dentro del pozo». También contó que después «les rociaban con cal viva antes de que llegara la siguiente remesa».

Un homenaje emotivo

Además, anunció que la madrugada del próximo sábado 18 de agosto, «Curro Albayzín y los gitanos del Sacromonte, homenajearán a Lorca, y a todas las víctimas, cantando y bailando flamenco». Vigueras señaló que este acto «es uno de los homenajes más emotivos», y que además «es colaborativo, así que quien quiera puede participar leyendo un poema, o un comunicado por la paz y la dignidad».

La organización de este acto corre a cargo de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación, junto a diversos colectivos memorialistas. «Más de 2.000 personas fueron paseadas por esta carretera hasta que ponían fin a sus vidas, en cualquier cuneta del barranco, en un macabro ritual de muerte», recordaron los presentes.