«La televisión en España no se entendería sin él»

Chicho Ibáñez en una imagen de archivo. / TVE

Actores, políticos, personas del cine y de la televisión lamentan la muerte de Chicho Ibáñez

AGENCIAS

El presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, ha lamentado el fallecimiento este viernes 7 de junio del cineasta y realizador Narciso 'Chicho' Ibáñez Serrador, al que ha calificado de «maestro de cineastas», así como «un artista y un visionario».

En declaraciones a Europa Press, Barroso ha calificado a 'Chicho' como «un artista y un visionario que supo ver la importancia del lenguaje cinematográfico en televisión y viceversa».

«El Goya de Honor que le ha concedido la Academia este año es un reconocimiento a esa visión que, lejos de ahondar en las diferencias entre ambos medios, lo que hizo fue trabajar para encontrar puntos en común», ha añadido Barroso.

Además, ha subrayado que fue «un maestro de cineastas que ahora gozan de un gran prestigio internacional» y ha añadido que «el Goya de Honor fue un reconocimiento en vida a su mérito e influencia en nuestro cine y televisión».

Recuerdos y emoción por el «maestro» Chicho

De la misma forma, dos de los rostros más populares del 'Un dos tres', Miriam Díaz-Aroca y Silvia Marsó, han recordado este viernes muy emocionadas al «jefe», al «maestro» que les enseñó «todo» en la televisión: «Era un genio», han coincidido.

El director de cine y televisión español de programas como 'Un dos tres, responda otra vez' o 'Historias para no dormir', ha fallecido hoy en Madrid a los 83 años de edad.

Díaz-Aroca, que presentó el concurso entre 1991 y 1993 junto a Jordi Estadella, ha explicado que el fallecimiento ha sido «muy rápido e inesperado» porque le ingresaron y en 24 horas se produjo el óbito.

«He tenido la suerte de estar con él en las últimas horas, de abrazarle y besarle. Estaba tan relajado y sereno...», ha dicho la actriz, muy agradecida por haber tenido la suerte de formar parte de su equipo.

«Fue un maestro de cineastas, un artista y visionario»

Ibáñez Serrador, ha dicho, tenía «una clarividencia más allá de lo normal, una capacidad de creatividad infinita y un detector para lo que le gustaba a la gente. Es lo que tienen los genios».

Silvia Marsó, que está en la actualidad en Barcelona trabajando en el Teatro Nacional, ha lamentado no haberse podido despedir de él: «sabía que estaba muy malito pero pasa esto y no te lo puedes creer».

«Supo ver en cada uno de nosotros algo y no solo en las azafatas sino en las artistas, porque él descubrió a Silvia Abascal o a Nina, gente que prácticamente no había empezado», ha rememorado Marsó, que trabajó en el «Un dos tres» como «azafata» en 1983 y en 1985.

Coincide con Díaz-Aroca en que «el jefe», como le llamaban, era de una gran lucidez o clarividencia: «entendía mucho de teatro, de televisión y de espectáculo musical. Era una persona muy entendida, muy amante del mundo del espectáculo».

«Que te dieran la oportunidad de trabajar en un programa así era el trampolín para la popularidad total porque en aquella época -ha recordado Marsó- solo había dos cadenas de televisión y todo el mundo hablaba al día siguiente de lo mismo».

«Gracias y hasta siempre»

Por su parte, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, también ha querido despedirse del cineasta y realizador Chicho Ibáñez Serrador, y ha destacado que sin él «la televisión en España no se entendería».

«La televisión en España no se entendería sin Chicho Ibáñez Serrador», asegura Sánchez en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, en el que se despide del cineasta con un «gracias y hasta siempre».

Además, recuerda que sus programas «entretuvieron a generaciones y son hoy referencia para la profesión» y añade que «hace unos meses», el cineasta «recibía el Goya de Honor por su contribución al cine de terror y fantástico».