Salvados por la campana

Esos soniquetes, aún hoy, nos transportan a un momento tan feliz, tan inocente, tan auténtico, que es difícil no pararse un momento a escucharlas

Salvados por la campana
José E. Cabrero
JOSÉ E. CABREROGranada

Compartimos un recuerdo idéntico: una televisión en el salón, una luz por la ventana muy específica y una programación que nos definía como generación. 'Salvados por la campana', 'Las gemelas de Sweet Valley', 'Blossom', 'Los problemas crecen', 'Padres forzosos', 'Cosas de casa', 'El príncipe de Bel Air'... Una ristra que, creo, termina con 'Friends'. La época de los 'openings', de las canciones introductorias que nos conectaban a unos y otros, como si fuera una red social, a la misma hora, en el mismo lugar. Esos soniquetes, aún hoy, nos transportan a un momento tan feliz, tan inocente, tan auténtico, que es difícil no pararse un momento a escucharlas.

Aquel hechizo fue tan poderoso y eterno que, los productores -los muy cabrones- se aprovechan. Parece que pasen las reuniones de financiación buscando la pregunta que pueda dar más dinero: ¿Qué habrá pasado con las niñas de Padres Forzosos 30 años después? ¿Qué será de Steve Urkell ahora? ¿Y si volviera Will Smith a Bel Air? Imagino que, las que de verdad pudieran ser buena idea, valen demasiada pasta. Así que se tiran de cabeza a por las que, a priori, exigen muy poco presupuesto. Es el caso de 'Madres Forzosas' y, me temo, que será el caso de 'Punky Brewster'.

Punky era una niña con coletas que vestía colores imposibles. La habían abandonado. Henry, interpretado por el legendario George Gaynes (fallecido hace tres años), un anciano fotógrafo, se hacía cargo de ella. Y juntos vivían aventuras locas muy de los ochenta. Era ese tipo de serie que dejaba embobado a tu hermano pequeño y que, de paso, a regañadientes, terminaba entreteniéndonos a todos.

La serie tendrá una secuela protagonizada por la misma Soleil Moon Frye que, ahora madre soltera de tres niños, «tendrá que poner orden en su vida tras conocer a una joven que le recuerda a ella». Treinta años después, Punky vuelve. Y eso nos pone un pie más cerca de regresar al instituto de Bayside, con Zack Morris y el resto de la banda... Cómo picamos. Qué cabrones son.

Temas

El Eje