Bandersnatch, ¿quién juega con quién?

Más allá de la última decisión, el capítulo interactivo de Black Mirror continúa en tu cabeza aunque no quieras; aunque no te haya gustado

Bandersnatch, ¿quién juega con quién?
José E. Cabrero
JOSÉ E. CABREROGranada

La última decisión que el espectador debe tomar en 'Bandersnatch' sucede cuando la pantalla se apaga; cuando las luces se han ido; cuando, pasado un tiempo prudencial, se topa con la pregunta de bruces: ¿Te ha gustado el capítulo interactivo de Black Mirror? Dos opciones brotan de la nada: 'sí' y 'no'. Dos opciones que abren un enorme mundo de posibilidades: «Es alucinante», «muy original», «es el peor episodio de Black Mirror», «me dejó indiferente...»

En esa telaraña de conversaciones posibles, dos se repiten con mayor frecuencia. La primera intenta establecer un paralelismo entre el episodio interactivo de Black Mirror y un videojuego. Los hay que consideran que 'Bandersnatch' es lo más parecido a jugar a un videojuego en formato televisivo y, por contra, lo que creen que para ver el episodio mejor juegan un rato a un videojuego. La segunda conversación más repetida trata sobre la historia en sí; sobre, concretamente, un guión poco ambicioso para lo que nos tiene acostumbrado la serie de Charlie Brooker.

Ambos hilos son pertinentes pero, en mi opinión, no son el desenlace de '5 estrellas' a la pregunta que debemos hacer frente: ¿Te ha gustado Bandersnatch? Sí, es inevitable hablar de videojuegos, pero no creo que el objetivo final de Brooker fuera, simplemente, 'imitar' a una aventura gráfica. De hecho, no tengo ninguna duda: si quieres una inmersión narrativa hay muchas mejores opciones en el mundo de los videojuegos. El guión, despiezado en función de las opciones, tampoco es la clave. La clave, creo, está en eso que se enseña con insistencia en las facultades de comunicación: el medio es el mensaje.

El capítulo interpela al espectador y, mediante sus decisiones, escribe un guión que no se ve en ninguna pantalla. Y es una historia tan potente que incluso los que responden 'no' a la pregunta final -¿te ha gustado?- siguen dándole vueltas en su estómago, entre los Frosties y los SugarPops. Bandersnatch ha jugado con nosotros y no al contrario. Y eso es un prodigio narrativo que merece una ovación.

Más artículos de El Eje | TV

Temas

El Eje
 

Fotos

Vídeos