Recuerdos de cine en las noches de verano

'Noches de cine' en la Huerta de San Vicente./ALFREDO AGUILAR
'Noches de cine' en la Huerta de San Vicente. / ALFREDO AGUILAR

Plazas y jardines se convierten en las nuevas salas de cine nocturno en toda la provincia de Granada

MARINA NAVASGRANADA

Series y películas de estreno de las plataformas digitales se cuelan en los hogares granadinos todas las noches ofreciendo ocio cómodo y casi personalizado. Mientras, Granada recuerda con cariño las noches de verano en las que las familias y amigos se reunían al frescor de plazas y jardines para ver las películas de la gran pantalla. «El cine de verano era un punto de respiro en la ciudad porque no todo el mundo estaba dispuesto a pasar el calvario que suponía ir a la playa», explica el pintor.

Tobías Flores vivía en el barrio de San Lázaro cuando el Camino de Ronda todavía pertenecía a la Vega de Granada y recuerda con cariño el cine de la Plaza de Toros.

«Sobrecogía ir a un lugar así cuando eras niño; entrar al ruedo cuando tenías 6 o 7 años y quedarte allí viendo una película era una sensación impresionante». En él recuerda ver películas de Tarzán o de gladiadores: «ponían películas de serie B bastante malas, pero era muy divertido porque te encontrabas con todos los vecinos de tu barrio en un sitio diferente». Años más tarde, en los ochenta, el pintor agradece a los cines de verano la oportunidad de descubrir un cine diferente, «en esa década me subía al Albaicín para ver películas de cine alternativo y de calidad, las cuales han sido la base de mis conocimientos de cine en la actualidad», explica el pintor.

Desde películas con bajo presupuesto a estrenos del año, los cines de verano mostraban en sus carteleras filmes de todo tipo. «En el cine de verano he visto películas como la de 'Gladiator' o 'Los Minions'», explica Carlos Fernández, granadino también asiduo a estos cines. «Esperábamos durante todo el curso a que llegara el verano y en el verano sólo íbamos al cine», recuerda Carlos. Un evento social donde «el único problema eran los mosquitos», explica el joven, o «las colas interminables» como recuerda Tobías Flores, profesor y pintor. Un lugar donde la comida daba el toque especial, «el mejor cine era el del Vergeles, por las hamburguesas y bocadillos que ponían», explica Alfredo Montesinos.

Pero esta tradición nunca ha abandonado Granada. Los miércoles es el 'día del espectador' durante todo el año y también lo es en el cine de verano. La Huerta de San Vicente y la Fundación Caja Granada abren sus puertas a partir de las 22.00h de manera gratuita a todos aquellos amantes del cine que quieran retomar unas de las tradiciones más veraniegas. Desde hace nueve años la fundación Caja Granada crea su propio cine de verano entre los meses de julio y agosto. En los ciclos se proyectan «estrenos del año para que la gente pueda verlos de manera gratuita», informan desde la Fundación. 'Ha nacido una estrella' o 'First man' son algunos de los largometrajes que todavía pueden disfrutarse este verano.

Entre los jardines de la residencia de Lorca el ciclo 'Noches de cine' ofrece una propuesta de carácter familiar y tradicional del Ayuntamiento y Gegsa que pretende «recuperar los cines de verano del siglo pasado», indica Eva Marín, concejala de Participación Ciudadana y Patrimonio. Desde julio hasta septiembre se proyectarán ocho películas que «todos hemos visto, pero que no nos cansamos de ver», explica, como 'La gata sobre el tejado de zinc'. o 'Anonymuous'.

El barrio granadino del Sacromonte montan su propia sala de gran pantalla con vistas al monumento granadino por excelencia. Jardines, agua y tradición andalusí invitan a los espectadores a entrar el Museo Cuevas del Sacromonte de una manera diferente.

El museo celebra la décimo séptima edición de su 'Cine al fresquito' todos los martes y jueves de julio y agosto a las 22.00h. «Ante un vacío en el cine comercial desde el museo se pone en marcha un cine internacional no muy cercano al público granadino con películas no comerciales y algunos estrenos», explica la Organización del Museo. Por 4 euros se puede disfrutar de largometrajes como 'Un día más con vida', de Raúl de la Fuente y Damian Nenow.

El cine de verano sigue presente en la ciudad y en los alrededores, como demuestra el municipio de Armilla. El parque Virgilio Castilla Carmona del municipio de Armilla recibe a decenas de familias durante las noches de verano de julio y agosto.

Carlos Álvarez, desde la concejalía de Cultura de Armilla explica que el cine de verano de la localidad granadina nació para «dar un momento familiar y de disfrute, como si fueran unas pequeñas vacaciones a todos aquellos que se quedan en Granada este verano».

De manera gratuita se pueden disfrutar a las 22.00 horas de «obras familiares e infantiles de calidad que todo el mundo conoce», explica Carlos Álvarez, como 'Isla de Perros' u 'Hotel Transilvania 3'. Una experiencia para toda la familia que sirve para «escapar con el fresquito a echar un buen rato».

Salas de cine abiertas con un fin común: ofrecer una alternativa cultural y de ocio para los habitantes de Granada que necesiten escapar de las altas temperaturas de la ciudad, ya sea en busca de un recuerdo del pasado o de nuevos planes. Cines de verano que nunca se han ido y que ofrecen la oportunidad a aquellos que quieren disfrutar de la misma manera que lo hacían Alfredo, Carlos o Tobías.

Temas

Cine