«Mi prioridad a la hora de bailar es ser sincero conmigo y con el público»

El bailaor Andrés Peña. /PROMOCIONAL
El bailaor Andrés Peña. / PROMOCIONAL

Entrevista a Andrés Peña, bailaor flamenco | Vuelve a Los Veranos del Corral, donde «ha tenido noches inolvidables», y agradece su paso por la compañía de la granadina Eva 'La Yerbabuena'

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOSGRANADA

La tercera velada de Los Veranos del Corral está protagonizada por el jerezano Andrés Peña, un bailaor de raza y arrebato que va con su verdad por delante. Después de pasar por las compañías de Manuel Morao, La Chunga, Carmen Cortés o la granadina Eva Yerbabuena, este profesor, coreógrafo y bailaor emprende en 2004 una carrera en solitario con obras como 'Peña', 'A fuego lento', junto a su mujer, la también bailaora Pilar Ogalla, presentada en la Bienal de Flamenco de Sevilla de 2007 u 'Órdago a la grande', galardonado con el Premio del Público del Festival de Jerez 2014. En su cita granadina de esta noche bailará si argumento, cuatro piezas salidas del corazón. Estará acompañado de Miguel Soto Peña al cante y Rafael Rodríguez a la guitarra.

-En su casa se respira flamenco. Su mujer, Pilar Ogalla, también es bailaora. ¿Se desconecta del oficio o es como llevarse el trabajo a casa?

-Cuando estamos en el proceso de montaje de un espectáculo, tenemos los cinco sentidos puestos en la creación, los ensayos, el vestuario y todo lo que conlleva un estreno. En este caso no desconectamos, ni ella, ni yo. Aunque haya diferencia de opinión en el proceso, nos beneficia tanto personal como profesionalmente. Por la riqueza que nos aporta y por el resultado de nuestro esfuerzo.

-No es la primera vez que participa en Los Veranos del Corral. ¿Qué le supone este encuentro?

-Los Veranos del Corral están grabados en mi memoria y en mi corazón. He pasado y sentido noches muy bonitas e inolvidables. Volver a su programación me ilusiona por llevar mi baile al corazón de Granada, y respeto por la exigencia que conlleva un público como el granaíno. Podría decir que Los Veranos del Corral forman parte de mí.

Un regalo

-Aunque no es la única relación que tiene con el flamenco de Granada. ¿Cómo fue su pertenencia a la compañía de Eva Yerbabuena?

-Formar parte de la compañía de Eva Yerbabuena ha sido un auténtico regalo de la vida. Aportó a mi baile y a mi persona valores que concibo como imprescindibles para un artista, tanto dentro como fuera de un escenario. Me siento afortunado y agradecido por ello.

-¿Este año presenta una obra determinada o trae piezas sueltas?

-Este año he decidido hacer cuatro palos sin relación entre ellos. Cuatro bailes que reflejan claramente mi estilo y que su motor es el corazón. Flamenco sincero y directo.

-Viene tan sólo con un guitarrista y un cantaor. ¿Para bailar no hace falta más?

-Creo que si los tres artistas, cante, toque y baile, caminan hacia el mismo sitio y hablan el mismo lenguaje, no hace falta más. Es más exigente para cada uno, pero es muy bonito sentir esa complicidad y entendimiento de los tres. Y si el duende se pasea por allí, será una noche inolvidable.

-¿Su baile se puede considerar jerezano? ¿Qué tiene de característico?

-Sí, considero que mi baile tiene el sello jerezano. No sabría decirte que tiene de característico mi baile. Puedo decir que mi prioridad es ser sincero conmigo y con el público, y sentir lo que ocurre en el escenario para disfrutarlo y que disfruten conmigo.

 

Fotos

Vídeos