Un paseo por la Granada de Federico

'Desde el centro' es la primera exposición producida por el Centro Lorca desde la llegada del legado, una muestra que habla de la relación del escritor con la ciudad, su paisaje y sus gentes

Un visitante en la exposición inaugurada este jueves./RAMÓN L. PÉREZ
Un visitante en la exposición inaugurada este jueves. / RAMÓN L. PÉREZ
Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZGRANADA

La de Federico con Granada es la historia de muchas idas y muchos regresos, un ir y venir constante que se dio en lo vital y en lo literario como demuestra la primera exposición producida por el Centro Lorca desde la llegada del legado hace unos meses. 'Desde el centro. Federico García Lorca y Granada' es una muestra que habla de la relación del escritor con la ciudad, su paisaje y sus gentes.

'Desde el centro' reúne 81 piezas documentales y 24 referencias en pared en las que, de manera cronológica, se contempla una cierta tensión del autor con una ciudad que está en la raíz de gran parte de su obra pero de la que necesitaba, como asegura su sobrina Laura García Lorca, responsable de la exposición, «irse para completarse como artista».

La selección, que tiene a Francisco Javier Álvarez y Rocío Liñán como responsables de documentación, abarca aspectos de enorme interés para el lector como son la infancia y adolescencia del artista, épocas vitales en su conformación como creador.

A través de fotografías familiares o retratos como el de 1904 en el que aparece, con sombrero de paja, junto a sus compañeros de clase y su maestro, Antonio Rodríguez Espinosa, y documentos de sus primeros viajes por el interior de España se adentra en el universo que posteriormente reaparecería, en ocasiones de una manera más concretas y en otras más abstractas, en obras como el 'Romancero gitano', 'La casa de Bernarda Alba' o 'Yerma'.

La exposición sirve para ver la relación del artista con otros creadores, figuras que en su mayoría también están vinculadas a la capital nazarí y que permiten seguir los pasos de Federico por aquella Granada. Uno de ellos es Manuel Ángeles Ortiz. El pintor fue amigo del poeta y compartió con él conversaciones en la tertulia del Rinconcillo, una cercanía que se tradujo en acuarelas y retratos como los que se pueden ver en 'Desde el centro'. Entre otros se exponen cuadros como el que hizo de José Fernández-Montesinos, concuñado del poeta y miembro también de la Tertulia del Rinconcillo como ambos, o el famoso retrato que realizara de Lorca a finales de septiembre de 1924.

Otra figura vinculada al escritor fue Ismael González de la Serna. El accitano compartió también tertulia en el Rinconcillo y fue responsable de la portada del primero de los libros de Lorca, 'Impresiones y paisajes', cuya primera edición se muestra en la exposición. Del pintor se muestra un dibujo a ceras, 'Calle (Nocturno)', fechado entre 1918 y 1921.

MÁS INFORMACIÓN

Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez o Salvador Dalí también tienen protagonismo en la exposición. La huella del compositor se percibe en piezas como la fotografía dedicada que se expone o las fotografías y documentos relacionados con el Concurso del Cante Jondo en el que tanto el gaditano como el granadino fueron figuras determinantes. Del autor de 'Platero y yo' se muestran varias fotografías de su visita a Granada y poemas firmados. Un telegrama es, quizás, la pieza más curiosa que se exhibe y que recupere la relación del catalán y Federico.

Manuscritos

Pero es a la mirada del García Lorca creador a la que se asoma 'Desde el centro' una y otra vez. Borradores, manuscritos, primeras ediciones, dibujos y partituras revelan a un artista de amplio espectro, que crea desde Granada, desde lo local, pero con una vocación universal. Entre otras piezas, se pueden ver dibujos como el fastuoso 'Cabeza con pluma de marabú', hecho en 1928 en el dorso de una hoja de la conferencia 'Canciones de cuna españolas'; el manuscrito de 'Alba', de Poema del cante jondo, fechado en 1921; el manuscrito de la estampa primera de 'Mariana Pineda', que data de enero de 1925; o ejemplares de los dos números de Gallo y de su réplica paródica, Pavo.

Pero es en 'Paraíso cerrado para muchos', el borrador de la conferencia que Lorca dedicó a Granada a través de la referencia del mítico libro de Pedro Soto de Rojas y que se expone en 'Desde el centro', donde más explícita está la mirada del autor hacia la ciudad. «Granada, solitaria y pura, se achica, ciñe su alma extraordinaria y no tiene más salida que su alto puesto natural de estrellas. Por eso, porque no tiene sed de aventuras, se dobla sobre sí misma y usa del diminutivo para recoger su imaginación«, dijo Federico de la capital nazarí.

A aquella ciudad quiso volver pero también trató de marcharse en muchas ocasiones. «Siempre supo que tenía talento y se enfrentó con su padre en dos momentos, después del fracaso de 'El maleficio de la mariposa' y posteriormente, porque le dijeron que volviera y él estaba convencido de que tenía que seguir su camino...», recuerda Laura García Lorca. Esa necesidad de irse está en su obra y su vida personal, pero también de volver y no separarse de ella en lo que escribe... «Nunca se separó de sus fuentes, que eran Granada«, asegura la responsable de la exposición y así se revela, en una visión poliédrica, en este 'Desde el centro' con el que debuta en la producción desde la llegada del legado el Centro Lorca.

Fotos

Vídeos