Nace una cría de perezoso en el BioDomo del Parque de las Ciencias de Granada

Nace una cría de perezoso en el BioDomo del Parque de las Ciencias de Granada

Esta especie nace con sus dos uñas características ya formadas, e incluso con dientes, aunque más romos que los que tiene en su fase adulta

EFE

Una hembra de perezoso del BioDomo, uno de los atractivos del Parque de las Ciencias, ha dado a luz a una cría, un ejemplar de «perezoso de dos dedos» característico de las selvas amazónicas que se suma a las crías de otras nueve especies que nacieron en este espacio en los últimos meses. El Parque, el museo de ciencias más visitado de Andalucía, ha informado en un comunicado del nacimiento de este perezoso de dos dedos, fruto de la pareja que habita en el BioDomo desde su apertura en julio de 2016.

La conservación de especies representa uno de los pilares que sostienen el proyecto del BioDomo, y este espacio del museo continua afianzándose como un lugar con las condiciones apropiadas de calidad y bienestar animal que propician la reproducción de sus habitantes.

Tras cerca de diez meses de gestación, la hembra de perezoso ha dado a luz a cría, con cerca de 400 gramos de peso y que se encuentra en perfecto estado de salud. Esta especie nace con sus dos uñas características ya formadas, e incluso con dientes, aunque más romos que los que tiene en su fase adulta.

El nuevo ejemplar se encuentra en la zona de cuarentena, y aún no se ha determinado el sexo ya que las crías de esta especie permanecen aferradas a la madre durante los primeros meses de vida.

Su alimentación se alterna entre la leche materna y la introducción de los mismos alimentos que toma la madre y aunque todavía no están visibles para los visitantes, se espera que la cría pueda pasar a su hábitat en cuanto esté garantizada su capacidad para desplazarse y alimentarse por sí misma.

El perezoso de dos dedos es una especie arbórea, que se ha adaptado muy bien a la remodelación del hábitat de la selva amazónica realizada recientemente en el BioDomo. Se alimenta de hojas y frutas, y cuenta con extremidades que terminan en dos dedos con garras curvas que le sirven para trepar y permanecer colgado, es de hábitos nocturnos y duerme hasta quince horas al día.

Este nacimiento representa un buen indicador de la madurez del BioDomo para garantizar que las especies que alberga se encuentran en condiciones óptimas de bienestar y reproducción. Durante el pasado año, este espacio ha acogido el nacimiento de ejemplares de nueve especies diferentes, algunas de ellas en situación grave de conservación como el galápago asiático moteado, el ajolote mexicano o el cardenal de Banggai, y en este 2019 se suman los nacimientos de mamíferos como el muntjac y el armadillo. EFE