Orishas se vuelve 'Gourmet'

Los integrantes de Orishas Hiram Riverí Medina 'El Ruso' (c), Yotuel Romero (i) y Roldán González Rivero. /Eduardo Oyana (Efe)
Los integrantes de Orishas Hiram Riverí Medina 'El Ruso' (c), Yotuel Romero (i) y Roldán González Rivero. / Eduardo Oyana (Efe)

El grupo de rap cubano recupera su música callejera diez años después con su nuevo disco

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Tras diez años sin disco nuevo, Orishas vuelve a abrir la boca, y no sólo para cantar: también para comer. Elaborado «con calidad y con tiempo de preparación», 'Gourmet' se llama el nuevo álbum de la banda cubana de rap, recuperada de una ruptura que se prolongó siete años. Yotuel Romero, Roldán González y Ruzzo Medina se sentían como un matrimonio de toda la vida «que después de una separación intenta salir adelante solo, pero es imposible». Una llamada de teléfono desbloqueó la situación y Orishas quiere volver a triunfar como lo hizo hace 20 años con esa mezcla «fifty-fifty», cuenta Romero, de «música tradicional cubana y ritmos urbanos».

     «Orishas fue una locura. Logramos algo que era muy difícil, triunfar en España y en toda Europa. Era increíble dar un concierto en Turquía o Alemania y ver a 15.000 tíos cantando en español nuestras canciones», recuerda Romero. Los miembros de Orishas se sienten los pioneros del estilo callejero que se ha convertido en la corriente dominante de la música actual convertido en reguetón. «No tenemos problema con el ritmo del reguetón, lo que falla es la letra», afirma el cantante.

     Otra característica de Orishas es la crítica política y social de sus canciones, de la que hay varias muestras en 'Gourmet', una muestra de valentía en un grupo cuyo país de origen es una dictadura comunista. «Cuando empezamos, teníamos que cantar de lo que conocíamos, de Cuba, de la familia, de los amigos, del barrio. Eso no nos lo puede prohibir nadie, pero teníamos que tener mucho cuidado», explica Roldán González.

     Siempre bajo el escrutinio del Gobierno cubano y con problemas de censura en los medios de comunicación locales, Orishas pudo volver a hacer una gira de masas por su país el año pasado. «En Cuba sigue habiendo tabús, y más si eres un artista que vive en el extranjero. Hay temor a lo que podamos decir», agrega González.

Fotos

Vídeos