Lori Meyers: De aquí a la eternidad

Los granadinos se conceden un multitudinario homenaje para celebrar sus 20 años de carrera en el WiZink Center de Madrid

Un momento del concierto. /M. V. C.
Un momento del concierto. / M. V. C.
Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAEnviada especial a Madrid

Veinte años después, los fans de Lori Meyers siguen sintiendo mariposas al ritmo de sus canciones y las luciérnagas continúan revoloteando a su alrededor. El WiZink Center explotó anoche cuando la banda lojeña saltó al escenario para hacer un repaso de sus dos décadas en la música. Un año había pasado desde que el grupo anunció que iba a terminar el 2018 celebrando por todo lo alto este aniversario y la cita no defraudó. Más de 12.000 gargantas vibraron desde el primer acorde hasta el último. Dos horas y media de música con mayúsculas que demostraron que los lojeños han andado mucho y han llegado muy lejos.

La banda sobre todo cantó. Hubo guiños, sí, pero hubo mucha música. Noni tuvo claro que «todo esto es culpa de la gente» y la gente, todos los que decidieron pasar el último sábado del año bailando como los Lori Meyers hacen bailar, respondió.

Los que se subieron ayer al escenario eran los mismos que en 1998 comenzaron a hacer canciones, pero eran también otros. Y está claro que si el mundo cambia es porque tenía que cambiar, y que el mundo de todos los que brincaban con ellos anoche cambió a mejor, porque si algo hace la música es hacerlo todo un poco mejor.

Los lojeños, que eligieron la capital para celebrar que veinte años se pasan en un suspiro, no se olvidaron de que entre las miles de gargantas que gritaban sus canciones, con más o menos afinación (que no todos hemos nacido para cantar y llenar estadios), había muchos que habían llegado desde la Granada donde ellos empezaron. Hicieron un guiño a todos los andaluces y granaínos a ritmo de guitarra y cajón para interpretar en un tono más íntimo, pero no menos intenso, 'Saudade' y 'Rumba en Atmósfera Cero'. Y desde luego que dejaron a muchos sin saber qué hacer y que casi todos se habrían quedado justo allí hasta mil horas después.

No pudo faltar 'Emborracharse' y esta mañana más de uno aún seguía «borracho perdido» de felicidad. Globos, luces, serpentinas, color y emoción. «¿Qué puedo hacer por mejorar mi mundo que es mi realidad?», sí esa es la pregunta, la respuesta es que lo que hicieron anoche en el WiZink Center.

Y si es cierto que todos tenemos cosas que quisiéramos borrar y que sería mejor no haber dicho tantas tonterías, ese 20 cumpleaños de Lori Meyers es de las cosas que se quedan para siempre. Dos décadas después demostraron que tienen más ganas que nunca y que siguen siendo tan jóvenes que parece mentira que les haya dado tiempo a hacer tantas canciones y a poner banda sonora a tantas vidas. En 2019 no van a subirse a los escenarios, sus fans los echarán de menos. Que vuelvan pronto. Mientras tanto seguiremos buscando alguien que nos cante tan de verdad, de aquí a la eternidad.

 

Fotos

Vídeos