Lola Índigo embruja Granada

Galería del concierto de Lola Índigo./RAMÓN L. PÉREZ
Galería del concierto de Lola Índigo. / RAMÓN L. PÉREZ

Durante el primer concierto de la gira, en su ciudad natal, la artista presentó su nuevo single 'Mujer bruja'

CAROLINA PALMAGRANADA

¿Quién iba a ser capaz de augurar el éxito que llegaría a tener la primera eliminada de los 'triunfitos' de la pasada edición? Lola lo tiene todo: la voz, el ritmo, el estilo, el fuego. Ella en sí misma agrupa todos los ingredientes necesarios para formar un cóctel explosivo, capaz de mover a masas a que incluso acampen en mitad de la helada noche granadina por conseguir una entrada para verla en su primer concierto de gira. La larga fila, que rodea el edificio del antiguo cine Aliatar a pocas horas de que comience el espectáculo, se comenzó a formar durante la madrugara anterior, a eso de la una de la mañana, cuando las primeras fans en llegar esperaban para validar su entrada. La espera sin embargo parece hacerse más amena gracias al calor de la emoción que palpita en el ambiente, y el olor a las castañas que se asan en la esquina. Cientos de jóvenes, la mayoría mujeres entre los 16 y 25 años de edad, completan la fila con todo tipo de sudaderas, atuendos y carteles con mensajes dirigidos a la cantante granadina, haciendo que las posibles molestias del retraso y el frío se vean eclipsadas por el entusiasmo de lo que están a punto de vivir. A su alrededor, los transeúntes granadinos intentan encontrar un espacio para cruzar o recorrer la ocupada acera, y no faltan los curiosos que se paran preguntándose a quién se debe tal alboroto.

A las 21:10 horas se escuchan chillidos entre la multitud de gente, y comienzan a elevarse decenas de móviles cuyos flashes y cámaras apuntan hacia un único objetivo: Dave, uno de los últimos 'triunfitos' en ser expulsados de la actual edición del programa de RTVE, que ha venido desde Cádiz para disfrutar del concierto de su antecesora en la academia.

Pocos minutos antes de las diez de la noche, comienzan a verse los primeros movimientos en las colas y, al fin, los más de 500 asistentes se agolpan frente al escenario esperando a su ídolo granadino. El nervio y la alegría se reflejan en sus caras, y dicha emoción se ve acompañada de gritos y bailes allá donde se mire entre el público, hasta que las luches se apagan, y salen a escena los bailarines, encargados de dar paso a la noche de Lola Índigo.

Mujer Bruja

Tras el espectáculo inaugural, que es vitoreado con todo tipo de aplausos, parece que los decibelios del público no pueden elevarse ya de nivel. Entonces, se apagan las luces y planta el pie en escena Lola Índigo, haciendo que los gritos y ovaciones se multipliquen de inmediato.

Lola comienza a cantar y bailar junto sus chicas, a quienes honra reconociendo como 'grandes amigas y compañeras de aventura». En el primer descanso que hace, agradece el constante apoyo y manifiesta que «el único requisito que puse fue que la gira comenzara en Granada. Si hay algo que me importe más que lo que piense la industria o los jurados es lo que piensen mis amigos, mi familia y mis fans». La granadina respalda dichas palabras a lo largo de todo el concierto, mientras canta acompañada de su «tito» una canción que «hemos improvisado ayer», o saluda a una de sus fans por su nombre prometiendo que «algún día me aprenderé todos los del resto».

El cierre a la noche lo da la presentación en primicia de su nuevo y segundo single, Mujer Bruja, con el que termina la inauguración de su actual gira, casi 24 horas después de que comenzaran a agruparse en la puerta las primeras fans de Lola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos