«Creo en el activismo del día a día, en la amabilidad, el respeto y el amor»

Amparo Sánchez, a la derecha, en una actuación./JUAN JESÚS GARCÍA
Amparo Sánchez, a la derecha, en una actuación. / JUAN JESÚS GARCÍA

Amparo Sánchez o su alter ego grupal Amparanoia mantiene un régimen de trabajo internacional envidiable

JUAN JESÚS GARCÍAGRANADA

Por aquí, donde ahora vive, asoma poco; se dio el gusto de pasar por la J&J en pequeño comité porque ya había dejado la Copera sin entradas. Y sigue, porque como ya lo decía su primera banda, Los Correcaminos, no puede parar.

La cantante alcalaína (sí, aunque comenzó aquí su carrera musical con 16 años, en realidad es jienense), se soltó la melena como cantante de blues y jazz (jazz, quién lo diría, ¡incluso llegó a cantar en el Festival Jazz en la Costa!). Entre el blues, la canción jazzy y el bolero debutó discográficamente con un repertorio que en buena parte llevaba la firma de José Ignacio Lapido. Profesional de la resiliencia y la reinvención, el año pasado se echó a la carretera celebrando el aniversario, veinte ya, de aquel álbum llamado 'El poder de Machín' que la lanzó definitivamente como madrina de la fusión mundomundial.

Estará encabezando el Picón Rock de Jerez del Marquesado el próximo día 14 junto a Vecinos del Callejón, Longlife y El Niño del Albaicín

–'Vente para Barna' canta... ¡Pero se nos ha venido a vivir a Granada!

–¡Sí! Qué alegría más grande ha sido volver a estas calles. Tenía muchas ganas de volver a mi ciudad desde hace tiempo y me decidí a dar el paso este año. Llevo un par de meses aquí con todos mis animales y plantas, la familia y mi estudio y sello discográfico Mamita Récords. Vente Pa Barna es un homenaje sobre todo a su compositora, Mane Ferret y también a una ciudad que me ha dado muchísimo estos últimos catorce años.

–Veo su agenda de conciertos y no para... ¿Cuántos pasaportes gasta cada año?

–El pasaporte va cargado de sellos y el corazón de Alegría y experiencias. Es maravilloso ver cómo desde Helsinki a Grecia cantan mis canciones y lo pasamos tan bien con la música que es el lenguaje internacional que nos une como pueblo global.

–Qué grado de separación mental mantiene entre Amparo Sánchez y Amparanoia?

–Ya ninguno... (risas). Asumo que soy las dos: Amparanoia la creadora de un proyecto que sigue dándome muchas satisfacciones junto a mi banda y con el público, y Amparo Sánchez es la misma persona sumándole que también soy madre, hermana, productora, trabajadora, activista...

–De la que casi nadie se acuerda es de Amparo cantando jazz y blues... 'Haces bien'... y esa época. ¿Merecería una revisión?

–Martirio me dijo un día: «tú y yo tenemos que hacer un blues que quite el sentío», y ahí estoy esperando que aparezca el tema perfecto para enviárselo, porque blues sigo cantando, pero al escribir la letra en castellano lo paso al bolero, con el que tengo una relación romántica que algún día compartiré en forma de álbum.

–Maluma le ha arrebatado el 'power' a Machín? ¿O el de Baracoa todavía aguanta?

–Tengo un cubano y dos cubanas en la banda...Así que sigo en el cubaneo, pero mezclado con mis otras influencias. Baracoa sigue siendo uno de los lugares más bonitos que nunca vi.

–Por cierto... ¿visitó su tumba en Sevilla alguna vez y echó el preceptivo chupito de ron en la lápida?

–En su tumba no, pero hace unos años participé en un homenaje en el Grec a Machín y me dijeron que había una estatua detrás del teatro donde era el concierto, y sí que fui, le llevé una rosa blanca y me alegré de la coincidencia de cantarle tan cerca de su monumento.

–Empezó en el Zaidín, pasó por Rock & Río, Roskilde..., cantó en el gigantesco Zócalo de México... ¿Los grandes movimientos de masas es lo suyo?

–Me gustan los conciertos de masas, es un subidón muy grande, pero disfruto mucho en pequeños locales también. Me gusta estar en el escenario y en cada lugar lo vivo al máximo de concentración y disfrute.

–Pero sin embargo el Etnosur en su Alcalá natal todavía no le ha dedicado un concierto especial de homenaje...

–Dejemos los homenajes para más adelante (risas), con que me hubieron contratado en alguna de las últimas ediciones ya hubiera estado bien, o cuando estaba girando como Amparo Sánchez, ahí sí me hubiera gustado sentir el apoyo, pero bueno, nadie es profeta en su tierra.

–En tiempos de crisis y de 'hacer dinero' cómo sea ¿Qué tipo de 'rebeldía con alegría' recomienda a los demás?

–Creo en el activismo del día a día, en la amabilidad, el respeto y el amor primero contigo mismo y luego con el resto de seres con los que tienes relación o con los que te cruzas. Hacer tu trabajo mejor, si es tu pasión, es la mayor prueba de amor a ti mismo y al mundo.

–De mayor le gustaría ser como... rellene la línea de puntos.

–Tal y como soy, pero añadiendo en mi día a día un poco de ejercicio, que el cuerpo tiene que aguantar todo lo que aún me queda por hacer. Quisiera tener más paciencia con otros y conmigo. Nada llega tarde.

Temas

Música