300.000 personas acudirán a los festivales de verano en Almería, Jaén y Granada

Carmencita. /J. J. P.
Carmencita. / J. J. P.

Dreambeach, Weekend, Blues Cazorla y Granada Sound están entre los más importantes del país con entrada; Etnosur y el Zaidín entre los gratuitos

JUAN JESÚS GARCÍA

Tras las citas de En Órbita y el Bull como anticipo primaveral, los festivales son los protagonistas absolutos de los próximos meses, tanto que las nuevas estaciones debieran llamarse 'Primavera, Festival, Otoño e Invierno. Prácticamente entre Almería, Jaén y Granada se sale a uno diario, así que olvídense de chiringuitos, bikinis, chanquetes ilegales, aftersun o espetos vuelta y vuelta… Los verdaderos protagonistas del verano son los festivales. Y por las cifras de asistencia del año pasado, más de 300.000 personas pasaran alguna noche al raso oyendo música, reclamo junto con la compañía de amigos/as y miles de desconocidos/as en estas nuevas romerías laicas y altisonantes.

Sus largos tentáculos se extienden incluso muchos meses antes, ya que se han convertido incluso en un socorrido regalo de navidad. Sí, en su mayor parte son marcas ya registradas con su vitola de garantía de calidad, así que gozan de la confianza de la parroquia. Muy lejos de conocerse sus programaciones y contenidos, ya se anticipa por los años anteriores el ambiente que va a vivir y el perfil de los asistentes, lo que permite que en tiempo de regalos navideños se vendan buena parte de los abonos habituales. Eso en los más potentes, que la inmensa mayoría, digamos que los de clase media y más pequeñitos, suelen ser gratis.

Todas las citas de este verano

    En términos globales según la APM (Asociación de Promotores Musicales) y la empresa de gestión de entradas Ticketea, hay más de mil eventos de este tipo en nuestro país (datos 2016), y recuentan que en su edición de 2017, entre los treinta y cinco más importantes, suman casi cinco millones de espectadores, un 25% más que en 2016 (que a su vez era un 15% más que el año anterior) así que la festivalitis aguda va a más. Y no hay vacuna.

    Sí cabe recordar que por este Sur nacieron algunas de las iniciativas que han sido modelo para la replicación hasta el infinito. Así el Espárrago rock fue el primero (tras los míticos de Burgos, León y Canet en los años setenta) en patentar el modelo del actual concepto de festival, y esperemos que no tanto también el de las tormentas que ahogaron su final, porque el Bull ha estado muy cerca. Jaén y Torreperogil cuidaron la canción de autor antes de otros certámenes similares, y en el sector 'independiente' (antes de bautizarse indie) al César lo suyo: en Salobreña los denominados 'Rock con Pilas' se adelantaron veinte años a los carteles de hoy en día. Al lado, en Almuñécar, diez antes Jazz en la Costa equiparó este Sur con los festivales vascos de jazz con un ínfima parte del su presupuesto (y de su voluntad política). Por último, quizás haya que recordar como antecedente directo de las citas con las músicas 'del mundo' los carteles de las Capitulaciones de Santa Fe, antes de que se convirtieran en una verbena 'con atracción'.

    No se sabe si el Hombre de Orce también practicaba (¡que ya Lapido certificó que con palos y piedras fue el inventor del rock and roll!), pero desde (casi entonces) no hay verano sin festivales, que se sepa. Y los hay de todo tipo, paisaje, precio y duración, con vistas al mar o a la sierra, incluso bajo techo, pero la mayoría con el estrellado cielo estival por montera. Algunos como Etnosur, Cazorla, Zaidín o Granada Sound son fenómenos de masas, con cifras que supone montar una ciudad entera (más bien una capital) de quita y pon para varios días y generar muchos centenares de puestos de trabajo para las decenas de miles de 'empadronados' temporales. Otros como Jazz en la Costa o el Cazorlablues son de un prestigio que rebasa fronteras; Parapandafolk, Jazz en Lago o Imaginafuk llenan hasta la bandera, y el premio se lo llevan el Dreambeach y el Weekend, que convocan casi a la mitad de todos los que se pondrán una pulsera identificativa de acceso en la muñeca estos meses, agitando el cuerpo como poco a los 160.000 y 130.000 espectadores respectivamente del año pasado (dato APM).

    Lo negro es bello

    Decía Ali Farka Touré que todas las músicas provenían de África, y nos lo recordaba hace días su hijo Vieux. Así que el 'género negro' ocupa un lugar muy importante en la historia de la música y como no podía ser menos en cualquier programación que se precie: El Jazz, Blues, Funk y Soul nos remueven, según Touré, lo más atávico de nuestros genes heredados, y por eso nos hace vibrar en lo más hondo. En este sector vamos bien surtidos por estos lares: el primero en llegar será el Jazztedigo bastetano, que da el testigo al pujante Jazz en el Lago atarfeño, pequeño pero de altura con su fresquita pradera de césped que es una bendición para los primeros ardores veraniegos y hay que recibir también con alegría nuevamente el programa del Jazz & Blues de Linares. Cuando nombraron al Cazorla Blues como 'mejor festival europeo de blues' sus mismos inventores, hicieron justicia con su trayectoria y su contenido (¡el barbudo Billy Gibbons!). Jazz en la Costa sigue impartiendo su maestría en el ramo este nunca falla y este año gana la mano con dobles parejas (Mike Stern & Randy Brecker y Chano Domínguez & Paolo Fresu). Imaginafunk es otra cita ineludible por su originalidad, nivel y que cuelga la bola de espejos en lo más alto de Sierra Mágina. Y hablando de altura ninguno más alto que el Festival de Busquistar en plena sierra alpujarreña.

    Cantos del mundo

    Así se llamaba el mítico sello discográfico francés que desde 1938 puso la música de cualquier punto del planeta en nuestras casas. Luego nos llegaron ya sus protagonistas de cuerpo presente. Y es que hay muchos mundos, pero están en este, como escribió Paul Éluard, y sin haber visitado Alcalá la Real, que si llega a ir lo hubiera certificado empíricamente: todo cabe en el Etnosur, y sucede todo a la vez. El Parapandafolk de Íllora es otro clásico, mirando más hacia la 'esencia más esencial' de las músicas tradicionales. A su imagen y semejanza nacieron el Orcefolk y el Velillos, aunque el de Moclín apunta ya más a lo largo (dos días) y lo ancho (suena de todo), y tiene además un retoño, el Gollizno Rock. Torreperogil (¡la tierra del Boina Blues y de su añorado 'ideólogo' Frank Peláez, ahora homenajeado con el Frank Festival!) patrocina Un Mar de Canciones que convoca autores de todo el país. Y canción de autor, que además mantiene un perfil solidario con la campaña 'Apadrina/amadrina un instrumento' que destina el 100% de los beneficios a comprar instrumentos para la escuela que lleva su nombre en la localidad nicaragüense de San Rafael del Norte. Y para pureza autóctona desde ya hace muchos trienios nada mejor que darse un baño de autenticidad con el Festival de Música Tradicional de la Alpujarra.

    Marcando tendencias

    Nuevas Tendencias de Salobreña el año pasado nos sorprendió a todos dedicando una exposición a algo tan retro como el cassette (y su asociado boli BIC preceptivo), y es que lo antiguo siempre será futuro, como de siempre es el guitarrista de Madredus que proponen en su programa. Superviviente de los tiempos de los 'chupoiynts' en que los festivales eran competitivos, tipo Benidorm o Canción Mediterránea, aunque se ha transformado en 'concurso', el de Alhama supera el medio siglo de vida. El año pasado resucitó una de las citas más simpáticas (y más si va el personal acude disfrazado de época) del calendario, el Swing de Monachil una referencia para esta media Comunidad (que fue inmediatamente replicada en Sevilla). Y para tendencia electrónica el Dreambeach es el top, no va más, aunque lo intentan, como en este año, en el que reconocidos nombres del rap y el trap van a convivir con los titanes de los platos. Y para ir poniendo el cuerpo a tono ahí está el Opening Summer Festival y el Rosco Fest.

    Pequeños pero matones

    En Porcuna, Jaén, se produce el Miaqué Festival que incluye la final de su concurso. Y ojo con el Vértigo Estival que en acumula potentes nombres de la escena alternativa, aunque para potentes-potentes: Skulls Of Metal y el Víncula Rock. El Hogaza Rock mantiene su juramento al rockandroll de raza pura, mientras que el Pulpop de Roquetas juega siempre, ya lo dice el nombre, en la liga pop este año internacional. Y entre los que se confirman están el Ojeando, el Juergas (¡un Viñarock sureño con Bad Religion al frente!) y el Barcia Metal (¡Metal de alto blindaje! en Torreperogil). Al final del verano ya el Zaidín y el Granada Sound despiden las vacaciones en plan muy grande. Y el premio a los altos vuelos se lo lleva por razones obvias el Sierranevada por todo lo alto.

    A tiro de piedra

    Todo esto en Andalucía Oriental, que a pocos kilómetros de distancia podemos encontrar el Antequera Blues Festival, programado por la factoría Cambayá, especialistas en el género 'blues' desde 1990. Los que prefieran las músicas del terruño tienen el Folk Pozoblanco. Una cita de las más originales y curiosas a las que se puede asistir es la del festival de Cante de Poetas de Villanueva de Tapia (entre Málaga y Granada) dedicado a la improvisación poética, y por último el Weekend Beach de Torre del mar, una suerte de Woodstook playero con trasnoche electrónico que solamente con la presencia ya anunciada del mítico Jimmy Cliff justifica agotar las entradas. Y aquí al lado, a tiro de piedra.

    El Chef recomienda:

    Jesús Villalba-Jazz en la Costa

    Siempre me gusta recomendar el abono del Festival, ya que es una oportunidad única para disfrutar durante una semana del jazz, del mar y del patrimonio de una ciudad milenaria como Almuñécar. Me resulta difícil destacar alguno de los conciertos de este año, pero particularmente, destacaría a una de las grandes cantantes actuales: Cécile McLorin Salvant que abre el Festival, a un extraordinario pianista que es Fred Hersch que presentará su nuevo disco 'Live in Europa», al cantante Kurt Elling que vuelve a Jazz en la Costa con un invitado muy especial, el trompetista de Chicago Marquis Hill y sobre todo el concierto del trompetista italiano Paolo Fresu y el pianista Chano Domínguez, muy vinculado a nuestros festivales, y que este año recibe la Medalla del Festival. Jazz mediterráneo para cerrar el Festival de Almuñécar 

    Pedro Melguizo-Etnosur:

    Un año más el Etnosur es una pequeña vuelta al mundo en tres días desde Alcalá la Real. Las culturas de las islas del Pacífico y del Índico van a tener un importante protagonismo, no solo musical, en la próxima edición de de nuevo se propone un gran viaje por el planeta teniendo como epicentro Alcalá la Real. Tres intensas días para compartir, aprender, sentir y disfrutar diferentes manifestaciones artísticas, para todas las edades en nuestra línea: talleres muy variados, juegos, exposiciones...Todo es nuevo y todo es igual, porque la estructura base es la que mejor funciona desde siempre. Y con un gran regalo el domingo, tras finalizar Etnosur, el concierto de Residente.

    Gonzalo Miranda: Dreambeach

    Dreambeach Villaricos se ha convertido uno de los festivales referente de música electrónica tanto en España como en Europa, con un cartel que año tras año cuenta con los máximos exponentes de este género. Este año, dentro del «mainstream» podemos destacar las actuaciones estelares de Martin Garrix, Hardwell, Axwell ^ Ingrosso, Don Diablo, Timmy Trumpet, KSHMR, Alan Walker. Esta sexta edición trae sin lugar a duda el mejor line up de «underground» de su historia, con nombres como Richie Hawtin, Solomun, Loco Dice, The Martínez Brothers, Jamie Jones, Paco Osuna, Ricardo Villalobos, Maceo Plex entre muchos otros. Además de estos, en Villaricos podremos disfrutar de unos días de sol y playa y una gastronomía única.

    Chris Ortiz- Cazorlablues

    Este año podemos contar con una leyenda como John Primer, que es el músico más parecido en estilo y vida a Muddy Waters, incluso elegido para recordarle en su mismo centenario. También contar con Eric Gales es un lujo, un guitarrista que ha estado apartado casi quince años y ahora ha regresado entre el respeto y la admiración del circuito. Anunciar a Bill Gibbons, con el grupo con que se divierte cuando no toca con ZZTop estaba fuera de nuestras mejores intenciones (¡y ojo, que la banda es impresionante, dirigida por el batería de John Fogerty!). Desde hace años no contamos con un cartel tan fuerte en todos los frentes, el de clásicos, el internacional y el español (con Coronas, Lapido, Tequila...). Todos los días y a todas horas hay opciones de mucha calidad.

    Antonio Caba-Parapandafolk

    El veterano Festival de Íllora aguanta un año más y ya son 28, convirtiéndose en el quinto festival de la provincia de Granada en número de ediciones ininterrumpidas con formato y criterios propiamente festivaleros. Parapandafolk mantendrá su carácter gratuito y sus propuestas de músicas tradicionales siempre abiertas a la renovación, la diversidad y la fusión cultural, destacando, a fecha de hoy, los conciertos de Raúl Rodríguez, Xavier Díaz con Adufeiras de Salitre, Mansaborá Folk, Shake, Bohemia Lanzarote y otros, además del Foro Folk Ismael Peña de Patrimonio Inmaterial, este dentro del habitual y exitoso programa de previas y paralelas. ¿Y quién sabe si para esas fechas se podrá contar con el imponente y espectacular espacio escénico construido sobre La Alcazaba del restaurado Castillo de Íllora?

    Antonio Romero-Granadasound

    A día de hoy aún queda un 30% del cartel por descubrir pero me atrevo a decirte varias recomendaciones indispensables en esta edición del Granada Sound. No hay que perderse la presentación del nuevo disco de Dorian ni la actuación de Full donde desvelarán en exclusiva nuevos temas de su próximo disco. Además por primera vez podremos disfrutar de Crystal Fighters, uno de los grupos más pedidos desde los inicios del festival y de Rufus T Firefly, grupo revelación del pasado año tras muchos años de carrera. Y para finalizar la ronda de recomendaciones por el momento... The Grooves, banda femenina de rock que está dado que hablar en todo el país. Y luego no hay que olvidar el gen del Granada Sound, que es disfrutar de la ciudad desde que te levantas, con música y gastronomía para cerrar el día en el festival.

    Fátima Rodríguez: Weekend Beach

    El festival de Torre del Mar es el festival más ecléctico del país, donde todos los estilos tienen cabida, desde el rap al reggae, de la fusión al rock, del indie al metal pasando por la electrónica en todas sus variantes. Sus tres escenarios dentro del recinto hacen posible que esta mezcolanza de estilos tenga un solo sentido: ¡La Música! Este año se celebra la 5º edición del este festival, enclavado en la Costa del Sol, en primera línea de playa, con acampada a 10 metros del recinto, y por donde pasarán artistas de la talla de David Guetta, The Offspring, Alborosie, Wycleff Jean, Inner Circle, Jimmy Cliff, Bunbury, Izal... hasta completar 89 actuaciones. Grupos emergentes, grupos nacionales e internacionales configuran una de las primeras citas estivales de festivales en nuestro país, es el Weekendbeach Festival.

     

    Fotos

    Vídeos