Luis García Montero dirigirá un Instituto Cervantes «sin partidismos ni favores»

El poeta Luis García Montero, nuevo director del Instituto Cervantes, fotografiado con un libro sobre el autor del Quijote en la biblioteca de su casa en Granada./RAMON L. PEREZ
El poeta Luis García Montero, nuevo director del Instituto Cervantes, fotografiado con un libro sobre el autor del Quijote en la biblioteca de su casa en Granada. / RAMON L. PEREZ

El poeta granadino sustituye a José Manuel Bonet al frente de las 'embajadas' culturales del país

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZGRANADA

Luis García Montero será el nuevo director del Instituto Cervantes. El poeta granadino, con una solidísima carrera literaria y académica a sus espaldas, sustituye a José Manuel Bonet en el cargo y se sitúa al frente de un organismo que funciona como la 'embajada' cultural española para el mundo.

El anuncio ha llegado dos días después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmara en el Congreso de los Diputados que habría cambios en la institución. 48 horas después, el propio líder del Ejecutivo consultó por teléfono con el granadino su posible nombramiento y la respuesta fue positiva.

«Lo acepté con mucha responsabilidad y esa es una palabra que, para mí, encierra también ilusión -dijo ayer García Montero en declaraciones a este periódico-. Es un honor y un reto importante que de alguna manera cumplimenta mi carrera como escritor y como catedrático y que me impongo con exigencia».

«Es un orgullo para nuestra tierra que se reconozca así la trayectoria de este gran escritor andaluz» Susana Díaz | Presidenta de la Junta de Andalucía

«Una institución como ésta no es para hacer partidismos ni favores, sino para intentar hacerlo lo mejor posible», dijo el escritor, que tuvo también palabras para Granada. «Es mi ciudad y todo lo que pueda hacer por ella lo haré; siempre la he tenido presente como escritor y como catedrático», dijo.

El granadino se pone al frente de una institución en la que, durante el último año y medio, Bonet ha tratado de implantar un modelo de gestión más amplio que el de responsables anteriores. El parisino ha buscado ampliar las miras de un Cervantes constreñido en los últimos tiempos por la literatura con la intención de transformarlas las sedes que se reparten por el mundo en verdaderos altavoces de la cultura española.

García Montero, buen conocedor de la casa gracias a la múltiples colaboraciones realizadas en años previos en calidad de escritor, reconoció ayer que se orientará bien antes de tomar ninguna decisión. «Sé lo importante porque he podido colaborar con ellos antes y mi intención es recoger todo lo bueno del Cervantes y ver qué puedo aportar sabiendo que, a mis casi 60 años, ya no puedo enfrentarme a las cosas creyendo que voy a cambiar al mundo sino intentando hacerlo lo mejor posible para estar a la altura».

En el horizonte inmediato del poeta está la reunión anual que la institución organiza con todos los directores de las diferentes sedes. Organizada por Bonet en Alicante entre los días 22 y 26 de julio, será el acto con el que se estrenará el poeta. «Es un evento que se ha organizado bajo la gestión de Bonet y mi primer movimiento será llamarle para conocer el programa y pedirle consejo», confirmó García Montero.

El poeta granadino quiso tener también palabras de cariño para el anterior responsable del organismo. «José Manuel Bonet es una persona a la que conozco desde hace mucho tiempo y con la que comparto amistad después de que la poesía nos uniera», dijo.

Presencia en 44 países

El granadino tendrá que hacer frente a la gestión de un gigante que cuenta con 87 centros situados en 44 países y en la que se han sucedido como directores Nicolás Sánchez Albornoz (1991-1996), Santiago de Mora-Figueroa (1996-1999), Fernando Rodríguez Lafuente (1999-2001), Jon Juaristi (2001-2004), César Antonio Molina (2004-2007), Carmen Caffarel (2007-2012), Víctor García de la Concha (2012-2017) o el propio Bonet (2017-2018).

El centro, que cuenta con un presupuesto de 120 millones de euros, funciona como un altavoz del español en el mundo gracias a su papel académico como encargado de la certificación lingüística. En este sentido, la institución gestiona, en colaboración con el Ministerio de Justicia, dos de las pruebas para la obtención de la nacionalidad española por residencia y para los sefardíes originarios de España. Son las de conocimientos lingüísticos (mediante el diploma de español DELE) y la de conocimientos constitucionales y socioculturales de España (conocida como CCSE, por sus siglas).

«Estoy muy orgulloso de que haya un granadino al frente de un espacio de referencia» Francisco Cuenca | Alcalde de Granada

Además, el Cervantes organiza una multitud de cursos entre los que destacan el conocido como AVE Global (que se realiza a través de la plataforma digital del centro) o los de formación de profesores. Estas labores, además de las cesiones de espacios de sus sedes y las certificaciones lingüísticas, son responsables del ingreso de 52,4 millones de euros en una institución que en los últimos años ha buscado la autofinanciación como modelo para evitar los recortes.

Será esa la gran incógnita a la que se tendrá que enfrentar el poeta granadino al frente de una institución que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación y que, en comparación con homólogos como el Goethe, el British Counci o la Alliance Française, se encuentra muy por debajo a nivel presupuestario.

Fotos

Vídeos