Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

«Me llevo a mis pacientes a casa a través de Whatsapp para consultas o dudas»

La cirujana Adela Sáez Zafra. /R.I.
La cirujana Adela Sáez Zafra. / R.I.

Especialista en cirugía general y aparato digestivo, es una de las profesionales sanitarias más valoradas del país según los galardones que concede Doctoralia Adela Sáez Cirujana y laparoscopista

DANIEL OLIVARES GRANADA.

Sus propios pacientes decidieron hace un año que Adela Sáez Zafra esté entre los profesionales sanitarios más valorados de España en medicina privada y que sea acreedora de uno de los galardones que se entregaron en la cuarta edición de los Doctoralia Awards. En su ficha de la página web de esta plataforma mundial que conecta profesionales de la salud con pacientes está valorada con la máxima puntuación, cinco estrellas, a través de más de 200 opiniones de personas que han pasado por sus manos. Especialista en cirugía general y del aparato digestivo, trabaja en el Hospital Vithas de Granada. Nacida en Pinos Puente, la carrera de esta joven doctora de 35 años recibió el reconocimiento que más le reconforta y enorgullece, el de sus pacientes, a quienes cuida a diario y a cualquier hora casi como si formaran parte de su familia. «Para mi son lo más importante», dice. En su decálogo hay una frase: «En mi profesión sigo aprendiendo cada día y me moriré aprendiendo». Destila pasión y emoción por su trabajo, pero, sobre todo, sencillez y humildad a raudales.

-Que sus propios pacientes le valoren y le otorguen las máximas puntuaciones debe ser reconfortante para un profesional de la medicina...

-Sí, es muy bonito porque la gente se alegra y reconoce la labor que hacemos. Me encanta el trabajo que tengo y recibir el reconocimiento y el cariño de tus pacientes y tus compañeros es para mi muy emocionante. Muchos de mis pacientes me escribieron por Whatsapp para felicitarme cuando me dieron el galardón y eso para mí es un regalo.

«Les doy mi teléfono personal y tienen carta blanca para hacerme cualquier consulta»

-¿Sus pacientes tienen su teléfono personal?

-Sí, les doy mi teléfono personal porque yo quiero que lo tengan. Solo les pido que me escriban, que no me llamen, pero tienen carta blanca para escribirme con toda la confianza para hacerme cualquier consulta. Si alguien se encuentra mal, está recién operado y tiene una duda de algo, si yo le puedo quitar ese agobio, lo hago. Respondo cuando buenamente puedo, pero intento ir al día, por ellos y por mi tranquilidad, porque estén bien atendidos. Para mí es muy importante que estén bien y por eso me llevo los pacientes a mi casa a través del móvil. Aunque si es una urgencia, les digo, por supuesto, que acudan al servicio de urgencias.

-Entonces, ¿no termina de desconectar nunca?

-Pero no pasa nada. En mi profesión de todas maneras no se desconecta y menos si es cirugía. A mí no me importa, lo digo de corazón. Pienso que si te dedicas a algo, te dedicas bien, y si una persona está mala, la cuidas y la curas. Y si no se puede curar, ayudar, cuidar y consolar en todo lo que se pueda para paliar el sufrimiento.

«Me estoy especializando en cirugía de mama y en tiroides. Granada es una zona con bocio endógeno»

-No todo el mundo es así en su trabajo...

-Pero es que pienso que debe ser así. A lo mejor no de una forma tan radical como la mía, pero pienso que si te dedicas a algo, debes dedicarte bien a ello. Si no es así, mejor no te dedicas a la medicina. En ese aspecto soy muy drástica. Lo paso mal con algunas operaciones, sobre todo si no sale bien o si no se puede curar del todo. Por eso trato de ayudar en todo lo que pueda al paciente.

-¿Qué patología se encuentra más habitualmente?

-Hay de todo. Nuestra especialidad es muy amplia. Aunque en mi caso me estoy especializando mucho en tiroides y en la cirugía oncológica de mama. Ahora estoy muy ilusionada con la cirugía láser en proctología. Estoy intentando fomentar esa cirugía porque tenía un problema y era que algunos pacientes tenían mucho dolor y mucho temor al postoperatorio en las proctologías, hasta el punto de tener que ingresar a los pacientes. Estuve estudiando el tema y empecé a utilizar el láser y la verdad es que está yendo muy bien, el paciente tiene menos dolor. También hago oncología de color, de recto y laparoscopia.

-Ha hablado de tiroides. En mi entorno escucho últimamente hablar bastante de problemas con esa glándula. ¿Hay alguna explicación?

-Sí, Granada es una zona con bocio endógeno. El tiroides es una glándula que hay que operarla cuando el endocrino diga. Ellos son quienes deciden cuando hay que operar y me derivan a mí a los pacientes. Es una cirugía que me apasiona.

 

Fotos