La reconstrucción de la biblioteca de Cebolla servirá para crear un fondo de libros de solidaridad

La reconstrucción de la biblioteca de Cebolla servirá para crear un fondo de libros de solidaridad
Biblioteca de Cebolla

La Junta de Castilla-La Mancha coordina la masiva llegada de libros procedentes de donaciones

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

El mensaje de socorro difundido a través de las redes sociales por la biblioteca municipal de Cebolla (Toledo) a raíz de la riada del pasado fin de semana –desaparecieron 10.000 de los 12.000 libros que albergaba- para volver a contar con un fondo bibliográfico está obteniendo una respuesta que no esperaba la bibliotecaria, María José Olivares.

Dedicada durante 18 años a catalogar los libros que tenía la biblioteca, María José fue testigo de cómo el agua y el lodo penetraban en el centro mientras las calles del pueblo se convertían en cauce de una alocada corriente por el desbordamiento del arroyo Sangüesa. Su petición de ayuda está provocando que bibliotecas públicas de toda España estén organizando un envío masivo de libros que causaría otro problema a la biblioteca de Cebolla. Para evitarlo, la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Castilla-La Mancha ha comenzado a coordinar la llegada de ejemplares.

«Hemos pedido que primero se donen los libros a las bibliotecas de cada localidad. Cuando lleguen a las que conforman la red de bibliotecas de Castilla-La Mancha se hará una primera selección y después otra en los servicios centrales de la Consejería desde donde enviaremos los libros ya catalogados», explica Jesús Carrascosa, viceconsejero de Cultura. Los que no sean seleccionados pasarán a formar parte de un «fondo de libros de solidaridad que se utilizará cuando surja alguna necesidad en otra biblioteca».

Ni libros de texto ni casetes

La riada del pasado sábado hizo desaparecer por completo la colección infantil de la biblioteca al alcanzar el agua una altura de dos metros. «Los libros infantiles estaban situados en las estanterías más bajas para que los niños llegaran a ellos pero las enciclopedias, que nadie utiliza ya, estaban en los estantes más altos», se lamenta la bibliotecaria, que también echa de menos «novelas juveniles y de adultos y libros de arte y de historia». Ante la avalancha de libros con destino a Cebolla que se prevé en las próximas semanas, se ha pedido que no se envíen ejemplares demasiado antiguos, libros de texto, revistas, cintas de video o casetes. Con el material que llegue a Cebolla, previamente seleccionado por la Consejería de Educación y Cultura, María José, la bibliotecaria, se ve «empezando de cero» aunque ilusionada porque «las muestras de solidaridad que estamos recibiendo nos han desbordado y es maravilloso ver cómo ha respondido la población».

Pueblos cercanos a Cebolla, como Los Cerralbos o Lucillos, son buena muestra de ello pues organizarán actos solidarios en los próximos días para recaudar fondos que irán a parar a las familias que se han visto más dañadas por la riada. «La biblioteca ha quedado en muy mal estado pero en el pueblo hay familias que se han quedado solo con las paredes de sus casas y muchos de los afectados son mayores», subraya la bibliotecaria de una biblioteca aún sin libros.

Fotos

Vídeos