La escritora granadina Cristina Morales gana el Premio Herralde de Novela con 'Lectura fácil'

La escritora granadina Cristina Morales posa tras conocerse que ha ganado hoy el XXXVI Premio Herralde de novela con su obra «Lectura fácil»,./EFE
La escritora granadina Cristina Morales posa tras conocerse que ha ganado hoy el XXXVI Premio Herralde de novela con su obra «Lectura fácil»,. / EFE

Su obra reflexiona sobre identidad y discapacitados «en los márgenes» de la sociedad

EUROPA PRESS

La escritora granadina Cristina Morales ha ganado este lunes el 36 Premio Herralde de Novela, dotado con 18.000 euros y convocado por Editorial Anagrama, con la historia de discapacidad intelectual 'Lectura fácil', mientras que Alejandra Costamagna ha quedado finalista con 'El sistema del tacto'.

Según ha anunciado el jurado en rueda de prensa, destaca de la historia su mirada ácida e inteligente, su desbordante comicidad y el «hallazgo genial de cuatro voces desternillantes que gozan de la impunidad imprescindible a toda literatura verdadera».

El jurado destaca de la historia su mirada ácida e inteligente, su desbordante comicidad y el «hallazgo genial de cuatro voces desternillantes que gozan de la impunidad imprescindible a toda literatura verdadera

En la novela, cuatro primas, «parientas», con diversos grados de discapacidad intelectual comparten un piso tutelado, y han pasado buena parte de sus vidas en centros urbanos y rurales para discapacitados intelectuales, pero por encima de todo son mujeres libres, que viven sin complejos su día a día, sus cuerpos y su sexualidad.

La ganadora ha dicho que las cuatro voces tienen algo de lo que administrativamente se considera discapacidad intelectual o diversidad funcional, un tema «con poca cabida» en la literatura castellana, mientras que sí la hay en torno a la locura.

Ha criticado que la figura del tonto del pueblo no ha sido abarcada literariamente, pese a que hay una gran potencia en el acercamiento a este tipo de personajes, que en la realidad están en los márgenes y administrativamente están etiquetadas: «Esos márgenes tienen que estar en la literatura».

«Charnegas» en Barcelona

Sus protagonistas, charnegas, viven en Barcelona bajo la tutela de las instituciones, a la que se enfrentan, y en su relato «confronta la retórica de lo institucional frente a la retórica del analfabeto o de aquel al que se le acusa de hablar mal», como a ella se le ha acusado muchas veces.

«Yo no sabía que tenía identidad hasta que llegué a Barcelona y descubrí mi identidad como charnega», ha dicho la autora, que ha recomendado la lectura del 'Manifiesto Charneguista'.

Ha agregado que la novela es sobre la Barcelona que le ha tocado vivir desde que vino por obligación hace seis años, y ha agregado que es reconfortante pensar que la visión que una tiene de las cosas es «exportable a la visión de los demás».

Barcelona mestiza y opresiva

Precisamente, retrata una Barcelona mestiza y opresiva que desde el discurso político se intenta mimetizar con cualquier tipo de alternativa no nacida de la política: «Se capta cualquier tipo de discurso que intente ser crítico con ella», ha dicho la autora.

A su parecer, desde la política y las instituciones públicas se roban mensajes y discursos emancipadores para mimetizarse, y ha dicho que su intención era «poner de frente el mundo donde el político profesional se hace pasar por el militante y a veces lo es con consecuencias devastadoras».

Ha criticado el movimiento «aspirador» del Estado con conceptos como la integración --cuando sus personajes quieren vivir en los márgenes--, la accesibilidad y la inclusión, con un lenguaje institucional buenista y paternalista que da mucha risa y en el que toman a los ciudadanos por tontos.

Entre los temas que trata están la esterilización de las mujeres discapacitadas, «residual» en el caso de los hombres, la injusticia, la sexualidad y el deseo entre mujeres, aunque ha rechazado que sea una novela de empoderamiento femenino.

Sobre el título ha explicado que históricamente es un método europeo de enseñanza de escritura para discapacitados y para inmigrantes, del que se ha hecho una «simplificación de la literatura en pos de la democratización».

Han integrado el jurado Rafael Arias --de la librería Letras Corsarias de Salamanca-- y los escritores Gonzalo Pontón Gijón, Marta Sanz, Juan Pablo Villalobos y la editora Silvia Sesé, quienes han seleccionado ambas novelas de entre las 445 presentadas al galardón.

Cristina Morales (Granada, 1985) es licenciada en Derecho y Ciencias Políticas y especialista en Relaciones Internacionales, y es autora de las novelas 'Los combatientes', 'Malas palabras' y 'Terroristas modernos', además de numerosos cuentos aparecidos en antologías y revistas literarias.

Temas

Libro

Fotos

Vídeos