La chispa de las historias: alumnos de Granada publican un libro en memoria de su profesor

Estudiantes de sexto de Primaria de Maristas lanzan 'Pequeños escritores, grandes soñadores', un libro de relatos que nace como homenaje a Jandro Martínez, maestro muy querido del centro que falleció hace dos años

Elena Puerta, Ana Vallejo, Pablo Martín y Lidia Asensio, con el resto de alumnos de una de las clases de sexto de Maristas . / ALFREDO AGUILAR
José E. Cabrero
JOSÉ E. CABREROGranada

Basta una chispa, un pequeño chasquido de dedos, para inspirar una historia. Jandro era contagioso. Uno de esos profesores bendecidos con una creatividad abrumadora; un contador nato que escondía entre sus barbas sonrientes la magia de los buenos bardos; y un maestro muy querido en su colegio de Granada, Maristas. Pero Jandro murió. Hace dos años. Y su huella sigue dando lecciones en clase. Sigue inspirando.

En el pasillo de la última planta del colegio Maristas se escucha un silencioso traqueteo de piernas nerviosas. Es ese tipo de calma que se respira en el aula minutos antes de que el tutor pregone las vacaciones. Saben que hoy van a hablar de su libro:'Pequeños escritores, grandes soñadores' (Ed. Círculo Rojo). «El título también lo pusieron ellos», dice Leopoldo –Leo– Pérez (Granada, 1985).

Leo Pérez y Adri Sánchez, los profesores
Leo Pérez y Adri Sánchez, los profesores / A. A.

Leo es profesor de Lengua de sexto, junto con Adrián –Adri– Sánchez (Granada, 1989). «Jandro les daba Lengua antes –recuerda Leo–. Tras un primer año sin él, en verano, nos planteamos cambiar la asignatura, hacerla más moderna. Hacerla diferente». Y lo consiguieron. Lejos del clásico temario, los profesores diseñaron un programa diario de talleres para «conseguir que el área de Lengua sea aplicable a la vida real». ¿Eso cómo se hace? Así: Los lunes, expresión oral, «que hablen, que debatan, que sientan, que se emocionen»; los martes, escritura, «no pensando en el contenido si no en la habilidad»; los jueves, taller de arreglo y reparaciones, «aprovechando lo que escribían en clase para tratar temas concretos de ortografía y gramática»; y los viernes, taller de lectura:«a disfrutar».

«Nos planteamos cambiar la asignatura de Lengua, hacerla más moderna. Hacerla diferente» Leo Pérez

¿Y qué pasa con los miércoles? Los miércoles eran una promesa y un reto al mismo tiempo. «Les dijimos que iban a aprender a contar una historia. Y les anunciamos que, las mejores, las publicaríamos en un libro», explica Adri. Los miércoles tendrían que ser muy prácticos, muy eficaces, para que sus textos pudieran avanzar. «El primer trimestre lo dedicamos al relato –sigue Adri–. Lo más chulo fue ver cómo tenían que detectar qué necesitaban para escribirlo:quién es el protagonista, qué genero, qué recursos podían usar... A partir de ahí nacieron los primeros bocetos que cada semana pasábamos a ordenador y, en el taller de arreglos, reparábamos la ortografía según la necesidad de cada alumno. La idea era cambiar la mentalidad del 'aquí tienes el taco de normas' por explicar a cada uno lo que necesitara de verdad. La mejoría ha sido muy significativa».

De los 75 relatos se hizo una preselección de nueve. Un jurado formado por profesores de Maristas leyó los textos finalistas y los puntuaron. Y, antes de Navidad, hicieron una gala, una fiesta en plan 'La Voz', para descubrir cuáles serían los relatos ganadores del 'Certamen Jandro Martínez' que se incluirían en el libro: 'El misterio del castillo escocés', de Ana Vallejo;'Mar Mediterráneo', de Lidia Asensio;'La venganza se sirve con veneno', de Elena Puerta;y 'Asesinato en el tiempo', de Pablo Martín.

«Ha superado nuestras expectativas», dice Adri, «a veces ponemos límites a los chicos que no tienen. Nos decimos que alguien de doce años no puede escribir una historia de cómo una niña y su abuela escapan de la guerra de Siria. Pero lo ha hecho». El libro se completa con el trabajo del segundo trimestre, la poesía. «Hay textos preciosos. Esta parte la hicimos sin concurso, queríamos que aprendieran a disfrutar de las palabras».

«Alguien de doce años no puede escribir una historia de una niña que escapa de Siria. Pero lo ha hecho» Adri Sánchez

Si les apetece conocer a los autores y que les firmen el libro, el lunes 17, a las 19.00 horas, presentan 'Pequeños escritores, grandes soñadores' en el salón de actos del colegio. «Queremos que se sientan protagonistas. Que se lleven esa gratificación, han trabajado muy duro. Y queremos darle voz a este proyecto porque es muy difícil romper los moldes que tenemos en educación. No creemos que la enseñanza tradicional esté mal, hay que combinar ambas», termina Leo.

Los 75 alumnos que han participado en el proyecto, en las escaleras del centro
Los 75 alumnos que han participado en el proyecto, en las escaleras del centro / A. A.

Una frase

Ana Vallejo, la ganadora de ojos azul cristalino, está muy contenta con el libro. «Tener un libro publicado es una sensación rara... es impresionante», dice mientras ríe nerviosa en la puerta de su clase. Dentro, el nivel de algarabía crece por momentos. Todos, con su libro en alto, muy alto, miran orgullosos al fotógrafo, Alfredo, que se ha colocado en una esquina para capturar el momento. Sobre la cabeza de Alfredo, en la pared del aula, una pequeña chispa. Un chasquido. Una frase escrita a mano. «Eso lo decía mucho él», apunta Adri. «Es nuestro recuerdo», añade Leo. La chispa: «Seguiré vivo mientras mantenga la capacidad de emocionarme con una buena historia, de llorar de impotencia y de reírme de mí mismo». Firmado, Jandro.

El mismo Jandro que fue profesor de estos niños. El mismo Jandro que fue, en cierta medida, maestro de sus actuales profesores, Leo y Adri. El mismo Jandro que siempre estaba creando nuevas vías para enseñar. Hay huellas contagiosas que inspiran, que revolucionan una asignatura, que no se olvidan. Chispas que se encendieron para iluminar el camino de otros. Chispas que no mueren. Nunca.

Presentación

Lugar
Salón de actos del Colegio Maristas, calle Sócrates 8.
Fecha
Lunes 17, 19.00 horas.
Entrada
Libre hasta completar aforo.