Noche de saltos, besos y rock and roll con Tequila en la primera velada del BluesCazorla

Alejo Stivel, de Tequila, cantando entre el público en la primera jornada del BluesCazorla./J.L.G.
Alejo Stivel, de Tequila, cantando entre el público en la primera jornada del BluesCazorla. / J.L.G.

Junto con John Primer y Eric Gales, hicieron sonar la mejor música en una jornada que convirtió la Plaza de Toros de Cazorla en una verdadera fiesta

JOSÉ LUIS GONZÁLEZCAZORLA

Noche de saltos, besos, amor y rock and roll en la plaza del pueblo. Tequila abrió junto a John Primer y Eric Gales el XXIV BluesCazorla, subiendo decibelios al filo de la medianoche. El Escenario Cruzcampo -Plaza de Toros- fue una verdadera fiesta con la multitudinaria entrada aderezada por el visible deseo de todo el público de pasar un extraordinario fin de semana. Todo ello, además, disfrutando de la suave temperatura ambiental que dejó de lado por esta vez las habituales veladas de calor agobiante que suelen envolver este evento.

Todo comenzó con blues del bueno, del clásico. No podría ser de otro modo si estamos ante John Primer, un guitarrista nacido en Camden (Mississippi). Uno de esos músicos que mantienen en todo lo alto la tradición del blues de Chicago y que ha formado parte de tres grandes bandas del género: Magic Slim & Teardrops, la Chicago All Star -del contrabajista Willie Dixon- y la Chicago Blues Band -de Muddy Waters, donde tocó hasta el fallecimiento de su líder en 1983. Con estas premisas, inició su carrera como solista en 1995, y hasta hoy ha grabado más de una docena de álbumes y realizado giras por todo el mundo con su interminable catálogo de canciones. Así, se ha hecho merecedor de dos nominaciones a los Grammy, dos honores de Living Legend, o un premio de Blues Music al mejor artista de blues tradicional de la National Blues Foundation, entre otros galardones. Todo ello quedó plasmado sobre el escenario del coso cazorleño para el disfrute de los bluseros y bluseras mas irredentos.

Tequila, imparables

Justo después, a esa hora en la que Blancanieves perdió su zapato, saltaron a las tablas los componentes de Tequila capitaneados por Alejo Stivel y Ariel Rot. Su aura parece no haberse inmutado con el paso de los años y las drogas, las malditas drogas que se llevaron por delante a Julián Infante y Manolo Iglesias, no consiguieron arrebatar un solo ápice de fuerza interpretativa y musical a esta banda; de la que hacen gala los que hoy continúan con este bonito sueño. Las miles de personas que abarrotaban el ruedo no dejaron de saltar y cantar temas mil veces repetidos y afianzados en nuestra memoria como 'Salta', 'Quiero besarte' o 'Rock and Roll en la plaza del pueblo'.

El culmen de la fiesta lo puso Stivel cuando bajo del escenario para mezclarse con el público y cantar el último tema de la noche sintiendo el calor de su gente. Esta se lo agradeció emocionada como se suele hacer en estos casos: brazos arriba, ojos cerrados y cabeza en alto. Y cantando todos unidos en un eco que pareció infinito.

Para poner fin a esta primera noche de BluesCazorla, llegó el zurdo Eric Gales. Nacido en Memphis (Tennessee) en 1974, llegó a este escenario del sur de España para derramar su extraordinaria fuerza gestual y musical. Sin duda, se trata de una bendición para un cámara de televisión o un fotógrafo por la cantidad de registros que brotan de su rostro y de su cuerpo a cada instante. No en vano, es constantemente comparado con Jimi Hendrix por su blues salpicado de hard rock, metal, psicodelia, funk, jazz y reggae. Unas peculiaridades que no están reñidas con su gran nivel técnico y a sus amplios conocimientos musicales. No hay mucho más que decir si Joe Bonamassa afirma que Gales es «uno de los mejores, si no el mejor guitarrista del mundo».

Mediodía del viernes

La mañana del viernes sirvió para reponer fuerzas al fresquito de las terrazas del casco urbano cazorleño. Un buen tentempié para desayunar porque coincidiendo con el mediodía esperaba en la Plaza Vieja la ineludible cita con el blues nacional. Entre refrescos, tapas y pistolas de agua el público se resguardaba del sol en las nuevas zonas de sombraje instadas por el ayuntamiento. Todo ello, junto al deseo de diversión de las miles de personas que allí se dieron cita, dio lugar a un inmejorable ambiente para escuchar a Alv McMartin, Kid Carlos Band y Vurro y Papa Julú.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos