«Me gusta vivir en este país, de Jaén tengo un recuerdo emocionante»

José Sacristán posando para una entrevista. /ALBERTO FERRERAS / COLPISA
José Sacristán posando para una entrevista. / ALBERTO FERRERAS / COLPISA

Entrevista a José Sacristán, actor | El gigante de la escena española regresa a Jaén para representar en Andújar la obra de Miguel Delibes 'Señora roja sobre fondo gris'

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

Su voz impone y embelesa. Destaca por cómo dice las cosas el actor José Sacristán (Chinchón, Madrid, 1937), pero también por lo que dice. Un imprescindible de los escenarios nacionales, reciente Premio Nacional de Teatro «Antero Guardia» en Úbeda, que volverá a estar en Jaén el día 11, en el Teatro Principal de Andújar, con 'Señora de rojo sobre fondo gris'. Basada en la obra de Miguel Delibes, dirigida por José Sámano, es el relato de una historia de amor en camino desenfrenado hacia la muerte, reconocida como un medio para contar la historia de la vida del autor, retratar la personalidad de la mujer que lo fue todo para él y de su temprana muerte. Los elogios le han llovido pese a llevar poco en cartel. El actor trabaja además en televisión con Alta Mar tras la exitosa Velvet.

-De nuevo en Jaén ¿qué recuerdos le trae esta tierra?

-Tengo grandes recuerdos de casi todas las tierras de este país. De Jaén tengo su particular recuerdo, emocionante, como también de otros lugares como Logroño, Barcelona, Vitoria, Cataluña, de dónde sea. Me gusta este país en el que vivo, con sus cosas buenas y menos buenas. Soy particularmente proclive a la cosa andaluza porque mi padre y mi madre cantaban muy bien flamenco y yo le he pegado a la copla duramente.

-Aquí hay grandes actores, algunos fantásticos, pero en general de cultura teatral ¿estamos bien o cree que nos falta?

-No sabría decir. No creo que haya un dato particularmente significativo, pero no tengo duda de que la actividad cultural en Jaén no tendrá nada que envidiar a la de otras latitudes.

-Vuelve a Miguel Delibes, que sigue estando de máxima actualidad.

-Los clásicos no desaparecen nunca. En el caso de Miguel no es un solo la memoria de un gran escritor sino de un gran hombre. Yo celebro el encargarme de hacer 'La señora de rojo' no solo como actor sino como persona porque supone, al margen de la satisfacción como actor, el homenaje de vida de un hombre al que tuve la suerte de conocer y ser amigo suyo.

-¿Cómo 'convencería' a los jienenses para que vayan a ver esta obra?

-Hombre, ir al teatro es una buena praxis, una costumbre que no se debería perder. En el caso de 'La Señora de rojo' Miguel Delibes habla del amor, la vida, el desamor, la muerte, cosas que a todos nos afectan. Y en una clave en absoluto escéptica o patética, sino esperanzada. Cualquiera que conozca la obra de Delibes es la vuelta, por así decirlo, a la memoria del dolor y la esperanza, que es mientras que uno ame las cosas no mueren.

-Le he leído que es la culminación de su trabajo volver a Delibes.

-Sí, no solo por el compromiso profesional sino también por mi actitud personal frente al proyecto, al cabo de sesenta y tantos años en este negocio. Es como un símbolo, si no un adiós sí un hasta luego. Un celebrar haber llegado hasta aquí dando vida a un texto como este. No digo con un carácter definitivo, final, pero los años pasan y hay que tenerlo en cuenta. Me lo tomo con calma desde hace tiempo. Estoy simultaneando el teatro con una serie de televisión, pero sin correr. Afortunadamente pongo mis tiempos y me los respetan. Pero llegará un momento en que habrá que quedarse en casa y luego llegará otro en que habrá que morirse. Precisamente por eso me gusta hacer esta función, porque Miguel cuando habla de la muerte a renglón seguido habla de la importancia del amor y de lo que se ha vivido gozosamente y permanece en uno.

«Lo primero es antes»

-¿Entre televisión y teatro hoy por hoy con que se quedaría?

-Me quedo con un buen personaje y una buena historia. Me gusta la televisión, el cine y el teatro si hay un personaje interesante. Sin distingos.

-Habla de los más de 60 años en el negocio ¿qué cambios destacaría?

-Tienen que ver con cosas mecánicas, técnicas y sociales. Este país no tiene nada que ver con el que era cuando yo empecé en esta carrera. El teatro, la vida, cambia en términos generales, pero las constantes son las mismas en este oficio. El teatro es vocación, es tesón, amor al trabajo y luego la posibilidad de contar con la respuesta de la gente. Ahora hay otros inventos, hay plasmas, móviles y otras formas de ocio que han puesto patas arriba el mundo del ocio y la cultura. Pero lo esencial es contar historias y que alguien las quiera escuchar.

-Se dice mucho que el teatro está en un momento complicado pero ¿siempre ha sido difícil no?

-En este momento el teatro no está nada mal. Está vivo. Ha surgido gente joven y espacios nuevos. No seamos triunfalistas y estúpidos pero tampoco catastrofistas.

-¿Cómo se presenta 2019?

-Tengo dos años de gira con la 'Señora de rojo' y la serie de televisión y hay un par de proyectos de cine que están ahí en vinagre.

-¿En lo personal nota, sobre todo entre la gente más joven, un reconocimiento aún mayor en la calle con el éxito de Velvet por ejemplo?

-A estas alturas ya, la fama... Me llevo muy cordialmente con mi trabajo. Mi trabajo y mi vida van de la mano desde hace muchos años, es el privilegio del que yo disfruto. Afortunadamente puedo elegir. Estoy encantado de la vida.

-¿Su máxima para vivirla es?

-Había una cosa que decía un viejo de mi pueblo, el viejo Tomás, que lo digo mucho: «lo primero es antes». Tener claro un orden de prioridades en la vida para estar prevenido contra los imbéciles.

-Vale tanto para el ámbito personal como para el que vivimos en general en España.

-Yo me lo aplico a todos los niveles.

 

Fotos

Vídeos