Granos de arena a una velocidad de 210.000 km/ h

Lluvia de estrellas. /IDEAL
Lluvia de estrellas. / IDEAL

Las estrellas fugaces que se ven no son más que partículas de polvo de diferentes dimensiones

IDEALJAÉN

La astrofísica es un campo tan desconocido para gran parte de la sociedad que, cuándo conocemos algunos aspectos, nos provoca un gran impacto. Por ejemplo, las lluvias de meteoros es algo habitual que se produce a diario y no solo algo que se produce en una fecha en concreto. «Todos los días hay lluvias de meteoros pero el hecho de que no sean visibles no quiere decir que no estén ahí», afirmó el astrofísico y director del Observatorio Andaluz de Astronomía, Francisco Espartero.

Aparte, el fenómeno de las Perseidas no es el único por el estilo que hay en todo el año. Las Oriónidas de octubre, las Leónidas de noviembre, las Gemínidas de diciembre o las Cuadrántidas de enero son algunos de ellos. «En el caso de las Perseidas, también ayuda la época del año porque al ser verano el tiempo acompaña para tumbarse a observar el cielo, no como puede ocurrir en enero o diciembre», afirmó Francisco Espartero.

Otra de las curiosidades es que las estrellas fugaces que se ven no son más que partículas de polvo de diferentes dimensiones que provocan estos efectos luminosos. Además a pesar de los destellos de luz que generan, el tamaño de estas rocas entrando en la atmósfera terrestre es como el de un grano de arena.

Pese a ser tan pequeñas, las Perseidas pueden llegar a alcanzar una velocidad de unos 210.000 kilómetros por hora para acabar volatilizándose.

Fotos

Vídeos