La Fundación Caja Rural restaura dos piezas de San Ambrosio y San Agustín

Responsables de la entidad y el restaurador, ayer./
Responsables de la entidad y el restaurador, ayer.

Las dos esculturas, pertenecientes a la Capilla de San Miguel de la Catedral, formarán parte de la muestra del próximo 7 de noviembre

ANTONIO ORDÓÑEZJaén

El Espacio La Rural, en la capital, exhibe desde ayer las esculturas de San Agustín y San Ambrosio, obras de José Medina y que han sido restauradas recientemente dentro del programa de Recuperación de Bienes Culturales de la Fundación Caja Rural de Jaén. En el acto de presentación estuvieron presentes el gerente de la Fundación, Luis Jesús García-Lomas y el restaurador que ha acometido la intervención, Néstor Prieto. Las dos esculturas, que pertenecen al conjunto de la Capilla de San Miguel (también conocida como de los Arcángeles) de la Catedral de Jaén, formarán parte de la exposición 'Sacra paramente. Una visión contemporánea de las vestiduras y ornamentos de la Diócesis de Jaén', que se celebrará este otoño, organizada por el Cabildo Catedralicio y la Fundación Caja Rural de Jaén.

Como se ha indicado, ambas esculturas se encuentran ubicadas en la capilla de San Miguel o de los Arcángeles, en el lado del Evangelio de la Catedral de Jaén. Flanquean a la pintura que representa a la Virgen del Alcázar, patrona de Baeza, situada sobre la mesa de altar de la capilla. Desde 1962 formaron parte de la exposición permanente de arte sacro de la Catedral, hasta que en 2009 volvieron a su lugar primitivo. La decoración de esta capilla fue promovida por Ambrosio Francisco de Gámez (1693-1762). Este canónigo estuvo estrechamente unido a Baeza, lo que explicaría la elección de la imagen mariana, mientras que los dos Padres de la Iglesia recordaban tanto a su patrón como al de su hermano que era fraile mercedario. Las dos obras están realizadas en madera con una rica policromía que imita motivos vegetales en sus capas pluviales, así como un esgrafiado y bordado en las túnicas. Su autor, José de Medina y Anaya, artista de origen malagueño, dejó una importante producción en la catedral de Jaén, pues trabajó en los retablos de Santa Teresa y San Benito, así como en las imágenes titulares de los de San José y San Juan Nepomuceno.

Como resalta el restaurador, han sido necesarios dos meses para acometer la intervención en las piezas, y han sido necesarias las labores acostumbradas de limpieza, eliminación de repintes, fijación, etc. Y es que como señala el experto, las tallas presentaban mal estado de conservación. Durante el proceso de restauración se ha podido confirmar que, al menos, habían sufrido dos intervenciones previas. En una de ellas se aplicaron importantes retoques pictóricos en las capas pluviales que afectaron tanto a los motivos florales como a sus corlas. Mientras que en la segunda las obras corrieron peor suerte, ya que fueron sometidas a repintes en el rostro con bastante desacierto.

Por su parte, el gerente de la Fundación incidió en que estas piezas formarán parte de esa gran exposición que se inaugurará el próximo 7 de noviembre, con piezas de toda la Diócesis de Jaén, y algunas de fuera de la provincia, y que permitirán ver esa evolución en las vestimentas y ornamentos desde el siglo XV y hasta el siglo XIX.