«Nos enfadamos por las violaciones pero vemos normal la prostitución»

Pilar Aguilar con una camiseta con el título de su libro, 'Feminismo o barbarie'. :: ideal/
Pilar Aguilar con una camiseta con el título de su libro, 'Feminismo o barbarie'. :: ideal

'Feminismo o barbarie', libro que presenta mañana en Jaén, versa sobre feminismo, sexualidad o sobre la presión social que hay sobre la vestimenta y depilación de las mujeres Pilar Aguilar Escritora y cineasta

Laura Velasco
LAURA VELASCOJaén

Pilar Aguilar (Siles, 1946), escritora y cineasta, cree que la sociedad no conoce bien lo qué realmente significa feminismo, que hay que replantear qué buscan las mujeres cuando reivindican su sexualidad, o que la gestación subrogada es «comercialización pura y dura». Hoy charlará sobre igualdad en la casa de la cultura de Torreperogil, a las 17:30, y presentará la película 'El Olivo', de Icíar Bollaín. Mañana viernes presentará su libro 'Feminismo o barbarie' en el salón de actos de la Biblioteca Pública de Jaén (c/ Santo Reino), en un acto organizado por Feministas 8M, a las 18:00 horas y que presenta la periodista de RNE Noelia Muñoz.

-¿Sabe la sociedad lo que es el feminismo o aún sigue habiendo desconocimiento?

-Hay mucha gente que no lo sabe, la prueba está en las barbaridades que se escuchan. He oído a mujeres decir 'yo creo que los hombres no son todos unos asesinos', y digo yo, ¿por qué piensas que el feminismo dice eso? Hay también un mito extendido de que las feministas no pueden querer a sus hijos, maridos o padres, como que culpamos de todo a todos los hombres, y no es así. El feminismo dice que hay una estructura social que nos oprime y que ni todos los hombres ni todas las mujeres la actualizan igual.

-¿Por qué es importante manifestarse el 8-M?

-Nuestra lucha es todos los días, en todos los ámbitos: el educativo, el familiar... Pero hay que simbolizarlo ese día, llevamos más de 100 años usándolo para reivindicar los derechos de las mujeres.

-¿Qué opina del término 'feminazi'?

-A medida que el feminismo avanza -porque hemos avanzado muchísimo- hay más oposición. Antes no tenían que llamarnos de ninguna forma porque nos ignoraban, hace 10 o 15 años no sabían ni que existía el feminismo, pero ahora nos hacemos notar y tienen que atacarnos. Es lógico en la medida que tenemos más fuerzas.

Hombres protagonistas

-Siempre ha mantenido que el cine está enfocado a los hombres. ¿Sigue siendo así?

-El 80% de las películas y series están protagonizadas por varones. A ellos les ocurren las cosas interesantes, y la mujer aparece cuando estos necesitan su capítulo erótico o amoroso, convirtiéndose en un objeto de segunda fila que en sí mismo no tiene historia. No pasaría nada si ocurriera de vez en cuando, pero no es así, es como un dogma que se repite una y otra vez, convirtiendo el mensaje en poderoso. El agravante es que como ni lo pensamos no lo podemos ni criticar, pasa desapercibido.

-Mañana presentará su libro en la capital. ¿De qué temas trata?

-Se titula 'Feminismo o barbarie' y habla de muchos temas. Quiero que la presentación se convierta en una reunión abierta en la que haya diálogo y se debata.

Los primeros capítulos son sobre feminismo: de qué manera hay alianzas o no entre mujeres y en función de qué; si llamamos patriarcado al heteropatriarcado o no y por qué; y luego lo que tiene que ver el movimiento feminista con otras cosas.

Después hablo de la sexualidad, algo de lo que parece que se habla en abstracto, equivale a hablar de sexualidad masculina, que ha sido la dominante. De nuestro cuerpo no se hablaba, solo en función del placer de otros. ¿Qué pinta el clítoris? Para mucha gente, nada, no saben ni que existe, no se habla. Las imágenes del sexo son siempre penetración y se acabó, y son temas que hay que plantear. Nosotras tenemos que plantearnos qué reivindicamos cuando reivindicamos nuestra sexualidad: que somos también seres deseantes que buscan su placer.

Otro capítulo va en torno a por qué nos vestimos de una forma, nos ponemos tacones o nos depilamos. No hay una obligación legal de ponernos tacones, pero en la práctica existe esa presión social para hacer determinadas cosas constantemente.

-La prostitución ocupa un lugar muy importante en tu libro.

-Está muy ligado al tema de la sexualidad. Venden la prostitución como la gran libertad de las mujeres, que conlleva otras muchas cosas, como que el cuerpo es un objeto o algo comerciable con lo que se puede negociar. Nos enfadamos por las violaciones pero vemos normal que el cuerpo sea objeto de comercio, esto hay que pensarlo y abordarlo.

Antes ni se conocían las violaciones, se callaban, y ahora se saben más. Quizás ocurre porque antes ellas salían menos, estaban encerradas y salían en grupo a por agua a la fuente o con sus maridos. En la medida que alcanzamos mayores cuotas de libertad tenemos más riesgos, porque esa mentalidad no ha cambiado.

-¿Qué opina sobre la gestación subrogada?

-Lo mismo que la prostitución. Comercialización pura y dura del cuerpo de las mujeres pobres para cumplir deseos de los ricos.