Dos décadas de un incansable camino

Fiestas íbero-romanas que se celebran en Linares./ENRIQUE
Fiestas íbero-romanas que se celebran en Linares. / ENRIQUE

La historia del proyecto 'Viaje al tiempo de los iberos' está marcada por distintos hitos que han definido el proyecto turístico

ANTONIO ORDÓÑEZ JAÉN .

Cuando se abrieron las puertas del Museo de Arte Ibero, hace ahora un año, se cerró un periodo importante para la promoción turística jienense. Dos décadas habían pasado desde que la Diputación Provincial de Jaén abrazase el 'Viaje al tiempo de los iberos', ese ilusionante proyecto respaldado por los investigadores de la UJA, y por la sociedad civil, a través de la Asociación de Amigos de los Iberos. 20 años de un camino que se ha construido piedra a piedra, dando pasos cortos pero certeros, hasta dotar de infraestructuras y de contenido una ruta que sin duda no dejará de crecer, a tenor de los constantes descubrimientos y hallazgos arqueológicos. Pero, ¿cuáles han sido los hitos más importantes en ese largo camino?

Para buscar la primera huella en ese camino hay que trasladarse a mayo de 1999, cuando Diputación, Universidad y Junta firmaron un protocolo para sentar las bases de colaboración en el desarrollo de la propuesta de trabajo presentada por el Centro Andaluz de Arqueología Ibérica. A raíz del protocolo se creó una comisión de seguimiento de carácter técnico con el fin de determinar los compromisos que debería asumir cada institución, establecer objetivos y plazos de ejecución y concretar la financiación del proyecto. En septiembre de 1999, este ambicioso proyecto nació del firme compromiso de las instituciones implicadas, que anunciaban su intención de reconocer y proyectar el valioso patrimonio ibérico de Jaén y convertir la provincia en emblema de la cultura íbera en el marco europeo. Un mes más tarde, en noviembre de 1999, 'Viaje al tiempo de los iberos' volvería a ser noticia. Las tres instituciones que respaldaban la iniciativa -Junta, Diputación y Universidad- firmaban un convenio específico de colaboración para establecer una financiación global del proyecto, realizar los distintos proyectos de intervención en la provincia y acometer las actuaciones necesarias.

Puesta de largo en Fitur

En enero de 2001 Diputación se presentaba en Fitur con una nueva herramienta promocional: la ruta cultural y turística que Jaén quería poner en marcha en torno al legado ibero. 'Viaje al tiempo de los iberos' se convertía así en la principal carta de presentación de la provincia de Jaén en la XXI edición de la feria del turismo más importante que se celebra en suelo nacional. Aprovechando el anuncio de la importancia que se le daría a la ruta en la feria turística, se informó de que se invertirían 1.300 millones de pesetas (unos 4.800.000 euros) y serían necesarios tres años para arrancar el producto turístico. En el punto de mira final ya estaba planteado el anhelado Museo de Arte Ibero. Llegó así uno de los días grandes para este proyecto en Fitur, cuando en el stand de la provincia, el director del entonces denominado Centro Andaluz de Arqueología Ibera, Arturo Ruiz, le explicó al presidente de la Junta, Manuel Chaves, el recorrido de la ruta.

En diciembre de 2017 se abrían las puertas del anhelado Museo de Arte Íbero

En la nómina implicada en el desarrollo de aquel proyecto aparecían como autores los profesores Arturo Ruiz y Manuel Molinos, con la colaboración de Alberto Sánchez, Antonio Heredia, Carmen Torres y Vicente Barba. El estudio socioeconómico correspondía a Manuel Parras, Olga Senise y Eva María Murgado, y el diseño gráfico era obra de Narciso Zafra. El estudio mantenía que el patrimonio ibérico jienense reunía las condiciones de «singularidad, calidad y variedad» para poner en marcha el proyecto.

La ruta tomaba como excusa la idea del itinerario histórico para poner en valor las huellas ibéricas de primer nivel existentes en la provincia. Dicha ruta se articulaba en torno a sitios (inmuebles arqueológicos catalogados, es decir oppida, necrópolis, torres, asentamientos agrarios, santuarios y lugares históricos), a centros de interpretación y salas ibéricas en museos locales, y al futuro Museo Internacional de Arte Ibero.

Para arrancar el proyecto se presupuestaron 4,8 millones de euros

Si bien los plazos y el presupuesto estaba establecido previamente, sí existía conciencia de que ambas variables podrían cambiar; por un lado porque era necesario en muchos casos hacerse con la propiedad de los espacios arqueológicos y, principalmente, porque era previsible que surgiesen nuevos hallazgos. Así, en junio de 2002, por ejemplo, se había puesto ya la primera piedra del Centro de Recepción de Cerrillo Blanco y, a la vez, en noviembre, se recuperaba la tumba íbera de la mujer enterrada viva junto a un hombre en el yacimiento de Toya, que había sido descubierta en 2000.

Arrancaba el año 2003 y se daba un nuevo empujón al proyecto. La Diputación Provincial de Jaén destinaría 450.000 euros, a través del Programa Operativo Local, para la construcción de dos nuevos centros de recepción de visitantes, concretamente los del yacimiento de El Pajarillo y el asentamiento ibero-romano de Cástulo; a esto se sumaría el acondicionamiento de los accesos y el aparcamiento de El Pajarillo, y el acceso al yacimiento del Giribaile, en Vilches. Ya se habían invertido hasta el momento 1.200.000 euros en el acondicionamiento del santuario Collado de los Jardines de Santa Elena y los accesos y aparcamientos de los yacimientos de Toya y estaban en marcha el Centro de Recepción de Cerrillo Blanco, la recuperación del entorno de Obulco, además del Centro de Recepción y el de Interpretación de Peal de Becerro, etc.

2010: Museo de Castellar

Van pasando los años y siguen dándose pasos firmes, con las intervenciones en los yacimientos, puesta en marcha de la construcción de los centros de interpretación, se incrementan las partidas presupuestarias y continúa también -aunque con más dificultades- la materialización del Museo de Arte Ibero; aunque el proyecto de este último no decae, pues en abril de 2008 se envía a la Unión Europea la documentación, como paso previo a su adjudicación. Pero el camino seguía dibujándose, y en julio de 2010 se inauguró el Museo del Santuario Ibérico de Castellar, primero en el marco del programa 'Viaje al tiempo de los iberos'.

387.000 euros fue el coste final necesario para esa infraestructura, aportados por Diputación Provincial, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Castellar. El Museo estaba dividido en cinco zonas en las que se enseñaban, a través de distintas tecnologías, aspectos como la relación de los iberos con los dioses, la forma de construir los exvotos, su visión del más allá o información sobre la evolución del territorio a lo largo de la historia; paralelamente, se estaba concluyendo la adecuación de la Cueva de la Lobera. El éxito fue rotundo tras la apertura, y en solamente un mes ya había registrado mil visitas.

En noviembre de este mismo año, 2010, se inauguraría el Centro de Interpretación de Cerrillo Blanco, en Porcuna, donde se darían a conocer aspectos ligados a la organización social de esta cultura, basada en los linajes y los aristócratas, puesto que el conjunto escultórico del guerrero de Porcuna encontrado en este yacimiento mostraba que ese lugar fue una necrópolis perteneciente a un importante linaje ibero del siglo VII a. C.

En estos momentos, el ritmo de desarrollo del proyecto turístico era irrefrenable y en febrero de 2011 se seguía haciendo camino, en esta ocasión con la apertura del yacimiento del Santuario Ibérico de la Cueva de la Lobera, tras su adecuación y musealización y que complementaba al Centro de Interpretación, abierto hace unos meses, en 2010. También en 2011, pero en el mes de julio, continuaban las investigaciones en Puente Tablas, previas a su intervención para el futuro centro de recepción de visitantes, y se descubre que un príncipe íbero tuvo su palacio en esta localización, con lo que se obtenían pistas del primer edificio de estas características encontrado en Andalucía. Unos meses después aparecía la puerta por la que se accedía desde el sur al oppidum jienense, y todo lo hallado hasta el momento en la zona convertía a este yacimiento en la ciudad ibera mejor conocida de Andalucía.

2012: Cástulo y Toya

En enero de 2012 se viven otros dos momentos importantísimos para la ruta, como es, por un lado, la apertura del Centro de Interpretación de Cástulo, en el que se habían invertido en total 500.000 euros; y en segundo lugar la inauguración del Centro de Interpretación de las Tumbas Principescas de Hornos y Toya y un aula didáctica vinculada a este yacimiento (la inversión en estos dos espacios había sido superior a los 1,1 millones de euros). En el caso de Cástulo, la apertura se vería reforzada por las nuevas campañas de excavaciones e investigación en el yacimiento, que en los siguientes años traerían de la mano importantes hallazgos (como el Mosaico de los Amores o el León de la Puerta Norte).

Paralelamente, este patrimonio y estas instalaciones se han dotado de un interesante contenido, para hacer la ruta más atractiva y enamorar al público. Así, se ha desarrollado un plan de dinamización, como es el caso de 'Escápate al tiempo de los Íberos', incluido a su vez dentro del ciclo 'Historia y Aventura' de la Diputación Provincial de Jaén. La última convocatoria del mismo, que arrancó hace unas semanas y continuará su contenido hasta Navidad y los primeros días del nuevo año, incluye acciones muy diversas, entre las que destacan las visitas a los yacimientos; en muchos casos se trata de actividades teatralizadas, que combinan ese conocimiento del patrimonio con la diversión. Otro ejemplo de reclamo atractivo para el turismo, son las fiestas ibero-romanas, que se celebran en torno a Cástulo, y que destacan por su riqueza y singularidad.