«Granada fue el gran bazar de España»

'Peridis' posa con su libro en un sillón regio./RAMÓN L. PÉREZ
'Peridis' posa con su libro en un sillón regio. / RAMÓN L. PÉREZ

Testigo privilegiado de la historia reciente de nuestro país, afirma que la Reconquista no se completó por motivos mayormente económicos

JOSÉ ANTONIO MUÑOZ GRANADA.

José María Pérez 'Peridis' (Cabezón de Liébana, Cantabria, 1941), es uno de los grandes testigos de la Transición y todo lo que vino después. Desde las páginas de los principales periódicos y revistas, ha sabido retratar como nadie las idas y venidas de nuestro país. Pero también se ha revelado como un eficaz retratista de la Edad Media en su faceta de escritor. Fruto de esta dedicación es 'La reina sin reino' (Espasa), un acercamiento a la vida de la reina Berenguela y su hijo Fernando III El Santo, con la cual completa la trilogía iniciada con 'Esperando al rey' y 'La maldición de la reina Leonor'. En esta entrevista, 'Peridis' sostiene que Fernando III no conquistó Granada 250 años antes que los Reyes Católicos por un motivo esencialmente económico.

-En esta nueva novela, la mujer vuelve a ser protagonista. ¿Quién es Berenguela?

-Berenguela es una gran desconocida, salvo para los de León, que le tienen mucha ojeriza porque la consideran responsable de la pérdida de protagonismo de su reino. Hace el papel que le habría correspondido a un rey enorme, porque se encarga de la gobernanza del reino mientras su hijo Fernando III hace la guerra en el sur. Fue una especie de primer ministro en un momento clave, porque en aquel momento, o conquistabas, o te conquistaban. Su religión mandaba a los musulmanes combatir al infiel, así que tuvo que ser muy hábil, y no sólo con ellos, sino con las rebeliones interiores, e incluso sobrellevar un matrimonio por amor disuelto por el Papa.

«Granada fue un chollo para Castilla: su rey era vasallo, era leal, y pagaba unos impuestos fabulosos»

-Retomaron, pues, la guerra en el momento justo.

-Sin duda, porque tras la muerte de Al Mutamid los reinos de taifas andaban guerreando los unos con los otros. Los reinados de Alfonso VIII y Fernando III ocupan casi un siglo donde el avance de la Reconquista es inmenso, porque en el mismo periodo, las taifas conocieron más de 80 gobernantes distintos. Escoger el momento justo para iniciar las hostilidades fue uno de los grandes aciertos de Berenguela, tanto como su política de alianzas matrimoniales, precursora de la que llevaron a cabo los Reyes Católicos, por ejemplo.

-¿Cómo cristalizó esta política de alianzas?

-Del modo que, en un momento determinado, su hermana Urraca es reina de Portugal; su hermana Leonor, reina de Aragón; su hermana Blanca, reina de Francia; ella es correinante de Castilla y León, y su hijo está casado con la hija del Emperador.

Razones

-Fernando III conquista Sevilla, Córdoba y llega hasta Jaén. ¿Por qué no terminó la 'faena'?

-Porque en aquel momento, Granada era un chollo: el rey era su vasallo, era leal, y le pagaba unos impuestos fabulosos. Además, Granada era el gran bazar de España, porque proporcionaba productos de lujo tan importantes como la cerámica vidriada, la seda, muchas frutas que se consumían en Castilla, y artesanía de muy diversa índole. Por otro lado, era un gran puerto franco que permitía el comercio con el norte de África, que a Castilla le estaba vedado. Fernando llega, en realidad, a la última fase de esta conquista algo delicado de salud, con lo que, además del componente económico, que es clave, estaba en cierta medida su deseo de reposar un poco.

-¿Cómo consiguió Berenguela mantener a raya el reino?

-Amparándose en el éxito de la guerra. Las victorias tienen muchos padres; la derrota es huérfana. Por otro lado, supo deshacer las intrigas de su exmarido el rey de León, que intentó casar a sus hijas primero con un Cruzado y luego con Jaime I de Aragón, y las de los propios nobles. Cuando un conde se le rebelaba, lo atraía a su bando, y si se le resistía, lo compraba. Ella no quería la guerra entre cristianos, ni con su exmarido.

-El nieto de Berenguela, Alfonso X El Sabio, es para cierta historiografía un rey modélico por la convivencia de las tres culturas. ¿Hasta qué punto es cierto?

-Alfonso X El Sabio fue un rey débil. Débil de salud, mal guerrero, con mal carácter, y en continuas peleas con sus hermanos. Eran muchos hombres y pocas mujeres, y los hombres no se conformaron con ser arzobispos. Así, tuvo que matar a su hermano Fadrique de mala manera. Fue un buen literato y dejó herencias notables, pero no en lo político. En cuanto a la convivencia, había una gran población musulmana que había que respetar, y ellos y los judíos ocupaban lugares clave para la economía: artesanos, banqueros, buenos diplomáticos... La convivencia fue difícil siempre, porque las tensiones existían, y como ya he comentado, el reinado de Alfonso X no fue el mejor.

El papel de un reino

-¿Qué significaba Granada para el resto de la Península en aquel momento?

-Era un reino fuerte, y proporcionaba productos y una mano de obra de calidad, buenos artesanos. No hay más que ver los Reales Alcázares, o la Aljafería. Una economía próspera en un entorno que no lo era tanto. Granada formó un eje con Toledo, Sevilla y Córdoba que fue clave para el futuro de los reinos peninsulares.

«Berenguela fue la reina 'anti-Brexit' y 'anti-procés'. Evitó por todos los medios las guerras entre cristianos»

-¿Qué vigencia tiene el personaje de Berenguela en nuestro tiempo?

-Berenguela, con su capacidad para unir, es una reina 'anti-Brexit', 'anti-procés'. No hay peor gobierno que el que divide a la sociedad, dijo Platón. Y ella se aplicó este principio. Castilla y León divididos eran pan comido para los almohades. Castilla y León unidos lideraron el mayor golpe que se dio al dominio musulmán en mucho tiempo. Con grandes beneficios, además, para Aragón y Portugal, porque Castilla soportó todo el gasto. En este contexto, Berenguela es un ejemplo de mujer fuerte, inteligente, que juega bien sus cartas. Su forma de actuar es plenamente vigente en el mundo de hoy.

-Además, en un tiempo catalogado por algunos como una época oscura.

-Una gran falsedad. Además del florecimiento artístico, en el Medievo se vive el nacimiento del amor cortés, y en este momento se otorga un papel para la mujer que no había tenido antes. San Benito creó el concepto de 'ora et labora' que fue el que hizo progresar a Occidente. Nada hay, pues, más lejos de la realidad.

 

Fotos

Vídeos