El flamenco de Granada lamenta la muerte de Antonio Lastra

Dolor por la muerte de Antonio Lastra./WWW.ARMANDOGUITARRISTA.ES
Dolor por la muerte de Antonio Lastra. / WWW.ARMANDOGUITARRISTA.ES

Al decir de Juan Pinilla, Lastra había sido un «gran agitador del flamenco en Granada» que había alternado su trabajo como mecánico con la pasión por el flamenco

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOS

Antonio Lastra, gran conocedor del arte flamenco, conferenciante y escritor granadino, falleció ayer por una deficiencia pulmonar a los 84 años. El mundo del flamenco granadino llora la pérdida de uno de sus aficionados más cabales. Nacido en 1934, Antonio Lastra tomó el relevo de Martín Liñán en la presidencia de la Peña Flamenca La Platería en 1977, como cofundador de su segunda etapa. Una tarea dificultosa puesto que Liñán había puesto el listón alto. No obstante dejó su impronta por su acusada personalidad y su gran afición. Al decir de Juan Pinilla, Lastra había sido un «gran agitador del flamenco en Granada» que había alternado su trabajo como mecánico con la pasión por el flamenco. Era primo hermano del médico y cantaor Fernando Lastra (fallecido en 2006), uno de los fundadores de la primitiva peña de La Platería en el taller de Manuel Salamanca en 1949, donde musicaba a Federico García Lorca, siendo el primero en cantar la 'Baladilla de los tres ríos'.

Antonio, compadre del guitarrista y guitarrero Francisco Manuel Díaz, quien solo tiene palabras amables para él, aprendió de manera autodidacta lo que vino a ser su pasión y recreo, conformándose en uno de los mayores entendidos de la ciudad. Prueba de ello es que con Lastra han contado para formar parte del jurado de numerosos concursos nacionales de cante o de guitarra por su conocimiento y mesura; además impartía conferencias en cursos y seminarios y publicó numerosos artículos en libros y revistas.

Durante su etapa de Presidente de La Platería y gran aficionado había conocido a artistas como Fosforito, Antonio Mairena, Fernanda de Utrera, Cobitos, Camarón, Paco de Lucía, Juan Varea y muchos más que lo respetaban por su carisma.