Vivir el voluntariado con los sentidos alerta

Miguel Machado Orozco es un voluntario más, pero uno muy especial. Es invidente, pero 've' el Festival mejor que muchos. Su madre, Marga, también voluntaria, comenzó a ir a los conciertos y ballets desde pequeña, y Miguel se convirtió en un melómano también muy pronto. Su favorito es Beethoven, y su instrumento, el piano. «Entregar un programa con una sonrisa, dar un consejo, una palabra amable, es algo que me encanta, porque me gusta comunicar», afirma. Se le dan bien los idiomas. «Puedo hablar en español, francés, inglés e italiano, y me gusta practicar, algo que puedo hacer mucho durante estos días».

El italiano Davide Massacci, de Grottammare (Ascoli Piceno), es un pianista reconocido en su país, ganador de premios internacionales como el Luigi Zanuccoli para jóvenes intérpretes, y ahora está completando sus estudios de piano en Granada con Miguel Ángel Rodríguez Laiz. Para él, la experiencia de ser voluntario en el Festival «está siendo una de las mejores que estoy viviendo en esta ciudad maravillosa. Estoy teniendo la oportunidad de disfrutar de excelentes conciertos, de conocer a nuevos amigos y participar activamente en un proyecto internacional característico de la ciudad. ¡Qué más se puede pedir! Además, en mi condición de músico, el ambiente me ha parecido muy familiar y me gustaría repetir esta experiencia».

Fotos

Vídeos