Victoria y Poulenc unidos en el recital de Ensemble Aedes

Un momento del recital de la Ensemble Aedes, coral dirigida por Mathieu Romano. /ALFREDO AGUILAR
Un momento del recital de la Ensemble Aedes, coral dirigida por Mathieu Romano. / ALFREDO AGUILAR

El Monasterio de San Jerónimo acogió ayer la primera de las citas matinales del Festival de Música y Danza

JOSÉ ANTONIO LACÁRCELGRANADA

Una más que interesante apuesta la planteada por el Ensemble Aedes y su director, Mathieu Romano, para el concierto matinal en la iglesia del Monasterio de San Jerónimo, dentro de la programación del Festival. Escribimos que ha sido una apuesta más que interesante porque resulta atractivo y novedoso el que se unan nombres aparentemente tan dispares como los de Poulenc y Tomás Luis de Victoria. Y entre ambos otros dos autores como el insigne Falla y Pau Casals, más alejado de las tareas compositivas por su excepcional categoría como violonchelista, pero con aportaciones muy importantes en el mundo de la composición. Recordemos, de pasada, 'El pesebre' obra de suficiente interés y calidad a pesar de que sea poco conocida. Unir a un destacado miembro del grupo de Los Seis y a un renacentista del altísimo nivel de Victoria es apuesta valiente y no carente de riesgos, muy bien asumidos y superados.

Pero no sólo ha sido aunar estos dos nombres, estos dos estilos, estas dos épocas tan diferentes y que, sin embargo, presentan puntos comunes. Es que además Mathieu Romano ha escogido distintos motetes con el mismo texto de estos dos grandes autores, contando con el aditamento de los trabajos realizados por Falla y -en una ocasión- por Casals y los ha llevado a la interpretación presentando un prisma muy interesante de contrastes y de coincidencias. Estéticas musicales muy diferentes, conceptos totalmente dispares, pero con un nexo de unión. El planteamiento de Romano no ha podido ser más atractivo y el resultado francamente bueno.

El programa de Ensemble Aedes se centraba en dos grandes etapas de la historia del cristianismo, de la liturgia católica. De un lado el tiempo de Semana Santa, con su intensa profundidad religiosa, con la invitación a la reflexión, al replanteamiento de la vida teniendo presente los trágicos sucesos que se conmemoran durante la Semana Santa y su pórtico de la Cuaresma. La otra gran etapa es, por el contrario, tiempo de gozo, tiempo de alegría, centrándose en el nacimiento de Jesús. Dos momentos trascendentales del Cristianismo vistos desde la óptica de unos grandes músicos. Como brillante introducción los 'Motetes para un tiempo de penitencia', de Poulenc. Inmediatamente el responsorio 'Tenebrae factae sunt', de Victoria, tiene su correspondiente prolongación en el del mismo nombre de Poulenc y la versión -bellísima- de Falla, que el autor califica de versión expresiva. Algo similar ocurrirá con 'O vos omnes' de Victoria, que tiene la respuesta de la versión -yo la calificaría de muy mediterránea- de Pau Casals. El 'O magnum mysterium' del gran abulense tiene su réplica en el de Poulenc. Y luego la alegría desbordada de la Navidad en el autor francés frente a una visión más austera, la del castellano.

Tan atractiva oferta ha sido muy bien llevada a cabo por unas buenas voces, conjuntadas, gratísimas y bien empastadas, la de los componentes del Ensemble Aedes y una dirección eficaz, elegante, sobria y muy ajustada, la del joven músico Mathieu Romano, que además ha demostrado ser un excelente comunicador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos