María Pagés, poesía de la danza para la noche del Generalife

Un momento de 'Una oda al tiempo', el montaje que presenta la compañía de María Pagés. /EFE
Un momento de 'Una oda al tiempo', el montaje que presenta la compañía de María Pagés. / EFE

El Corral del Carbón acoge la primera actuación de los hermanos Zapico, artistas residentes del Festival de Música y Danza

IDEAL GRANADA.

María Pagés vuelve al Festival para presentarnos su espectáculo Una oda al tiempo, una coreografía flamenca sobre lo efímero, la permanencia y la eternidad. A través de una amalgama sonora de diferentes estilos, que van del Barroco a lo contemporáneo, de lo popular al flamenco más auténtico, la bailarina y coreógrafa presenta una reflexión sobre su arte acompañada por cuatro bailaoras, otros cuatro bailaores y siete músicos en directo. El espectáculo cuenta con el patrocinio de Puleva.

Una oda al tiempo es una coreografía flamenca sobre la contemporaneidad y sobre el necesario diálogo con la memoria. Plantea desde el flamenco una reflexión ética y artística sobre el presente. Se pregunta sobre lo que está pasando en el mundo actual. Revisa la luz y las inquietantes sombras que marcan nuestro tiempo. Habla de lo efímero, la eternidad y de la implacable irreversibilidad del tiempo sobre el cuerpo, el deseo, el arte y la vida. Es una alegoría sobre el tiempo que vivimos, con sus posibilidades de felicidad, utopías, terrorismos, ataques a la igualdad, retrocesos de la democracia... Corren por su savia ideas de Platón, Margarite Yourcenar, Jorge Luis Borges, Pablo Neruda...., unidos por una profunda investigación sobre la ontología de la obra de arte.

Bailando desde la madurez y acompañada por cuatro bailaoras, cuatro bailaores y siete músicos, María Pagés explora la tradición cultural española; revisa los palos flamencos nutriéndolos con lo mejor de Goya, Picasso, John Cage y su visión del tiempo. Su trayectoria está marcada por el afán de innovación y aprendizaje.

En una escritura que trasciende la dramaturgia tradicional del flamenco, el ritmo que se busca en Una oda al tiempo es precisamente aquel que refleja su condición cambiante y polimorfa. Las secuencias coreográficas son rápidas, cortantes, y se hacen y se deshacen casi a la manera rítmica de un proyector de diapositivas. Se busca esa tensión constante entre el individuo y la comunidad, el círculo y la recta, el argumento y la abstracción, el silencio y la percusión.

Dúo Zapico

Los hermanos Daniel, tiorba, y Pablo Zapico, vihuela y guitarra barroca, integrantes de Forma Antiqva y artistas residentes del Festival de Granada, en el que ofrecerán tres conciertos y uno de los Cursos Manuel de Falla, nos demostrarán su maestría en la interpretación de la cuerda pulsada, puesta al servicio de la música antigua. Situados en una posición privilegiada en lo que a la interpretación historicista se refiere, nos proponen Mediterránea, donde exploran el repertorio de diferencias españolas e italianas del Renacimiento y el Barroco, comenzando con música del granadino Luis de Narváez, junto a obras de Gaspar Sanz, Santiago de Murcia, Giovanni Girolamo Kapsperger. Se trata de una selección del repertorio de diferencias originariamente compuestas para vihuela, guitarra barroca o tiorba, dentro de un arco temporal de dos siglos que va desde 1538, año de publicación de la colección de música para vihuela El Delphín del granadino Luis de Narváez, hasta las primeras décadas del siglo XVIII con las obras del guitarrista Santiago de Murcia. Lejos de concebir las fuentes musicales de la época como un texto fijo e inamovible, sino como un guion susceptible de ser adaptado a las características técnicas, instrumentales y al gusto de los intérpretes, los dos músicos interpretarán sus propios arreglos del repertorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos