Cuando Federico empezó su camino

Poveda, ayer en la Feria del Libro, con la reedición de 'Impresiones y paisajes'./JORGE PASTOR
Poveda, ayer en la Feria del Libro, con la reedición de 'Impresiones y paisajes'. / JORGE PASTOR

Presentan la reedición de 'Impresiones y paisajes' en un acto entrañable con el cantaor Miguel Poveda | En el apéndice hay documentos inéditos como la firma de García Lorca en el monasterio de Santo Domingo de Silos en un viaje de estudios

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Julio de 1917. Un grupo de estudiantes granadinos llega a Burgos junto a su profesor Martín Domínguez Berrueta. Después de un mes recorriendo España, todos menos uno tienen que regresar porque no les quedaba ni una perra gorda. Ese uno, de padres más adinerados, se llamaba Federico GarcíaLorca. Se quedó en Burgos hasta agosto. Un mes que, según los estudiosos lorquianos, el joven Federico tomó la trascendente decisión de orientar su sensibilidad artística y creadora de la música a las letras, una especie de epifanía provocada también por la muerte de su profesor de piano Antonio Segura Mesa. Federico pasó de ser aquel 'Joven Albéniz', como lo denominaban sus amigos intelectuales del rinconcillo del Café Alameda, a uno de los grandes de las letras.

Fruto de ese viaje de estudios, y de otros tres realizados en cursos anteriores, todos junto a Domínguez Berrueta, un docente vinculado a la Institución Libre de Enseñanza, surgió 'Impresiones y paisajes', el primer libro de García Lorca datado en marzo de 1918. Esta obra Federico, pagada por su padre y cuya distribución se quedó en Granada, ha sido reeditada con motivo del centenario de su publicación por la editorial Biblioteca Nueva con prólogo de Jesús Ortega y del periodista cultural Víctor Fernández.

Jesús Ortega, Miguel Poveda y Víctor Fernández, ayer en la presentación del libro en la sala Zaida.
Jesús Ortega, Miguel Poveda y Víctor Fernández, ayer en la presentación del libro en la sala Zaida. / JORGE PASTOR

Ayer se realizó la presentación en la Feria de Libro de Granada con la intervención de Miguel Poveda. El cantaor habló del Federico fabulador. El de aquella famosa carta a Regino Sáenz de la Maza. Cuando le dijo que había mil federicos. «No me quedo con uno, esos mil son los que me interesan», afirmó Poveda, quien explicó que el universo imantador de Lorca lo hace diferente al resto de poetas. «Amo a Federico», aseguró. Respecto al trabajo realizado por Ortega y Fernández, Poveda subrayó que se nota que está hecho desde el corazón y no desde el oportunismo. Por eso recomendó su lectura. Bueno, por eso y por otras dos razones más: «Porque leer a Federico nos hace mejores personas» y «porque leer y releer a Federico es conectar con otros lugares del alma». Por último, de esta primera etapa literaria de García Lorca, Poveda subrayó «la forma inocente pero profunda de hablar de su entorno, de la Vega de Granada, «unos paisajes muy reales y muy vivos».

Punto de partida

Jesús Ortega explicó que 'Impresiones y paisajes' es «el fascinante punto de partida de una de las trayectorias más extraordinarias de las letras universales del siglo XX». Y es que Federico realizó cuatro viajes de estudios a diferentes lugares de Andalucía, Castilla y Galicia entre 1916 y 1917. Domínguez Berrueta creía en las bondades de viajar con sus alumnos, «a los que obligaba a escribir notas sobre todo aquello que veían, lo cual supuso un inopinado taller de escritura para García Lorca».

Aquellos viajes fueron muy importantes para el joven Federico no solo porque en Baeza pudo conocer a Antonio Machado, o en Salamanca a Miguel de Unamuno, sino porque experimentó, además de las experiencias de ver mundo, la contemplación de iglesias, monumentos y paisajes, otro viaje más íntimo. El viaje al interior de sí mismo, hacia su deseo de escribir, hacia su voluntad de ser escritor.

'Impresiones y paisajes' fue la primera obra de Lorca, publicada hace más de cien años

El libro está pensado a modo de cuaderno de viaje. Aunque 'Impresiones y paisajes' nunca se reeditó en vida del autor y el propio Lorca apenas hablaría de él en años posteriores, sin embargo, dice Jesús Ortega, «asombra por la calidad literaria de sus imágenes y por la extraordinaria madurez con la que un jovencísimo escritor ya tiene claro su planteamiento estético».

Esta nueva edición de 'Impresiones y paisajes' cuenta con ilustraciones de Alfonso Zapico (Premio Nacional de Cómic 2012). Según Víctor Fernández, «está pensado de forma divulgativa, para llegar a toda clase de públicos». Se trata de que por fin exista en el mercado editorial una edición accesible y a la vez de calidad, pues hasta ahora solamente podía leerse o bien en las 'Obras completas', o bien en ediciones académicas y universitarias.

El lobo, Caperucita y el público de la Feria del Libro.
El lobo, Caperucita y el público de la Feria del Libro. / JORGE PASTOR

En el apéndice pueden verse fotografías, cartas, documentos vinculados con el viaje de estudios. Destacan la hoja con el itinerario del viaje de octubre y noviembre de 2016, el libro de la hospedería del monasterio de Silos con las firmas de García Lorca y el resto de compañeros, fotografías y dedicatorias que Federico escribió en ejemplares dedicados a su tía Isabel o a amigos como Emilia Llanos, Francisco Soriano Lapresa, Fernando Vílchez, Miguel Pizarro o Adriano del Valle.